martes, 29 de marzo de 2016

"El viaje de nadie a ninguna parte"

Muy interesante el documental y hermosas imágenes del lugar; no obstante considero que para hacer el viaje esencial que es el viaje hacia nuestro interior, no es necesario viajar lejos; cada uno puedo hacer ese proceso de purificación interior al que estamos llamados, en el lugar que le toque. Quien elija hacerlo viajando lejos, es tan válido como quien elija hacerlo en su propio hogar. 
Lo esencial es el encuentro con Nuestra Real Esencia: el AMOR. 
Que lo disfrutes!

Documental sobre India y el camino espiritual de Andy Feldman.
El viaje de nadie a ninguna parte from Andy Feldman on Vimeo.
Extraído del minuto 52 a 53.35 del video:
Entonces la espiritualidad es el único camino para hacer que mejore el ser humano...
No estoy hablando de religión... religión horizontal es producto de la mente humana... un fenómeno social... Está al servicio de brindar orden en la sociedad... yo estoy hablando del camino de la iluminación, estoy hablando del camino que va ayudar al ser humana a recordar que él es mucho más de lo que piensa que es... No te estoy diciendo que te escapes del mundo... No te estoy diciendo que vayas a una caverna a meditar...si ya te desarrollaste lo suficiente para poder manifestar un cuento de amor maduro, consciente, un cuento de intuición, de valores humano-espirituales, entonces tu responsabilidad está en el mundo, compartiendo con los demás eso que has conquistado.

minuto 1.04:
Los que buscas está adentro... cerrar los ojos y llevar la atención hacia adentro... Aprender a observarte a ti mismo...esa es la lección número 1 para un buscador de la Verdad...para un buscador de la auténtica felicidad, porque la auténtica felicidad es aquella que no depende de nada de afuera.
Alegría sin causa es realmente la auténtica alegría, no depende de nada. No importa si tienes una ropa u otra cosa de afuera, estás feliz. Estás feliz porque abriste la mano...de ese deseo compulsivo de ser amado exclusivamente... de querer que el Universo te dé, e dé y te dé... esa es la raíz del sufrimiento humano...fijate y observa si no es por eso...


minuto 1.10.41:
"Más vale una rabia verdadera que una sonrisa falsa"



minuto 1.11:
Volví a mi pueblo y pude decir "esto es el paraíso" y porqué pude decir que es el paraíso? porque fui a otro lugar que me pudo dar el contraste.
De alguna forma, somos tan inocentes que podemos no conocernos a nosotros mismos... Luego pruebas lo que no eres, y con ese entendimiento de que ese no soy yo... tienes una idea de qué soy yo...

Esta vida es una escuela...una escuela de amor consciente... yo digo que si has encarnado en este planeta, consciente o no, estás matriculado en esta Escuela... y en esta escuela no tienes cómo comprar le diploma, realmente tu has de terminar le curso cuando hayas aprendido la lección... que es AMAR DESINTERESADAMENTE... entonces si este planeta es una Escuela de Amor, es claro que las relaciones es la Universidad... porque qué es esta vida sin las relaciones? Relacionarse es un campo de trabajo, donde tienes la posibilidad de liberarte como de aprisionarte aún más. Puedes curar los dolores como aumentar los dolores todavía aún más... Entonces es así que aprendes sobre AUTO-RESPONSABILIDAD y la auto-responsabilidad es la piedra que sostiene la evolución espiritual. Recibes el diploma cuando puedes amar sin esperar nada a cambio... Ahí la guerra termina. Ahí es posible experimentar la paz... es el secreto a develar por todo ser humano en este planeta.

No te liberas del pasado si no te armonizas con él... y para armonizar va a ser necesario perdonar...

lunes, 28 de marzo de 2016

¿Y luego qué?...

Un Empresario estaba en el muelle de un pueblo costero cuando llegó un bote pequeño con un solo pescador. Dentro del bote había varios pescados de buen tamaño.  El empresario elogió al pescador por la calidad del pescado y le preguntó cuánto tiempo le había tomado pescarlos.

El pescador respondió que solo un poco de tiempo. El Empresario luego le preguntó por que no permanecía más tiempo y sacaba más pescados. El pescador le dijo que tenía lo suficiente para satisfacer las necesidades inmediatas de su familia.

El Empresario luego preguntó, ¿pero qué hace usted con el resto de su tiempo?. El pescador dijo, "duermo hasta tarde, pesco un poco, juego con mis hijos, hago siestas con mi esposa, me voy todas las noches al pueblo donde tomo ron y toco guitarra con mis amigos. Tengo una vida completa y ocupada."

El Empresario replicó: Yo soy un MBA de Harvard y podría ayudarte. Deberías gastar más tiempo en la pesca y con los ingresos comprar un bote más grande, con los ingresos del bote más grande podrías comprar varios botes, eventualmente tendrías una flota de botes pesqueros.

En vez de vender el pescado a un intermediario lo podrías hacer directamente a un procesador de pescado, eventualmente abrir tu propio procesador de pescado. Deberías controlar la producción, el procesamiento y la distribución. Deberías salir de este "pobre" pueblo e irte a la ciudad, luego a la capital y eventualmente al exterior, donde manejarías tu empresa en gran expansión.

El pescador preguntó, "¿pero cuánto tiempo tarda todo eso?" A lo cual respondió el empresario "entre 15 y 20 años" ¿Y luego qué? 
El empresario se ríe y dijo: "que esa era la mejor parte". Cuando llegue la hora deberías anunciar una oferta de acciones y venderlas en oferta al público. Te volverás rico, tendrás millones". "Millones....
¿y luego que?" dijo el empresario: " Luego te puedes retirar. Te mudas a un pueblo en la costa donde puedes dormir hasta tarde, pasear un poco, jugar con tus hijos, hacer siesta con tu mujer, ir todas las noches al pueblo donde tomas ron y tocas guitarra con tus amigos".


El pescador respondió: "¿acaso eso no es lo que tengo ya?"

miércoles, 16 de marzo de 2016

LOS PADRES, por Bert Hellinger

¿Quién es excluido más frecuente en las familias? ¡El padre!
La madre tiene  tendencia, por el motivo que sea, a atraer a los hijos hacia sí misma, alejándoles de su padre.

¿Qué les quita esto a los hijos?
Los aleja del mundo, y por lo tanto de la vida. Es solamente a través de su padre como los hijos pueden entrar en contacto con el mundo. En el pasado, esto se sabía. El padre tenía que estar presente y sólido en la vida real. Sólo de esta manera se podía garantizar la supervivencia de la familia.

¿Qué sucede con muchos hijos de hoy que tienen que crecer sin su padre? Porque, por ejemplo, la madre se separó de él y los niños tienen que permanecer con ella, por lo general separados del padre. ¿Estos niños siguen teniendo los pies en el suelo? ¿O se sienten ajenos al padre y, por tanto, ajenos al mundo?
¿Cuál es el resultado final? Que los niños están enojados con su madre. La paz se rompió dentro de la familia. 

¿Cómo se puede restaurar de nuevo? ¿Dónde está la paz? Está con los padres y los hombres. ¿Por quién puede venir la paz en las familias? Por los padres.
Cuando la paz reina en la familia, todo el mundo es feliz, incluso las madres y los hijos.
Bert Hellinger


Ejercicio:
-Para liberar a nuestros hijos de los conflictos entre los 
padres


Más Ejercicios Liberadores: 




lunes, 7 de marzo de 2016

"No te mueras con tus muertos", por René J. Trossero

¿Sabes que, cuando lloras a tus muertos,  lloras por ti y no por ellos?
Lloras porque los perdiste, porque no los tienes a tu lado.
Porque, si todo concluye con la muerte, tus muertos ya no están, ni siquiera para sufrir por haber muerto; y si la vida continúa, más allá de la muerte, ¿por qué apenarte por tus muertos?

Cuando hayas terminado de aceptar que tus muertos se murieron, dejarás de llorarlos y los recuperarás en el recuerdo, para que te sigan acompañando con la alegría de todo lo vivido...
No te mueras con tus muertos; ¡recuerda que donde ardió el fuego del amor y de la vida, debajo de las cenizas muertas, quedan las brasas esperando el soplo, para hacerse llamas! 

Si dices que, sin tus muertos, tú no puedes seguir viviendo, no digas que es porque los amabas tanto, 
sino por cuánto los necesitabas, (y no es lo mismo amar que necesitar).
Si lo aceptas así, tal vez descubras, para tu crecimiento,  que tu vida consiste en ser tu vida...
¡y no en la de los otros!

No frenes tus lágrimas cuando llegan,  ni fuerces el llanto cuando se alejan.
No dejes de llorar porque alguien lo reprueba, ni te obligues a llorar porque si no: "¿Qué dirán los otros?"
Respeta tu dolor y tu manera de expresarlo.

No te mueras con tus muertos; déjalos partir, como parten las golondrinas en otoño, para anidar en otros climas y volver más numerosas y crecidas, en otra primavera!
Las lágrimas que ocultas, el dolor que escondes y la protesta que callas, no desaparecen: quedan al acecho del momento en el que puedan estallar.
Y es mejor que lo vivas todo  a su tiempo y en su hora.

Es común que las personas guarden buena cantidad de culpas para reprocharse ante sus muertos.
¡No lo hagas contigo!
Tus muertos no ganan nada con tus insomnios de remordimientos.
Ámalos ahora; recuérdalos con amor, y, quizás, sí ganen algo...

Aprende a mirar la muerte como otro nacimiento, para otra etapa de la vida...
Tú y yo sólo vemos una cara de la muerte, la del otro lado se nos escapa.
Si desde el seno de tu madre hubieras visto nacer un hermano, creo que lo hubieras llorado como muerto, hasta nacer tú y reencontrarlo.

¿Qué sentirías si miraras la muerte como otro nacimiento...?
No te mueras con tus muertos; ¡déjalos que vayan como esta semilla que se lleva el viento, no por capricho de llevarla, sino para sembrarlaen algún lado, aunque tú no sepas dónde!
No te castigues, encaprichada y resentidamente, prohibiéndote gozar de la vida porque perdiste un ser querido.

Tu tristeza te destruye a ti, sin beneficiar a tus muertos.
Y, cuando ellos partieron, no se llevaron contigo tu derecho a gozar de la alegría de la vida.
Tus muertos tenían sus falencias; no sigas culpándolos por tantas cosas...
¡Los muertos no pagan deudas!
Perdónalos, si es necesario hacerlo, dejándolos en paz a ellos y liberándote tú para vivir tu vida.

Tus muertos no están en el cementerio.
Nunca estuvieron ahí, salvo cuando estaban vivos.
¿Me preguntas dónde están...?
Y no puedo responder por ti.
Yo sé dónde están "para mí" los míos; pregúntate tú a ti mismo dónde crees que están "para ti" los tuyos.

El cementerio no es un desierto sin vida, es un campo sembrado con esperanzas...
El cementerio es como un surco donde se arrojan las semillas.
Ningún sembrador vuelve a remover la tierra para buscar las semillas ya sembradas; regresa al campo a la hora de cosechar espigas...

No te mueras con tus muertos; ¡diles tu adiós!, esperanzado, como despides el sol en el ocaso, la luna y las estrellas en la aurora, sabiendo que a su turno y a su hora, todos volverán hacia tu encuentro. 
Estos días de dolor profundo, grises de tristeza, de soledad y de silencio, son como el tiempo del invierno para las plantas...

Pero confía en la vida, ¡que es siempre más fuerte que la muerte!, para que retoñe su alegría
y florezcan tus ganas de vivir.
Así como te alegra la belleza de las flores deja que la alegría de los otros te alivie de tus penas. . .

No te rebeles frente a la alegría ajena.
No pretendas que todos se mueran con tus muertos; que cada uno lleva su peso con llorar los suyos.
Y es mejor para ti que te contagien su alegría y sus ganas de vivir, y no se hundan contigo en el pozo de tu pena.

No te mueras con tus muertos; ¡llévalos vivos en tu amor y vive con ellos en tus recuerdos!
¡Sería triste y penoso que tú te dejaras morir y ellos siguieran viviendo...!
Mientras esperas que tus muertos regresen como si no hubieran muerto, les impides volver de otra manera, a ocupar un lugar en tu corazón y en tu recuerdo.

Es una ley de la vida: no se goza el despertar de la aurora sin pasar por la muerte del ocaso.
No te ates con el dolor a tu pasado. 
Camina con la luz de la esperanza hacia el futuro.. . ¡Hasta el final!

Tus muertos se van por una puerta, que tú no puedes trasponer,  ¡ahora! porque se cerró tras ellos.
¡No los esperes ahí...!
Despídelos, para que puedas correr y espéralos llegar por otra puerta,  ¡al final de tu duelo!

Si buscas un camino para reencontrarte con tus muertos, no lo busques, llorando, en tu pasado; búscalo, más bien, esperanzado, andando tu camino, hacia el futuro.
Como el árbol, hunde tus raíces en la tierra de tu dolor, para levantar hacia el cielo las ramas de tu esperanza.

¡Deja de culparte!
Que si le hubiera dicho...
Que si le hubiera hecho...
Que si hubiera sabido...
Que si...
¡Todas torturas, inútiles para ellos y crueles para contigo!
Además, "si hubiera sido así", "si hubieras hecho eso..." hoy te reprocharías no haber hecho lo contrario.
¡Acepta la muerte, y punto!

Del libro: No te mueras con tus muertos, de René J. Trossero

Ejercicio liberador:
-Para despedir con amor a seres queridos

¿Quieres escuchar audios que ayudan a Despertar y Crecer? en el sig. link:
http://videos-despertarycrecer.blogspot.com.ar/


Librerías virtuales para adquirir los libros de M. Guadalupe Buttera:
https://sanpablo.com.ar/comprar/advanced_search_result.php?search_in_description=1&keywords=buttera&Buscar=Buscar

https://www.morebooks.de/store/es/book/vivir-desde-el-coraz%C3%B3n/isbn/978-3-639-52180-1