miércoles, 28 de octubre de 2015

Método sencillo para evaluar cómo nos vinculamos en un GRUPO

"No existe otro compromiso más importante
que el que tenemos con la vida"
Dr Enrique Pichón Riviere

El Dr. Enrique Pichon-Rivière (1), a través de su trabajo y experimentación con grupos, observa la aparición sistemática y reiterada de ciertos fenómenos grupales; y surge la necesidad de categorizar estas fuerzas que él ve aparecer en todos los grupos en que trabaja, sean terapéuticos, de aprendizaje u otros. Así, creó un método sencillo para evaluar personas, grupos, organizaciones y comunidades.
Y, ¿para qué evaluarse y evaluar? La evaluación permite la reflexión del “hacer” del grupo, es un análisis objetivo de lo que funciona y lo que no; en relación a los objetivos propuestos.
A nivel personal nos permite observar y descubrir en qué lugares tenemos conflictos para poder hacerlos conscientes,  soltarlos, liberarnos; y desde allí, crecer y recuperar la paz interior. Es un instrumento para volvernos conscientes y transformar la realidad; lo cual nos vuelve protagonistas en nuestra vida, y no meros espectadores.
Las 6 fuerzas que identifica son las siguientes: 1) Afiliación y Pertenencia; 2) Comunicación; 3) Cooperación; 4) Aprendizaje; 5) Pertinencia y 6) Telé. A estas fuerzas las llamó “vectores” Si estos vectores se desarrollan, crecen, se fortifican, el grupo podrá realizar las tareas propuestas y avanzará hacia el logro de sus objetivos.
Un grupo no se constituye como tal la primera vez que se encuentran sus integrantes, es necesario tiempo, interacción, confianza para que el grupo se vaya conformando como tal. Es un proceso donde las personas desarrollan pertenencia, que deben comunicarse para aprender, superar falsas antipatías o exageradas simpatías, sabemos que deben tener una tarea para realizar (pertinencia) y que para realizarla deberán cooperar. Se trata de comprender estas fuerzas que cohesionan a los grupos para favorecer estos procesos. 
Una forma de pensar la realidad para poder transformarla y transformarnos a nosotros mismos. 

AFILIACIÓN Y PERTENENCIA
Es la capacidad de los integrantes de un grupo para identificarse entre sí y con la tarea, con el objetivo grupal. Este proceso de identificación tendrá distintos niveles a través del tiempo: uno más superficial, la afiliación y otro más profundo, la pertenencia.
Afiliación es un primer grado de identificación que implica acercarse al otro y a la tarea, pero guardando cierta distancia, sin meterse con todo en la tarea, sin “poner el cuerpo”. Sería como la afiliación a un club, por ejemplo. Mientras que “pertenencia” es más profundo, allí se acortan las distancias, se comprometen más en la tarea y ponen el cuerpo. Se puede entonces pasar del "yo" al “nosotros".
Cuando el grupo logra la “pertenencia”  es posible la “planificación” de la tarea grupal;  es el momento del pasaje del “yo al nosotros”, donde cada integrante sabe que puede contar con el otro, donde se percibe una sensación de confianza básica para abrir mi alma a los otros: “Entrar en el alma de un ser humano es entrar en terreno sagrado” Stephen Covey (2)
¿Cómo medir la “Afiliación y pertenencia”? A partir del grado de responsabilidad con que se asume la tarea, en palabras cotidianas tiene que ver con cuánto se transpira la camiseta. Si analizamos este vector desde lo implícito, desde lo latente, podemos decir que lo subyacente a la afiliación y pertenencia es la necesidad, ya que nadie integra un grupo que realiza una  tarea si no lo necesita.

COOPERACIÓN
Es la posibilidad que tienen los integrantes del grupo de desarrollar conductas cooperantes, es decir “operar con el otro”, “operar en conjunto”.
Implica ayudarse los unos a los otros, desarrollando roles complementarios, es decir sumando al aporte del otro. Lo contrario a esto sería el desarrollo de roles suplementarios y lo relacionamos con la competencia, con la rivalidad, donde en lugar de desarrollar al máximo las capacidades se pone la energía en perjudicar al otro, tratando de anularlo.
Aquí podrían aparecer cuestiones de poder que se juegan en todo grupo, y es esencial poder observar para qué se lo usa, si se utiliza para “poder hacer” o para someter o manipular. Lo sano y adulto es el uso del poder para “hacer”.
La Cooperación se mide por la eficacia con que los integrantes asumen sus funciones (en relación a los hechos reales y no por las palabras); y qué tanto se facilitan o se dificultan la tarea unos a otros.
Detrás de la Cooperación subyace la ideología, es decir la cosmovisión que tenga cada integrante, esa visión personal del mundo que nos rodea, una manera particular y personal de explicar lo que sucede y nos sucede.

PERTINENCIA
Es la capacidad de los integrantes del grupo para centrarse en la tarea, poder mantener la tarea dentro de su eje, sin desviarse. Como un trompo, que girando va desplazándose, o a veces parece inmóvil, pero está en movimiento.
¿Qué es lo pertinente?  Es "evitar irse por las ramas “, y cuando nos suceda, que podamos volver al eje de la tarea que nos convoca.
La tarea puede ser implícita y explicita. Implícita se refiere a los miedos que nos provoca la tarea explicita. Centrarse en la tarea alude a ambas.
La pertinencia se mide por el grado de productividad y de creatividad que desarrolla el grupo. La pregunta para evaluar la pertinencia sería ¿cómo nos relacionamos con la tarea? Desde lo latente, la pertinencia es la prueba del "como si". Si detectamos situaciones de estas características debemos analizar los vectores anteriores, a ver dónde se congeló, si en la afiliación, en la pertenencia o en la cooperación. Si un grupo "hace" como que trabaja, es posible que haya salteado una etapa y esto hay que trabajarlo porque es un obstáculo.

COMUNICACIÓN
A la comunicación subyacen modelos de vínculos,  formas de relacionarse entre las personas, modos de reaccionar frente al impacto grupal. Podemos medir la comunicación de acuerdo a los malos entendidos, cómo se habla y cómo se escucha. Podemos analizar qué tanto circulan los mensajes, cómo es esa circulación, si se pueden pedir aclaraciones, si la información es completa , si es oportuna , si hay coherencia en el mensaje, si hay sobreentendidos ,si pesa más la claridad o la confusión, si se tiene en cuenta al interlocutor o si se lo ignora, etc. Pichón Riviere decía que la comunicación es el riel del aprendizaje.

APRENDIZAJE
Es la capacidad que tienen los integrantes del grupo para aprehender, es decir, de incorporar la información al mundo interno, permitiendo su modificación. Este cambio interno de la persona provocará cambios en el contexto que lo rodea, en el medio donde la persona opera. Por eso hablamos de “adaptación activa a la realidad”, una adaptación que modifica mutuamente a la persona y el medio.
Este es el verdadero aprendizaje, el que en una práctica concreta modifica internamente  a la persona para que esta opere sobre su realidad cotidiana, dialécticamente. No es sólo la incorporación de un conocimiento como mera acumulación de datos, como simple memorización; sino que modifica tanto la persona como el contexto en el que esta actúa.
En cuanto a lo latente de esta fuerza podemos decir que subyace la “curiosidad”, ese impulso al conocimiento que tenemos desde que nacemos. Si este impulso es reprimido, se obstaculiza el aprendizaje.

TELE
Es la disposición de cada uno de los integrantes del grupo para trabajar más con unos integrantes que con otros. El término es desarrollado originalmente por Jacob Moreno, el creador del Psicodrama, y Pichon-Rivière lo retoma. Telé quiere decir “visión a distancia”; y puede ser  positiva o negativa, se da inicialmente y a distancia. Apenas conocemos al otro nos produce atracción o rechazo, simpatía o antipatía. Por esto decimos que la telé puede ser negativa o positiva según como se presente. Y esto se produce en el momento del encuentro.
Desde lo latente, a este vector subyace un re-encuentro, porque los sentimientos de atracción o rechazo tienen que ver con que se reactualizan vínculos del pasado que incorporamos a nuestro mundo interno, y que pudieron favorecernos u obstaculizar nuestro crecimiento y desarrollo. Entonces, algo de este otro que tengo aquí y ahora en frente de mí, me remite (inconscientemente) a ese vínculo del pasado. Puede ser por su parecido físico, color de ojos, su tono de voz, forma de expresarse, alguna actitud, gesto, etc. Volviéndonos conscientes de estos procesos de nuestro mundo interior, es posible avanzar hacia un encuentro real con otro en el aquí y ahora, libre ya de proyecciones inconscientes.
En los inicios grupales se producen muchas transferencias, es decir, algo del pasado se transfiere al presente; y con el tiempo, volviéndonos conscientes de estos procesos de nuestro mundo interior, es posible avanzar hacia un encuentro real con otro en el aquí  y ahora.
"Todo encuentro es un re-encuentro"

Para reflexionar
“Es necesario que tengamos los pies en la tierra, pero también lo es que nuestra cabeza no permanezca al nivel del suelo”. Jawaharlal Nehru (destacado político indio, 1889-1964)

“El cerebro no es un vaso para llenar, sino una lámpara para encender”. Plutarco

(1)  Enrique Pichon-Rivière fue un médico psiquiatra suizo nacionalizado argentino, considerado uno de los introductores del psicoanálisis en la Argentina y generador de la teoría de grupo conocida como grupo operativo. Creador de la Escuela de Psicología Social en Argentina.

(2) Autor del libro "Los Siete hábitos de la gente altamente efectiva".

lunes, 26 de octubre de 2015

TIEMPO DE DEJAR ATRÁS LA HIPOCRESÍA

Tiempo de liberarse de creencias distorsionadas y distorsionadoras de la realidad misma, de aprender a "ver" más allá del "diseño heredado" que pertenece al pasado; tiempo de re-conectar con la Vida tal y como es, y actuar en consecuencia como adultos; con coherencia y responsabilidad, mirando hacia adelante, sirviendo a la Vida. ¡Así sea! 

Jesús cura a una mujer en sábado y "el jefe de la sinagoga" estaba indignado por ello, Jesús les responde: «¡Hipócritas! ¿No desatáis del pesebre todos vosotros en sábado a vuestro buey o vuestro asno para llevarlos a abrevar? Y a ésta, que es hija de Abraham, a la que ató Satanás hace ya dieciocho años, ¿no estaba bien desatarla de esta ligadura en día de sábado?». Lc 13,10-17

TRASCENDER EL DISEÑO pues pertenece al pasado, RECONECTAR con el SER ESENCIAL que somos TODOS, poner disponible nuestra mente y nuestro corazón y «El Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad completa» Jn 16,13; llegarán las comprensiones de instante tras instante, de lo que es necesario hacer. 


TIEMPO DE DEJAR ATRÁS LA HIPOCRESÍA.
«¿Cómo no exploráis (...) este tiempo? ¿Por qué no juzgáis por vosotros mismos lo que es justo?» Lc 12,56

¿"Despertar y Crecer"para qué? para ampliar nuestra percepción, ampliar nuestra conciencia, lo cual se traducirá, naturalmente, en UNA ACCIÓN COHERENTE, AL SERVICIO DE LA VIDA, que FLUYE HACIA ADELANTE. 


Relato: El burro en el pozo

Un día, el burro de un campesino se cayó en un pozo. El animal rebuznó fuertemente por horas, mientras el campesino trataba de buscar alguna solución para sacarlo.

Finalmente, el campesino decidió que el burro ya estaba viejo y el pozo ya estaba seco y necesitaba ser tapado de todas formas; que realmente no valía la pena sacar al burro del pozo.
Invitó a todos sus vecinos para que vinieran a ayudarle. Cada uno agarró una pala y empezaron a tirarle tierra al pozo.

El burro se dio cuenta de lo que estaba pasando y lloró horriblemente.

Luego, para sorpresa de todos, se aquietó después de unas cuantas paladas de tierra.

El campesino finalmente miró al fondo del pozo y se sorprendió de lo que vio... con cada palada de tierra, el burro estaba haciendo algo increíble: Se sacudía la tierra y daba un paso encima de la tierra.
Muy pronto todo el mundo vio sorprendido cómo el burro llegó hasta la boca del pozo, pasó por encima del borde y salió trotando...


Para reflexionar
Depende de ti sacudirte y colocar cada situación debajo de tus pies, o bien cargar sobre tu espalda y dejar que el peso te deje inmóvil en lo más profundo del pozo.
¡Usa la tierra que te echan para salir adelante! 


sábado, 24 de octubre de 2015

Una verdadera educación no te enseñará a competir

“Una verdadera educación no te enseñará a competir; te enseñará a colaborar. No te enseñará a pelear para llegar el primero. Te enseñará a ser creativo, a ser cariñoso, a ser dichoso sin compararte con los demás. No te enseñará que sólo puedes ser feliz si llegas el primero: es una estupidez…

Una educación de verdad no te enseñará a ser el primero. Yo te digo que disfrutes de lo que haces, no por los resultados, sino por el acto en sí. Al igual que un pintor, un bailarín o un músico…

Puedes pintar de dos maneras: para competir con otros pintores, porque quieres ser el mejor pintor del mundo, quieres ser un Picasso o un Van Gogh. Entonces tu pintura será de segunda categoría, porque a tu mente no le interesa la pintura en sí; le interesa que seas el primer pintor del mundo, el mejor. No profundizas en el arte de la pintura. No disfrutas de ella, sólo la utilizas como un peldaño. Te has metido en un viaje del ego, y el problema radica en que para ser pintor de verdad tienes que deshacerte por completo del ego…
Tú no creas la verdadera belleza, sino que se crea a través de ti. La existencia fluye; tú eres sólo un conducto. Tú dejas que ocurra y nada más; tú no lo obstaculizas y nada más.

Pero si te interesan demasiado los resultados, los resultados últimos, que tienes que hacerte famoso, que tienes que ganar el premio Nobel, que tienes que ser el mejor pintor del mundo, que tienes que derrotar a todos los demás pintores que han existido hasta la fecha, entonces no te interesa la pintura; la pintura es algo secundario…

No pienses en los resultados. Haz lo que estés haciendo con todo tu ser. Piérdete en ello, pierde al hacedor en el hacer. No “seas”; deja que tus energías creativas fluyan sin obstáculos”.

Osho

Ejercicios Liberadores: 
http://iluminarnuestrosvinculos.blogspot.com.ar/p/ejercicios.html

Librerías virtuales para adquirir los libros de M. Guadalupe Buttera:

viernes, 23 de octubre de 2015

Observar es meditación

La meditación no es algo nuevo, llegaste al mundo con ella; lo nuevo es la mente, la meditación es tu naturaleza, es tu mismo ser. ¿Cómo puede ser difícil? Lo hacemos difícil al luchar contra aquello que pensamos que nos está impidiendo ser libres o al buscar algo que presumimos nos va a dar libertad. Realmente se la encuentra al relajarnos en eso que somos, viviendo la vida momento a momento.
La meditación es nada más que un artificio para que tomes conciencia de tu verdadero ser, que no creaste, ni necesita que lo crees… el que ya eres. Naces con él… ¡lo eres! Necesita que lo descubras.
No hay que hacer nada; solamente sé un espectador, un observador mirando el tráfico de la mente –pensamientos que pasan, deseos, recuerdos, sueños, fantasías…–. Simplemente mantente distanciado, sereno, presenciando, observando, viendo sin juicios, sin condenas, sin decir: “esto es bueno o esto es malo”.
Ése es todo el secreto de la meditación, que te conviertas en el espectador. El núcleo esencial, el espíritu de la meditación es aprender a presenciar. Presenciar significa una observación desapegada, desprejuiciada.
Tu ser íntimo no es otra cosa que el cielo interno. Las nubes van y vienen, los planetas nacen y desaparecen, las estrellas surgen y mueren. Y el cielo interno se mantiene igual, intocable, inmaculado, sin huellas. A ese cielo interno le llamamos el espectador, y esa es toda la meta de la meditación.
Entra, disfruta del cielo interno. Y recuerda: cualquier cosa que puedas ver, cualquier cosa que surja, eso no eres. Puedes ver pensamientos y no eres los pensamientos; puedes ver tus sentimientos y no eres tus sentimientos; puedes ver tus sueños, tus deseos, tus recuerdos, tus imaginaciones, tus proyecciones… y no eres nada de eso.
Entonces, un día, surge el momento más significativo de nuestras vidas... Todo lo que viste desapareció y solamente queda el que ve. Ese que ve es el cielo claro. Saberlo es no tener miedo y estar lleno de amor...
La meditación va a ayudarte a desarrollar la propia facultad intuitiva. Va a ser algo diferente para cada individuo. Cada uno es único, y buscar y explorar tu unicidad es una gran aventura...
Meditación significa conciencia, y cualquier cosa que hagas con conciencia es meditación. No importa la acción sino la cualidad que traes a tu acción. Caminar, sentarte, escuchar a los pájaros, el ruido interno de tu mente… pueden ser meditación si permaneces alerta y vigilante.
Cualquiera que sea el método, la meditación tiene unos ingredientes esenciales. El primer punto es un estado relajado, no pelear con la mente, no concentrarse. Segundo, observa lo que pase a tu alrededor, sin ninguna interferencia, silenciosamente. Por último, ningún juicio, sin evaluación. Estando relajado, observando, sin juicios, desciende sobre uno un gran silencio. ...
El primer paso es ser muy consciente de tu cuerpo; después empieza a tomar conciencia de tus pensamientos. Cuando tu mente y tu cuerpo están en paz, por primera vez hay armonía, y esa armonía te ayuda inmensamente a trabajar en lo siguiente, que es tomar conciencia de tus sentimientos, emociones y estado de ánimo. Se necesita una conciencia un poco más intensa para poder reflejarlos. Cuando estos tres aspectos son uno –funcionando juntos perfectamente, en armonía, puedes sentir la música de los tres, se convierten en una orquesta–, entonces se da el cuarto estado de conciencia, que nos hace iluminados. Uno se hace consciente de su propia conciencia. El camino hacia el goce supremo, de ser un buscador de la verdad, es la Conciencia.
Lo más importante es que estés alerta, que no te olvides de mirar, que estés observando, observando, y un tiempo después, el observador se hace más sólido, estable, concreto y sin distracción, viene una transformación. Las cosas que estabas observando desaparecen; por primera vez, el observador mismo llega a ser el observado. Ya llegaste a casa.
La meditación

Lentamente, cuando te hayas dado cuenta de cómo tu ser puede permanecer imperturbable, puedes entonces empezar a hacer cosas, manteniéndose atento a que tu ser no se altere. Esa es la segunda parte de la meditación. Primero aprender a ser, después aprender a llevar a cabo pequeñas acciones -como limpiar el suelo o ducharse- pero manteniéndote centrado. Después podrás hacer cosas más complicadas. Por ejemplo, yo te estoy hablando, pero mi meditación no se interrumpe. Puedo seguir hablando, pero en mi propio centro no hay ni tan siquiera un murmullo; sólo silencio, un silencio absoluto.
Por tanto, la meditación no está en contra de la acción. No hay que huir de la vida. Simplemente te enseña una nueva forma de vivir, te conviertes en el centro del ciclón.
Tu vida prosigue, y en realidad lo hace más intensamente, con más alegría, más claridad, más creatividad, con mayor visión; sin embargo estás por encima, eres sólo un espectador que contempla desde la cima de la colina todo lo que está ocurriendo a su alrededor.

Osho, Meditación. La primera y la última libertad.

Librerías virtuales para adquirir los libros de M. Guadalupe Buttera:

martes, 20 de octubre de 2015

Yo soy Yo. Tú eres Tú.

Mostrar cómo somos en verdad supone no gustar a todo el mundo, pero solo así es posible gestar vínculos auténticos, verdaderos, sinceros e independientes.

"Yo soy Yo.
Tú eres Tú.
Yo no estoy en este mundo para cumplir tus expectativas
Tú no estás en este mundo para cumplir las mías.
Tú eres Tú.
Yo soy Yo.
Si en algún momento o en algún punto nos encontramos
será maravilloso.
Si no, no puede remediarse.
Falto de amor a Mí mismo
cuando en el intento de complacerte me traiciono.
Falto de amor a Ti
cuando intento que seas como yo quiero
en vez de aceptarte como realmente eres.
Tú eres Tú y Yo soy Yo"

"Lo que traerá paz será la transformación interior, la cual conducirá a la acción exterior" Krishnamurti

“Lo que traerá paz será la transformación interior, la cual conducirá a la acción exterior. La transformación interior no es aislamiento, no es renunciar a la acción exterior. Por el contrario, sólo puede haber una acción adecuada con una forma de pensar adecuada, y no puede haber un pensamiento adecuado si no hay auto-conocimiento. Si no te conoces a ti mismo, no existe la paz.
Un ideal es únicamente un escapismo, un evitar pensar en "lo que es", una contradicción de "lo que es". Un ideal evita la acción directa sobre "lo que es".
 Para tener paz tendremos que amar, tendremos que dejar de vivir en un mundo ideal para comenzar a ver las cosas como son y actuar en consecuencia para poder transformarlas. Mientras cada uno de nosotros siga buscando seguridad psicológica, la seguridad fisiológica necesaria: alimento, vestimenta y refugio, será destruida.
 Algunos asentirán diciendo “estoy de acuerdo”, y luego saldrán y harán lo mismo que vienen haciendo desde hace diez o veinte años. Es un asentimiento meramente verbal y no tiene significado alguno, ya que los misterios y las guerras del mundo no se detendrán por un asentimiento casual. Sólo se detendrán cuando todos sean conscientes del peligro, cuando sean conscientes de su responsabilidad, cuando dejes de poner el asunto en manos de otros.
 Si eres consciente del sufrimiento, si eres capaz de ver la urgencia de la acción inmediata en lugar de posponer, entonces te habrás transformado a ti mismo.”
Jiddu Krishnamurti








Trabajo Personal
Ejercicio: Yo y mi responsabilidad ante la Vida   
Respiras conscientemente, te conectas con tu interior e invocas el Espíritu Creador.
Visualizas delante de ti a tu responsabilidad (puedes colocar un papel o un almohadón, para representarla)
Te quedas mirando a tu responsabilidad y percibiendo qué sientes en tu cuerpo cuando te conectas con ella. Déjate guiar si surgen movimientos en tu cuerpo. 
Si la responsabilidad mira hacia algún lugar en particular, puede ser que se trate de alguien que necesita ser mirado, respetado y honrado (no se necesita saber de quien se trata, solo honrar y luego despedirse).
Luego de honrar con respeto y agradecimiento, te despides y puedes optar por una nueva decisión, por ejemplo: mirar tu responsabilidad, caminar con ella, o abrazarla, mirar hacia la Vida junto con tu responsabilidad, decir si, agradecer etc.
Y sigo entregándome a la vida como es... con responsabilidad... como adulto/a...

miércoles, 14 de octubre de 2015

Comuniquemos acciones al Servicio de la Vida

y no solo lo trágico que sucede en nuestra sociedad:

Estos jóvenes se ocuparon de trabajar juntos durante el pasado fin de semana largo aquí en Argentina, para armar viviendas de emergencia, bajo la modalidad de la ONG sin fin de lucro www.techo.org.ar (es una organización presente en Latinoamérica y El Caribe que busca superar la situación de pobreza que viven miles de personas en los asentamientos precarios, a través de la acción conjunta de sus pobladores y jóvenes voluntarios: http://www.techo.org/paises/argentina/techo/que-es-techo/?gclid=CPqJtqKmwsgCFQ-AkQodm3oGpw )
¡OBRAS SON AMORES! ¡Felicitaciones! 
"Lo que necesita nuestro tiempo son seres más bondadosos, no seres más inteligentes. La inteligencia sin bondad es una mutación fallida"
Claudio Naranjo




Jóvenes creativos e innovadores (1)
Y estos jóvenes, estudiantes, graduados y docentes universitarios, ganaron en las categorías Impacto Social e Innovación con propuestas sobre huertas orgánicas en las ciudades:
Acciones y logros basados en relaciones de 

COOPERACIóN, COMUNICACIóN, PLANIFICACIóN, y 

CLARIDAD del 

OBJETIVO que los convoca y une.  

¡Felicitaciones! 

Nuestra vida es una elección continua y la elección es una actividad de nuestra CONCIENCIA: ¿con qué lógica elijo vincularme con otro/s? => ¿competencia, comparación, sobrevivencia, poder; o cooperación, autenticidad, igualdad, respeto, equilibrio? 

(1)Fuente: http://www.unl.edu.ar/medios/news/view/estudiantes_de_la_unl_integraron_los_equipos_ganadores_del_rally_latinoamericano_de_innovaci%C3%B3n_1#.Vh5tKeN5OA8

lunes, 12 de octubre de 2015

YO SOY YO y estoy muy bien, Virginia Satir

En todo el mundo no hay nadie como yo.
Hay personas que tienen algo en común conmigo;
mas nadie es exactamente como yo.
Lo que surge de mi es verdaderamente mío
y de mi pertenencia.
·
Soy dueña de todo lo que me concierne:
de mi cuerpo, incluyendo todo lo que hace;
de mi mente, incluyendo todos
sus pensamientos e ideas;
de mis ojos, incluyendo las imágenes
que elijo contemplar;
de mis sentimientos, cualesquiera que sean:
ira, gozo, desilusión, frustración,
amor, excitación o desencanto;
de mi boca, y de todas las palabras que
de ella salen, con rudeza o con delicadeza,
sean ellas de cortesía o de ternura,
correctas o incorrectas,
sutiles o groseras,
corteses o impiadosas;
de mi voz, sea fuerte o suave;
de todas mis acciones,
dirigidas a los otros o hacia mi misma.

Soy la dueña de mis fantasías, de mis sueños,
de mis esperanzas, de mis temores.
Soy la dueña de todos mis triunfos
y de todos mis fracasos;
de todos mis aciertos y de todos mis errores.
·
Como soy la dueña de todo lo que yo soy,
soy yo quien puede llegar a conocerme
en la intimidad. Soy capaz de amarme;
de ser afectuosa conmigo en todo
lo que me forma.

Soy capaz de mejorar trabajando
para mi mejor provecho.
·
Soy consciente de que hay aspectos de mi misma
que me embrollan, y de la existencia
de otros aspectos que no conozco todavía.
Mas mientras persista respetuosa y amorosa
conmigo misma, valiente y esperanzada,
puedo buscar las soluciones
a todos los embrollos;
puedo encontrar los medios para llegar
a conocerme más.
·
Sea cual sea mi imagen visual y auditiva,
diga lo que diga, haga lo que haga,
piense lo que piense y sienta lo que sienta
en un instante del tiempo, esa soy yo.
Esto es lo real y lo que refleja dónde estoy
en ese instante del tiempo.

Más tarde, al revisar mis anteriores imágenes
visuales, al repasar lo que dije y lo que hice;
lo que pensé y lo que sentí, quizás descubra
que algunas piezas no encajan por completo.
Puedo descartar lo que no encaja;
Y conservar lo que efectivamente encajó bien.
Puedo inventar algo nuevo y ponerlo en su lugar.

Puedo ver, oír, sentir, pensar, decir y hacer.
De mi vida soy la dueña y soy dueña de mi misma.
Usando las herramientas para sobrevivir,
para vivir y estar cerca de otros,
para ser productiva, y encontrar el sentido
a las cosas que me ocurren,
para descubrir el orden de mi mundo,
con la gente y con las cosas de mi mundo.
Soy dueña de mi misma y, por ello,
puedo construirme; moldear mi razonamiento
y perfeccionarme. Eso está muy bien.
Yo soy yo y estoy muy bien.
Virginia Satir
Ejercicios Liberadores: