miércoles, 31 de diciembre de 2014

Para este nuevo año => Te Deseo TIEMPO


Te Deseo TIEMPO 
No te deseo todos los dones posibles del mundo, sólo te deseo lo que la mayoría de las personas no tienen.
Te deseo tiempo para gozar y para reír; y si lo aprovechas, que puedas incluso hacer algo de ti.
Te deseo tiempo para tu hacer y para tu pensar; y no sólo para ti, también para regalar.
Te deseo tiempo, no sólo para que vayas deprisa y corriendo, sino tiempo para que puedas estar contento.
Te deseo tiempo no sólo para "pasarlo".
Deseo que te sobre tiempo para la admiración y tiempo para la confianza, en vez de tiempo para sólo mirar al reloj.
Te deseo tiempo para alcanzar las estrellas y tiempo para crecer, esto es, para madurar.
Te deseo tiempo para esperar de nuevo y para amar de nuevo.
No tiene ningún sentido retrasar ni perder este tiempo.
Te deseo tiempo para encontrarte; y que cada día, cada hora, lo experimentes como felicidad.
Te deseo tiempo también para perdonar deudas.
Te deseo tiempo: ¡que tengas tiempo para vivir!

Elli Michler 

¡Feliz 2015! pleno de amor y felicidad! ¡así sea!

martes, 30 de diciembre de 2014

Tenemos memorias inconscientes de rechazo, de abandono, de odios, de división, et. y con ciertas personas estas memorias se reactivan

Somos "espejos" unos de otros, y en el otro puedo comenzar a ver lo que hay en mi, esas memorias inconscientes, propias y/o heredadas de nuestro árbol genealógico; las cuales solemos "proyectar" en un otro; creyendo, ciegamente, que el "problema es el otro". 

Tenemos memorias inconscientes de rechazo, de abandono, de odios, de división, et. et. Y con ciertas personas estas memorias inconscientes se reactivan. 
Entonces sentimos rechazo hacia este otro; y por resonancia, ese otro lo sentirá también por mi. 

Cuando actuamos creyendo que "el problema es el otro" => quedamos a merced de este conflicto, sin poder liberarnos de estas memorias que nos perturban; las cuales se seguirán repitiendo en nuestras vidas y en las de nuestros hijos y descendientes. 
Hasta que decidamos volvernos 100% responsables, hacernos cargo de la parte que nos toca a cada uno, y las entreguemos al Espíritu Creador para que las transforme. 

Entonces, ¿porqué siento rechazo hacia alguien? porque hay memorias inconscientes en mí que atraen esa situación; memorias que se espejan en este otro, aquí y ahora, pero que suelen venir de mi pasado o el pasado de mi familia. 

¿Para qué sucede esto? 
¡Para que podamos liberarlas de una vez! el otro a quien rechazo y me rechaza por resonancia; me devuelve espejadas, estas memorias inconscientes que hay en mi, y en todos. 

¿Qué puedo hacer? Ahora puedo optar por volverme 100% responsable y entregar estas memorias para que el Espíritu de Dios las transforme! 

Los conflictos, entonces, ¡son una oportunidad para crecer! 
Ahora veo que lo que hay fuera, es un espejo de aquello que hay dentro de mi. 

Para meditar:
Si percibo que un otro me rechaza, es mi propio rechazo hacia él que se "espeja". Son mis propias memorias inconscientes que se activan para que pueda hoy liberarme de esta carga; y asi, servir a la Vida. Me libero yo y libero a mis descendientes de esta carga. 
¡Adelante! a servir a la Vida con Amor! 

Ejercicio Liberador:
Recuerdo a alguien por quien siento rechazo. 
Tomo conciencia que este mismo rechazo siente esta persona por mi (por resonancia).
Lo/la visualizo delante de mí y le miro a los ojos. 
Miro sus ojos, profundamente, conecto con su humanidad, percibo su dolor, sus deseos, sus fidelidades a su familia, su responsabilidad personal, su servicio a la vida así tal como es,  y su auténtico ser.
Inspiro profundamente, tomando energía del campo del Espíritu de Dios, y al expirar suelto lo que ya no necesito hoy... inspiro y expiro conscientemente... al inspirar, me abro a recibir esta nueva energía, me abro al campo grande del Espíritu Creador, y le pido "Por Favor..."

Tomo conciencia que todos los seres somos creados por Él, amados así tal como somos, aquí y ahora, todos pertenecemos a la gran familia humana, y estamos al servicio de la Vida, cada uno en su lugar. 
Me abro al Amor Grande que dice "Si" a cada uno tal como es. 
Y expreso:

"En ti me encuentro a mí mismo. Ahora veo el daño que te he hecho con mi pensamiento, mi rechazo, mi juicio. Veo el daño que mis ancestros hicieron a tus ancestros. Esto ya terminó. Honro tu destino. Gracias por ser cómo eres"

Siento mi cuerpo, más amoroso, extendido, o liberado. 
Hemos crecido en el Amor. 
Mi ser está en sintonía con la Vida como es. 
Me abro a la Vida y pido con humildad a la Fuente Original donde todos somos Uno:

"Por favor libera las memorias de rechazo de mi propia vida, la de mi familia, y de la familia humana... Gracias, Por Favor, Si..."

Esta energía de Amor se irradia y contagia aquellos que resuenen con nosotros.

Y sigo entregándome a la Vida tal como es... de instante tras instante... sabiéndome guiada/o por la Vida. No estamos solos! Algo Más Grande nos guía! y siempre nos guiará!

"Gracias... Por Favor... Si..."

Los vínculos no son casuales, son exactamente lo que necesitamos para experimentar, para ver, para des-cubrir programas en nuestra mente... para liberarnos y ser lo que somos en verdad. 
Si nos damos cuenta, crecemos, propósito cumplido: PAZ. 
Si no nos damos cuenta, quedamos atrapados en el CONFLICTO... 
http://despertarycrecer.blogspot.com.ar/ a partir de ...
http://iluminarnuestrosvinculos.blogspot.com.ar/



"Cuando odiamos a alguien, odiamos en su imagen algo que está dentro de nosotros"
Hermann Hesse

Encuentras más ejercicios liberadores en la página

Libros que "Iluminan Nuestros Vínculos":

lunes, 29 de diciembre de 2014

La Vida... ¿De dónde vienes? ¿A dónde vas?

Por Bert Hellinger

Revista independiente Hellinger, Diciembre 2009

 Nos sentimos vivos y a la vez sabemos muy poco de la vida. Nos preguntamos a veces de dónde viene y adónde va. A veces decimos que nos viene dada por los padres. Pero ellos, ¿de dónde la tienen? ¿Acaso la reciben para transmitirla más lejos?
Ellos la recibieron de sus padres, y ellos a su vez de sus padres. Aparentemente, la vida en su plenitud atraviesa los seres vivos individuales. Llega desde muchas vidas atrás, nos penetra, así como a otros seres vivos, y se adentra en el futuro. ¿Poseemos nosotros la vida? ¿Acaso nos pertenece? ¿Quién vive nuestra vida entonces?
Detrás de cada vida, percibimos una fuerza conductora y conocedora. Sólo nos queda estar presentes en cada momento, porque una fuerza sabia nos mantiene en vida, en un increíble juego de movimientos que nos permiten estar vivos.
¿De dónde surge esta fuerza? ¿Adónde se dirige? ¿Tiene sentido cavilar sobre aquello cuando, en cada instante, percibimos en nosotros esta fuerza obrando? En cada momento, tenemos la vida en su plenitud.
¿Adónde vamos pues, al estar en vida? ¿Estamos acaso en sintonía con esta fuerza creadora? ¿O nos alejamos de ella perdiéndonos en nuestros sueños, lejos de la realidad de la vida plena en el instante de ahora?
Algunas personas buscan un sentido a la vida. ¿Dónde puede estar sino en el ahora?
Ahora es la vida, ahora se hace presente en su plenitud. De ahí que se trata de vivir la vida ahora.
Otras personas quieren mejorar algo de sus vidas. ¿Qué se puede mejorar, si estamos en sintonía con nuestra vida? Se trata de encontrar ahora la plenitud de la vida a través de sus movimientos.
Casi todos nuestros problemas surgen de alejarnos de esa referencia directa.
En el fondo se trata de que podamos, cuando nos apartamos del presente para ir hacia esquemas de cómo tiene que ser la vida, regresar a sus raíces, a la esencia de la vida del ahora, así como la experimentamos en el instante y que nos guía hacia la plenitud de la vida.


La vida propia
¿Qué ocurre cuando soltamos con amor a alguien que quiere tomar posesión de nuestra vida? ¿Qué ocurre en ese momento con su vida? ¿Qué ocurre con nuestra vida?
¿Acaso poseen su vida aquellos a los que estamos apegados, a los que nos aferramos para nuestro beneficio? ¿Esperamos de ellos que vivan nuestra vida?
Al revés, cuando otros viven prendidos de nosotros, aferrados a nosotros, ¿acaso poseen su vida? ¿O esperan de nosotros que vivamos sus vidas? ¿Dónde está entonces nuestra conexión con estas fuerzas portadoras que llevan en sus manos nuestras vidas y las de los demás? Conectados con ellas, nos sentimos libres para nuestra vida y los demás también libres para la suya.

La madre
La vida nos viene en primer lugar de nuestra madre. Así como tomamos a nuestra madre, así tomamos la vida. Lo que tengamos como recriminación hacia nuestra madre, lo tenemos como recriminación hacia nuestra vida. Todo aquel que da la espalda a su madre, da la espalda a su vida. De ahí que nuestra vida se logra primeramente en nuestra relación con nuestra madre.
Todas las relaciones posteriores, incluyendo las relaciones de pareja, reflejan la relación original con la madre. Por eso, resulta poco provechoso trabajar directamente sobre una relación si no hemos antes encontrado a nuestra madre en un nivel profundo y pleno.

Meditación: yo tomo
Cerramos los ojos y retrocedemos a nuestra infancia. Miramos a nuestra madre, así como la hemos mirado como niño cuando nos amamantaba, sujetados a su pecho, con la mirada puesta en sus ojos, con increíble adoración. Ahora, la miramos de nuevo de esta misma manera, tomando de ella la vida y lo que nos permite seguir vivos y llevándolo hacia la profundidad de nuestro cuerpo y alma, con toda devoción. Nos llenamos de ella.
Este movimiento de amor es un movimiento de tomar:
“Mamá, tomo. Te tomo tal como eres. Tomo la vida que a través de ti me ha alcanzado, tal como es. La tomo con amor. Tú das y yo tomo. Lo tomo todo”.
Luego, miramos a nuestro padre a su lado. Lo miramos tal como es, exactamente tal cual. Así como es, se ha hecho nuestro padre. Le decimos lo mismo:
 “Tomo mi vida tal como me ha alcanzado a través de ti. La tomo entera. Gracias”.
De pronto, nos sentimos enriquecidos y llenados por la vida.
Ese tomar de la vida de nuestros padres ha durado muchos años. Llenos gracias a ellos, hemos sido capaces de amar a otros, capaces de dejar rebosar el amor recibido de nuestra madre y de nuestro padre hacia otros, sobre todo hacia una pareja.
Si nuestra pareja, igual que nosotros, ha tomado de su madre lo que ella le ha dado; si nuestra pareja, de la misma forma, ha tomado la vida toda tal como ha fluido de su madre hacia ella; si nuestra pareja ha tomado de su padre la vida plena de modo que ella también desborda, entonces nos encontramos mutuamente para una alianza de vida, al servicio de la vida el uno para el otro, y ulteriormente al servicio de la vida, que transmitimos a los hijos.


La seriedad de la vida
Eso es con respecto a la seriedad de la vida. Hay gente que opina que la seriedad de la vida está en la muerte. Pero la seriedad de la vida está en el amor total, un amor en el que cada cual encuentra su sitio.
En cuanto alguien está excluido de mi amor, me excluyo de mi propia vida. Esto es lo serio: el amor para todos, tal como son. Cuando algo interfiere en eso, cuando alguien es excluido hasta el punto que a veces no puede quedar en vida, comienza un movimiento de vida que va más allá de esta vida.

El karma
Existe un movimiento fundamental de la vida, que lleva a juntar lo que estaba separado. Para ese movimiento, una sola vida es insuficiente. Se extiende sobre muchas vidas porque en una sola vida muchas cosas quedan sin concluir. Y éstas no pueden ser transferidas a otra persona para que ella las ponga en orden. Este movimiento que, a lo largo de muchas vidas, va colocando orden, es el karma. El karma se ve empujado a la vida siguiente cuando aquel que en su vida, esquivando el amor y dando la espalda a las consecuencias de sus actos, evita el andar hacia delante y la tarea de ordenar las cosas con amor. Otros se hacen cargo de aquello, sin saber el por qué. El karma se encarga entonces, a través de un largo proceso, de volver a colocar las cosas en su sitio.
El karma es un movimiento del amor. Al terminar ese movimiento, todos son iguales. Todos tienen el mismo destino y la misma realización de su destino.
Podemos observar el karma a la obra en las familias en que, generación tras generación, algo se repite sin que se llegue a una solución y sin que el amor se logre antes de mucho tiempo.
Sai Baba dijo acerca del karma:”El amor acaba con cualquier karma”.
Cuando se trata de vida, aquí en específico de una vida lograda, se trata también de cómo podemos superar nuestro karma con amor, en esta vida.

martes, 23 de diciembre de 2014

Que disfrutemos estos días con serenidad y alegría, ¡Feliz Navidad!

Se suele decir que este tiempo de Navidad es tiempo de paz y serenidad, pero a veces, es de más estrés y movilización; ¿cómo lo vives tu?
Tomate un momento para ti mismo, respira profunda y concientemente para relajar tu cuerpo y tu mente; varias veces, hasta que sientas quietud.
Conecta con tu corazón y percibe qué es lo realmente importante para ti, hoy, en tu vida. Haz algo, pequeño, que te acerque a esa meta esencial; y así, sabrás que estás en coherencia interior;  lo cual nos proporciona paz y serenidad. Entonces si será Navidad en nuestro corazón.



Y que el nuevo año nos encuentre con aprecio por la Vida y la Verdad. 
¡Felicidades! 

jueves, 18 de diciembre de 2014

¿Qué es crecer en el AMoR?

Hay creencias restrictivas que nos hacen sentir pertenecientes a ciertos grupos =>  “esto está bien, hay que hacer esto, eso es bueno…”; y aquellos que no se ajustan a estas exigencias son rechazados, excluidos.

Al Despertar y Crecer; vamos incorporando creencias incluyentes, expandimos nuestra conciencia y nos vamos dando cuenta todo ser humano merece ser respetado, todo ser humano merece compasión…, que en definitiva estamos todos en este planeta Tierra conformando una gran “familia humana”. 
Cada uno vive y experimenta su existencia según su estado de conciencia, en cada aquí y ahora.

Eso es crecer en el Amor. 


miércoles, 17 de diciembre de 2014

Desafíos de nuestras etapas vitales

Alrededor de los 21 años en adelante => el desafío de ésta etapa es integrar compromisos afectivos, de familia y responsabilidad laboral y/o de estudio; con la necesidad de generar mayor autonomía y libertad.

Alrededor de los 28 años en adelante => el desafío de ésta etapa es hacerse cargo de uno mismo, dejamos ya de esperar que nuestros padres nos sostengan; y comenzamos a verlos como seres humanos comunes y corrientes, con sus limitaciones propias. También se asoma la necesidad de ser madres y padres. Es tiempo de descubrir nuestro lugar en el mundo, más allá del “deber ser” con el que se ya cumplió y que nos condicionó.

Alrededor de los 35 años en adelante => 
es momento de cuestionamientos existenciales. Nos cuestionamos si fuimos libres para elegir, para vincularnos, o si respondimos a mandatos de otros. Puede ser una etapa de angustia, soledad, replanteos vocacionales,  emocionales, y exigencias de trabajo o de familia.  Muchos son los que deciden comenzar un proceso de conocimiento de sí, en búsqueda de mayor comprensión de uno mismo. Aparece la necesidad de mayor autenticidad, de dejar de hacer "lo que debe" y hacer "lo que conviene".

Alrededor de los 49 años en adelante => se observa lo realizado en lo familiar y en lo laboral, y si hay sentimientos de logros aparece gratitud y plenitud; mayor aceptación de lo que no se ha logrado, aceptación y disfrute del propio destino. Si sucede lo contrario, puede percibirse como errada la profesión elegida o los vínculos que acompañan. Es el tiempo donde somos la generación sólida de la familia. 

Alrededor de los 52 años en adelante =>  crisis de la mitad de la vida; tiempo de liberación y cambio, de mirarnos de frente y dejar de culpar a otros, nos preguntamos si somos fieles a nuestra real esencia. Crece la necesidad de vivir con mayor sinceridad y autenticidad. 

Alrededor de los 56 años en adelante => nuestros hijos ya han crecido  y quizá nuestros padres ya no están vivos, hay más tiempo libre, y suele aparecer la necesidad de armar una nueva vida; lo cual, a veces, suele resultar doloroso.
Es posible aprovechar este tiempo y liberarnos de viejos mandatos, ser más creativos, hacer aquello que deseamos y no podíamos hacer porque no teníamos el tiempo suficiente; como por ejemplo, ir a aprender pintura, a cantar, bailar, hacer teatro, escribir, emprender algo que nos guste, etc.

Alrededor de los 63 años en adelante => mayor confianza y seguridad en uno mismo, o si no logramos los desafíos de las etapas anteriores, puede aparecer mayor rigidez.
Es tiempo de retiro en el ámbito profesional y de cosechar lo sembrado, en el ámbito familiar, emocional y económico; lo que nos sostendrá tanto económico como afectivamente hasta morir.
Se observan los frutos de lo aportado a la vida; o si no, se está peleado y enojado con la vida y las personas porque no se ha sentido reconocido o valorado. Es posible sentir una vida lograda y placentera, o por el contrario, lastimosa y de abandono.

Alrededor de los 70 años en adelante =>  tiempo donde uno supera definitivamente la mirada ajena y las expectativas sociales.
Si se ha tenido una vida de conocimiento de si y compromiso, es tiempo de mayor confianza; o, por el contrario, aparecerán miedos por aquello no resuelto en nuestra vida.

Para meditar
"Toda situación requiere adaptarse, renunciando a nuestras ilusiones y adaptando nuestras metas a la realidad, es lo que nos hace más creativos.
Por otra parte, hemos de asumir las consecuencias de nuestras decisiones. Esto nos da fuerza y nos permite el éxito. Y una vez mas toda decisión nos permite elegir algo y nos obliga a renunciar a todo lo demás.
La vida es un continuo dar y recibir, ganar y perder. El éxito en la vida viene al aceptar todo como es y adaptarse con agradecimiento a todo como es.
Tú no diriges tu vida, sino que es la vida la que te dirige".
Brigitte Champetier


martes, 16 de diciembre de 2014

Todos estamos vinculados con todos y con Todo

En un oasis escondido en medio del desierto, se encontraba el viejo Eliahu de rodillas, a un costado de algunas palmeras datileras. Su vecino Hakim se detuvo a abrevar sus camellos y lo vio transpirando, mientras parecía cavar en la arena.
-  ¿Qué tal anciano? le dijo.
-  Muy bien -contestó Eliahu sin dejar su tarea.
-  ¿Qué haces aquí, con este calor, y esa pala en las manos?
-  Siembro dátiles -contestó el viejo.
-  ¡Dátiles! -repitió el recién llegado, y cerró los ojos como quien escucha la mayor estupidez. El calor te ha dañado el cerebro, querido amigo. Dime,¿cuántos años tienes?
-  Ochenta, pero eso, ¿qué importa?
-  Mira, amigo, los datileros tardan más de cincuenta años en crecer y recién después de ser palmeras adultas están en condiciones de dar frutos.
Aunque vivas hasta los cien años, difícilmente puedas llegar a cosechar algo de lo que siembras. Deja eso y ven conmigo.
-  Mira, Hakim, yo comí los dátiles que otro sembró, otro que tampoco soñó
con probar esos dátiles. Yo siembro hoy, para que otros puedan comer mañana 
los dátiles que hoy planto... y aunque solo fuera en honor de aquel desconocido, vale la pena terminar mi tarea.
Desconozco autor
TODO lo que ocurre, sea donde sea, nos afecta a TODOS.
Si lográsemos darnos cuenta que TODOS estamos viviendo en el mismo planeta TIERRA, entonces podríamos trabajar juntos en mejorar nuestras vidas para el beneficio de todos.

viernes, 12 de diciembre de 2014

Todos, vivos y muertos, estamos interconectados =>

"A los cuatro días de la muerte de su hija, Yankelevich tuvo un sueño que lo impactó: "En el sueño estaba ella y me hablaba de gente que yo no conocía. El sueño era de una nitidez brutal, no era de esta Tierra, era como un cuento", dijo el productor. A los pocos días fue a su sesión con su psicóloga, que es la misma con la que se atendía su hija, y le contó el sueño. "La psicóloga abría los ojos desorbitada y me dijo: eso era lo que Romina te quería contar. Ella estuvo con vos, fue a contarte el plan de algo que estaba escribiendo. Ella lo sabía porque Ro se lo había contado".
Yankelevich siguió: "Después de eso, llegué a mi casa y me tiré en el sillón donde había llorado tantas veces y le agradecí a Dios porque sentí que no la había perdido, que ella está, en otra dimensión, pero está. Y me di cuenta de que el alma es inmortal y la vida, eterna. Envidio a la gente que cree, que sabe eso sin necesidad de pasar por un dolor así".


jueves, 4 de diciembre de 2014

¿Qué pasa con la preocupación?


¿Qué pasa con la preocupación? 
Es una imagen. 
Nos imaginamos lo que una persona necesita cuando nos preocupamos por ella. 
¿Qué hacemos con esa persona? 
Intervenimos en su destino porque tenemos la imagen de que lo que le sucede es algo terrible. 
¿Cuál es el trasfondo de la preocupación? 
¿Qué hago con esa preocupación? 
¿Qué le provoco al otro con ella? 
Vuelvo a repetirlo con fuerza y determinación: con nuestra preocupación, generamos tal peso en nosotros, y lo emitimos al exterior de tal forma, que al final, ese peso nos agota, y necesitamos descargarnos de él, y es como si quisiéramos deshacernos de esa persona.
Por Bert Hellinger
http://iluminarnuestrosvinculos.blogspot.com.ar/p/ejercicios.html