jueves, 30 de octubre de 2014

Oración para liberar memorias inconscientes que nos perturban

“Ya eres perfecto, la basura que experimentas no eres tú, son sólo datos que puedes limpiar…” 
Dr Hew Len

Y sigo entregándome a la vida como es... con responsabilidad... como adult@...

Encuentras más ejercicios liberadores en el sig. link:

Librerías virtuales para adquirir los libros de M. Guadalupe Buttera:

miércoles, 29 de octubre de 2014

Olvidar...

Por Bert Hellinger

Ni bien completa su obra, dirige la mirada hacia lo que viene luego.

Olvidar permite ser libre, recordar es una carga. Cuanto más olvidamos,  tanto más liviano nos resulta mirar el presente y tanto más dispuestos estamos hacia lo que viene.
Este olvido es el resultado de una disciplina de la mente.
En el Tao Te King, se dice del elegido: Ni bien completa su obra, dirige la mirada hacia lo que viene luego.
Olvidar es aquí la consecuencia de un movimiento hacia delante.
Nada de lo que está pasado lo retiene, ni alabanza ni reproche, ni ganancia ni pérdida, ni inocencia ni culpa.
¿Cómo se logra este movimiento hacia delante? 
Se logra con amor, con un amor nuevo, con el amor entero, ahora.
Así es el amor del espíritu. No me lo puedo imaginar de otra forma.
¿Cómo podría guardarle rencor  a nada, ya que en cada instante lo inicia todo con creatividad, desde un comienzo eterno, en cada momento completamente nuevo?
Imaginarse la eternidad como algo estático o yacente es una idea lerda, que nos empuja hacia abajo en vez de impulsarnos.
La prueba de hasta qué punto esta forma de pensar corresponde a una verdad, sólo puede ser el efecto que tiene sobre nuestro amor, nuestro cuerpo y nuestro espíritu, en la medida en que esta verdad nos es accesible.
Este olvido es un movimiento creador, un movimiento fresco, un movimiento apasionante, elevado, potente y grande.
¿Y qué del agradecimiento? 
¿Acaso es un recuerdo o quizá nos permite el olvido?
¿El agradecimiento mira hacia atrás o hacia delante? Aquí también, percibimos de inmediato la diferencia en la sensación de amplitud y fuerza, cuando el gracias deja atrás lo que hubo y libera para nosotros  lo que viene.
Olvidar significa también ser olvidado. Sólo aquel que llega a ser olvidado completamente, se encuentra a disposición  entera de lo que llega, con pureza, fuerza, novedad, presente y sin pasado, cada día más presente, puro en un amor que actúa, por su presencia.
Apertura perpetua, un ser y transformar perpetuos.


miércoles, 22 de octubre de 2014

Honrar las raíces y despedirnos del pasado de nuestro país para poder mirar hacia adelante

Nuestro país tiene una historia de raíces olvidadas, sacrificadas, excluidas o rechazadas, que necesitamos re incluir en nuestro corazón. 
Nuestro país tiene historias de diferentes luchas por el poder, con sus perpetradores y sus víctimas, de los cuales muchos descendemos; y que necesitamos respetar y honrar como parte del destino.
Todas estas memorias inconscientes de dolor, de rechazo, de abandono, de exclusión, de separación, de miedos, de terror, etc. se reflejan hoy a través de la inseguridad y el caos que experimentamos actualmente. 
Más allá de la responsabilidad personal que nos cabe a cada uno a la hora de votar, de elegir a quienes nos representen a nivel político; y de nuestro aporte personal a la sociedad (a partir de nuestras familias y nuestros trabajos), podemos hoy elegir honrar nuestras raíces y despedirnos del pasado para poder así; mirar hacia adelante y abrirnos a algo nuevo, más creativo y evolucionado. 
¡Que así sea!

Ejercicio de visualización:

Respiramos consciente y profundamente. 
Visualizamos adelante de nosotros a nuestro país. 
Miramos y honramos con amor al pasado de nuestro país.

Miramos y honramos a cada una de nuestras raíces. 
Agradecemos a todas nuestras raíces. 
Hay raíces olvidadas, sacrificadas, excluidas o rechazadas. Las re incluimos en nuestro corazón, y les decimos "les pertenezco". 
Nuevamente miramos a cada una de las raíces de nuestro país y les volvemos a decir  "Gracias. Te pertenezco".

Miramos y honramos a las víctimas y a los perpetradores de los procesos de lucha por el poder en nuestro país: 
La miro a los ojos, de igual a igual.
Y le digo: “Soy un ser humano como tú”
“Respeto y honro tu destino”
“Veo el daño que has hecho y veo tu responsabilidad"
“Veo el daño que yo he hecho, pensando, hablando o actuando, y asumo mi responsabilidad.”
“Soy igual que tú.”
“Veo tu sufrimiento y tu miedo. Veo el horror en los ojos de tus padres. Veo la extrema dureza de vuestra supervivencia, veo su grandeza”
“Junto a ti veo a tus víctimas, veo nuestras víctimas.
Las honro, me inclino ante su sufrimiento y su terror”
"Ya todo ha pasado, ahora pueden descansar en paz";
"Respeto y honro vuestro destino".

Luegonos despedimos del pasado y miramos hacia la Argentina de hoy.  
Miramos a todos los argentinos actuales, miramos a todos nuestros hermanos. 
Reconocemos en cada uno las distintas raíces del pasado, los honramos y le decimos a cada uno "tú y yo pertenecemos tal y como somos".
Y a quien nos hizo daño, les decimos: "Ahora veo el daño que mis ancestros hicieron a tus ancestros. Yo soy igual que tú".
Miro la Argentina de hoy y veo también la inseguridad actual; y junto a ella veo mucho dolor, abandono, rechazo, exclusión, abusos, torturas, terror, mentiras, engaños...
Abro mi corazón y me inclino ante el Creador. Me entrego a Él y le pido con humildad: 

"Por favor, libera las memorias inconscientes de dolor, rechazo, abandono, soledad, odio, venganza, miedos, ira, abusos, torturas, terror, mentiras, manipulación, engaños... en mi propia vida, en mi familia, en mi país, en la familia humana..."

Y sigo entregándome a la vida como es... con humildad, decisión y agradecimiento al servicio del cambio.
Gracias... Por Favor... Sí...

sábado, 18 de octubre de 2014

¡Felicidades a todas las MADRES!

Desconozco autor del sig. texto:

Esta es un carta de un hermano a otro hermano:

Queridos hermanos: 

Ser mamá es una tarea complicada, pero los hijos, a pesar de ser mayores, la hacemos más difícil. Piensa en esto:

Ella nos enseña a sentirnos valiosos e inteligentes, y lo hace tan bien, que después nos creemos mucho más inteligentes que ella.

Todo lo que tiene nuestra madre es parcialmente nuestro, todo lo que tenemos los hijos es totalmente propio.

La mamá es para muchos la responsable de todo lo que no funciona en nuestra vida.

Ella, como tal, nos debe perdonar aun las ofensas más graves.
Nosotros, como hijos, la resentiremos y la juzgaremos durante años, aun por pequeñeces.

Los hijos podemos opinar con todo el derecho sobre lo que hace, deja de hacer o debería hacer, pero le exigimos con firmeza que respete nuestra privacidad y autonomía.

Es común que tengamos al alcance de la mano la lista de lo que, a nuestro juicio, hizo mal o dejó de hacer por nosotros, pero pocas veces recordamos concretamente todo lo que nos dió,
ayudó y benefició.

Con frecuencia le reprochamos no haber expresado su afecto por nosotros en la manera que esperábamos y usamos esto como pretexto para no demostrarle lo que sentimos de una
forma que ella realmente perciba. (Tiene que ser ella la culpable.)

Los defectos los heredamos de ella y las cualidades las tenemos a pesar de ella. 
Ella se quitó el pan de la boca para darnos la mejor educación posible y ahora nos sentimos más refinados que ella.

Queremos que nuestra madre sea una muy buena abuela, que esté pendiente de sus nietos, pero que no se meta con la educación de nuestros hijos.

Nos gusta que nuestra madre se sienta agradecida con nosotros porque decidimos, sin consultarle, lo que consideramos mejor para su vida. (Probablemente es lo más conveniente para nosotros.)

Agradecidos con mamá, en el día de la madre, le compramos un regalo cómodo y la invitamos a comer nuestra comida favorita.

Y en unos años nos quejaremos de lo desagradecidos y duros que son nuestros hijos con nosotros...

Desconozco autor

¡HONREMOS A NUESTRA MADRE!

¡Felicidades a todas las madres en su día!




jueves, 9 de octubre de 2014

Actitudes para envejecer bien

La juventud, más que una época de la vida, es un estado de ánimo.

Alfabeto emocional
El Dr. Juan Hitzig (1), estudió durante años las características de 50 longevos saludables y concluyó que más allá de las características biológicas, el denominador común de todos ellos radicaba en sus conductas y actitudes.

“Cada pensamiento genera una emoción y cada emoción moviliza un circuito hormonal que tendrá impacto en las 5 trillones de células que forman un organismo –explica–.

Las conductas “S”:

J serenidad,
J silencio,
J sabiduría,
J sabor,
J sexo,
J sueño,
J sonrisa,

Promueven secreción de Serotonina, una hormona generadora de serenidad, que mejora la calidad de vida, aleja la enfermedad y retarda la velocidad del envejecimiento celular.

Estas conductas “S” generan actitudes “A”:

J  ánimo,
J  amor,
J  aprecio,
J  amistad,
J  acercamiento.

Mientras que las conductas “R”:

 L resentimiento,
 L rabia,
 L rencor,
 L reproche,
 L resistencias,
 L represión.

Facilitan la secreción de cortisol, una hormona corrosiva para las células, que acelera el envejecimiento y aumenta el riesgo de adquirir enfermedades cardio-cerebro-vasculares.

Estas las conductas “R”, generan actitudes “D”:

depresión,
desánimo,
desesperación,
desolación.

Aprendiendo a desarrollar inteligencia emocional, lograremos vivir más tiempo y con mayor calidad de vida.

Porque la “mala sangre”, mucho cortisol y poca serotonina, deterioran la salud, posibilitan la enfermedad y aceleran el envejecimiento.

El buen humor es clave para la longevidad saludable.

Hacia un Buen Envejecer

 “La vejez puede llegar a ser un camino hacia la sabiduría
 o bien hacia la anulación del sujeto”
Graciela Zerebski

Actitudes saludables:

-Flexibilidad: un cuerpo flexible en un ser humano flexible.

-Capacidad Reflexiva: para seguir renovando el sentido de la vida.

-Curiosidad: mantenerse abierto a nuevos aprendizajes, a nuevos intereses, y desarrollarlos.

-Humor: que incluye también el poder reírse de uno mismo.

Para reflexionar
Para vivir plenamente, hagamos nuestros propios proyectos.
Pequeños pero posibles.


"Saber envejecer es una obra maestra de la sabiduría, 
y una de las partes más difíciles del gran arte de vivir"
Henri F. Amiel

“Mientras un ser crece, 
no envejece” 
Vitus B. Dröscher

Dr. Juan Hitzig (1), Profesor de Biogerontología. Coordina seminarios y cursos de su especialidad. Actualmente se desempeña como profesor de Biogerontología en la Universidad Maimónides, es miembro de la Academy of Antiaging Medicine y asesor gerontológico de la Fundación Convivir. Publicó el Libro Cincuenta y Tantos

Encuentras más material para desarrollar inteligencia emocional en el sig. blog:
http://nuestravidaemocional.blogspot.com/

Curso virtual gratuito "Nuestra Vida Emocional":
http://nuestravidaemocional.blogspot.com.ar/p/curso-nuestra-vida-emocional.html

Basado en el libro "Nuestra Vida Emocional", de M. Guadalupe Buttera y Dr. Roberto F. Ré, editorial San Pablo, 2008.




Libros para "Despertar y Crecer" a partir de "Iluminar Nuestros Vínculos":