jueves, 28 de noviembre de 2013

¿Porqué los sistemas educativos siguen manteniendo algo que no satisface las reales necesidades de las personas?


Cada vez uno se da más cuenta de que el 99% de lo que le enseñaron en el colegio no servía para nada… ¿Quien ha vuelto a hacer una raíz cuadrada después de terminar el secundario? ¿Para qué hemos usado la tabla de equivalencias?... y las listas podrían continuar…

En cambio, ¿nos preparan para afrontar los desengaños amorosos, los desengaños de amigos, las crisis de la vida…? nos preparan para aprender a vivir en el momento presente que es lo único real que tenemos?, ¿nos preparan para que cada uno lleve su kit interno de conocimiento de sí mismo y desarrollo personal? No. Evidentemente es hora ya de cambiar nuestro sistema educativo.

martes, 26 de noviembre de 2013

Algunos aspectos del Amor entre el hombre y la mujer

Por Bert Hellinger

Amor y orden en la pareja

Del amor o del orden ¿cuál es el más valioso, el más importante? ¿Cuál viene primero? Muchos creen que si aman lo suficiente, todo encontrará su lugar. Muchos padres por ejemplo piensan que si aman a sus hijos lo suficiente, pues se desarrollaran como se lo imaginan. Sin embargo, a menudo se quedan decepcionados a pesar de su amor. Aparentemente el amor sólo no es suficiente.

El amor tiene que integrarse a un orden. El orden precede el amor. Esto es lo que vemos en la naturaleza: un árbol crece según un orden contenido en él. No es posible cambiarlo. Sólo dentro de este orden puede crecer el árbol. Ocurre lo mismo con el amor y las relaciones humanas: sólo dentro de un orden puede el amor florecer. Este orden es una precondición, un prerrequisito al amor. En cuanto conocemos algo de los órdenes del amor, nuestras relaciones y nuestro amor tienen mayor posibilidad de expandirse plenamente.

El primer orden del amor en una pareja pide que el hombre y la mujer, aunque sean distintos, se consideren iguales. Cuando reconocen esto, su amor tiene más probabilidades de ser logrado.

El segundo orden consiste en el equilibrio entre dar y tomar. Cuando uno de los dos tiene que dar más, se altera la relación. Ella precisa de este equilibrio. Cuando el requisito de esta armonización entre dar y tomar se junta al amor, el uno en la pareja, al recibir del otro le devuelve un poco más que lo equivalente. Así es como crece el intercambio entre ellos y, conjuntamente, la felicidad para los dos.

Esta necesidad de equivalencia vale también para lo negativo. Cuando uno en la pareja le hace daño al otro, surge en el otro la necesidad de dañarle también. Se siente herido. De ahí nace su creencia de tener derecho a herirle a su vez. Esta necesidad es irresistible.

Muchos de los que han sufrido una injusticia se sienten el derecho de provocar lo mismo. A la necesidad de compensación se agrega algo más: la impresión que el haber sufrido una herida me da derechos especiales. Entonces uno se autoriza no sólo a devolver el daño sino a incrementarlo. Aquel que lo recibe, de la misma forma lo devolverá con algo más. Así es como crece en una relación el intercambio de daño. En una relación así, en vez de la felicidad aumenta la infelicidad. Podemos reconocer la calidad de una relación en que el intercambio del dar y tomar se ubica en lo negativo o en lo positivo.

La pregunta es ¿Cuál sería aquí la solución? La solución sería pasar del intercambio en lo negativo al intercambio en lo positivo nuevamente. ¿Pero cómo puede esto lograrse? Hay un secreto: uno se venga del otro con amor. Quiere decir que uno le hace daño- pero un poco menos de lo que ha recibido. Entonces se detiene el intercambio en lo negativo y puede empezar otra vez un dar y un tomar en lo bueno.

Esto es un componente importante de los órdenes del amor. Si se conoce y luego se hace uso de ello, pueden cambiar para bien muchas cosas en las familias.

Un orden más del amor requiere atención, ya que su olvido conlleva efectos de profundo alcance.

Una mujer que se ve superior a su madre no puede estimar a los hombres. Tampoco les puede entender ni les necesita en el fondo. Generalmente, cuando se siente superior a su madre, esto quiere decir: soy la mejor mujer para mi padre. Ya tiene a su hombre y no precisa de ningún otro. ¿Cómo llega una niña a ser mujer para luego estimar a un hombre y tomarlo? Pues cuando se coloca al lado de su madre, como la más pequeña.

Evidentemente, esto vale también para los hombres: un hombre que no estima a su padre y piensa que él es mejor para su madre, no puede estimar a la mujer. Él ya tiene la suya y no precisa de otra. ¿Cómo llega un varón a ser hombre, a estimar a una mujer y a tomarla? Pues colocándose al lado de su padre, como el más pequeño. Así es como el hombre aprende con su padre a tener consideración hacia la mujer y la mujer aprende con su madre a tenerle consideración al hombre.

¿Qué pasa cuando un hombre, hijo de su madre se casa con una mujer, hija de su padre? El hijo de la madre no es disponible para su mujer y la hija de su padre tampoco lo es para su marido. Se dan poca estima mutua. Por esto se tiene que conseguir primero el orden en sus familias de origen, hasta que el hombre pueda tomar a su padre y la mujer a su madre.

Fuente: Revista independiente Hellinger. Marzo 2006


Volverse adulto

Y dejar atrás la victimización y proyección hacia otros
El estado de "víctima" es cómodo; pero hay que saber que desde ese lugar de impotencia la vida no puede hacer más que empeorar.
Culpar afuera debilita, quita energía vital.
Asumir, hacerse cargo, posibilita la transformación. 

Cuando una actitud de otro nos hace sentir mal, en vez de culpar y proyectar afuera, podemos aprovechar para reconocer nuestro interior, y preguntarnos:
-¿Qué es lo que toca en mi interior cuando esta persona tiene tal actitud?
-¿Qué me pasa a mi con esto que pasa afuera?
-¿Cómo estoy yo en esto que pasa...........? por ejemplo si es violencia, observo cómo estoy yo mi misma/o con la violencia: ¿la reconozco en mi?, ¿qué hago con ello?... asumo mi parte, me hago cargo, de eso se trata volverse protagonista, adulto responsable.
Si nos quedamos culpando a este otro de lo que sentimos ante su conducta, nos perdemos la lección y al tiempo aparecerá un “otro” que active esa parte nuestra (tbien puede ser heredada de nuestro árbol genealógico) que requiere ser mirada, elaborada.
Volverse adulto implica hacerse cargo de sí mismo, dejando poco a poco la victimización y proyección, para convertirnos en protagonistas de nuestra propia vida. Esto es "empoderarse" => asumir el propio poder.

Trabajo Personal
Cuando algo te molesta de un otro, puedes aprovechar la situación para purificarte, crecer, evolucionar; ¿cómo? eligiendo ser 100% responsable, asumiendo tu poder interior. 
Respira profundamente, te entregas con humildad a Algo Más Grande:
"Por favor, libera las memorias de miedo, dolor, rechazo, abandono, exclusión, ................................, de mi propia vida, la de mi familia, de la familia humana, que atraen esta situación a mi vida hoy.... 
Gracias, 
Por Favor, 

Si...

Ahora elijo la Vida...
Elijo Vivir FELIZ, SAN@ y EXITOS@...

Gracias, Si...

 Recordemos:
Todo tiene un propósito: CRECER en CONCIENCIA, RE-CONECTAR con NUESTRA ESENCIA, con nuestro REAL ORIGEN.
Al asumir en mi lo que veo afuera, esto va mutando, y como es una memoria que pertenece al inconsciente colectivo, todos vamos entrando en esa transformación... pues estamos todos conectados! 
¡Adelante! estamos todos madurando, en un proceso de evolución.
Lo opuesto a la actitud de "víctima" es la del agradecimiento a todo como es. 
Y el agradecimiento atrae felicidad.
Busca motivos para dar gracias a la Vida! y recibirás lluvia de bendiciones! 

Fuentehttp://iluminarnuestrosvinculos.blogspot.com.ar/2014/08/para-liberar-las-memorias-de-dolor-en.html

¿Quieres escuchar audios que ayudan a Despertar y Crecer? en el sig. link:
http://videos-despertarycrecer.blogspot.com.ar/

Ejercicios Liberadores: http://iluminarnuestrosvinculos.blogspot.com.ar/p/ejercicios.html

Librerías virtuales para adquirir los libros de M. Guadalupe Buttera:
https://sanpablo.com.ar/comprar/advanced_search_result.php?search_in_description=1&keywords=buttera&Buscar=Buscar

https://www.morebooks.de/store/es/book/vivir-desde-el-coraz%C3%B3n/isbn/978-3-639-52180-1


martes, 19 de noviembre de 2013

Para liberarnos de las expectativas de nuestra madre hacia nosotros

Visualizas a tus padres delante de ti.
Miras a tu madre con amor adulto y respeto, y si percibes que ella espera algo de ti que es demasiado, por ejemplo que te hagas cargo de ella o asumas algo por ella (esto es inconsciente), le miras y le dices: “No… Yo soy yo y tú eres tú… Yo por mi y Tu por ti…”.

Luego miras a tu padre, tomas con firmeza la energía masculina que viene de tu padre, él te empuja para que vayas hacia la vida, y tú te giras y miras hacia adelante, hacia la vida.



Encuentras más ejercicios liberadores en la pestana "Ejercicios" de este blog.
http://iluminarnuestrosvinculos.blogspot.com.ar/p/ejercicios.html

martes, 12 de noviembre de 2013

¿Cómo me relaciono con mi agresividad?

La agresividad es una reacción de supervivencia frente a un abuso. La agresividad es el disfraz de un gran dolor que busca ser reconocido, elaborado, y aceptado como parte del destino.

Algunas personas se paralizan o sienten miedo ante la agresividad de otros. A otras personas les sucede que la agresividad les desborda. En ambos casos es necesario trabajar para poder aprender a vincularnos con nuestra agresividad, a veces vivida en nuestra propia historia; y otras, podría ser heredada de nuestros ancestros. Por ejemplo, si existió agresividad entre mis padres, si uno de ellos no se atrevió a enfrentarla, si uno no se supo defender, etc. Estas cuestiones nos marcan desde pequeños y marcan nuestro estilo de relacionarnos con la agresividad.

Cuando reprimimos nuestra agresividad, cuando no sabemos gestionarla, es posible que aparezcan personas que se abusen de nosotros (emocionalmente o de otras formas). Estas personas están al servicio de nuestro aprendizaje, se presentan ante nosotros para que aprendamos a reconocer y reconectar, desde un nuevo lugar, con nuestra agresividad.

Cuando damos rienda suelta a nuestra agresividad y agredimos a otro/s, más tarde, nos vamos a terminar agrediéndonos a nosotros mismos, con sentimiento de culpa (inconsciente generalmente) generaremos depresión, algún fracaso, accidente, síntomas físicos, enfermedad, etc.

Ahora bien, ¿cómo puedo permitir que mi agresividad tenga el lugar que necesita en mí? La agresividad de nuestros ancestros ha permitido nuestra supervivencia, y por ello es necesario darle su lugar, agradecerle y honrarle. La agresividad es una reacción de supervivencia frente a un abuso. La agresividad es el disfraz de un gran dolor que busca ser reconocido, elaborado, y aceptado como parte del destino.

Ejercicio: Busco un lugar donde pueda estar tranquilo/a, centrado/a, y visualizo en frente a mi agresividad. En un lugar estoy yo y en frente mi agresividad (puedo representarla con un almohadón o un papel).

Durante un minuto me pongo en el lugar de la agresividad, espero a ver qué se siente, percibo mi cuerpo, me permito hacer los movimientos que sienta en mi cuerpo.

Vuelvo a ponerme en mi lugar, y si siento que es necesario, vuelvo a ponerme en el otro lugar más tiempo.

Luego, desde mi lugar, digo a la agresividad: “veo el dolor que está detrás de ti”; y me dejo llevar por el movimiento que vaya surgiendo.

Si he logrado abrazar mi agresividad, disfruto de la fuerza vital que surge de allí. Si aún no pude unirme a ella, dejo pasar unos días y retomo el ejercicio hasta poder tomarla como parte de mí.

Encuentras más ejercicios  liberadores en el siguiente link:

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Enfermedad. Psicogenealogía y Antepasados Familiares


Extracto del libro : "MIS ANTEPASADOS ME DUELEN: PSICOGENEALOGIA Y CONSTELACIONES FAMIL IARES", de PATRICE VAN EERSEL; CATHERINE MAILLARD , OBELISCO, 2004

“La idea de que nuestros destinos puedan estar determinados por la historia de las generaciones anteriores es muy antigua. Las primeras terapias inventadas por el hombre lo atestiguan. La medicina china o la africana, a diferencia de la medicina occidental, contemplan la enfermedad dentro de un contexto familiar genealógico"

¿Por qué tengo hepatitis?

★ La respuesta de la medicina occidental es: por un virus y una mala alimentación. Los curanderos chinos o yorubas ofrecen unas explicaciones que restablecen el orden en el mundo, ya sea por un demonio que nos quiere mortificar o porque hemos perturbado el orden cósmico ocupando un lugar que no nos correspondía y habiéndonos olvidado de honrar a nuestros antepasados. El curandero sabe una cosa que el médico ignora: la ley genealógica y la relación con los antepasados definen en gran parte los lazos, los derechos, los deberes y las identidades que estructuran al ser humano en su cultura y su biografía. El curandero también conoce las palabras y los rituales que le permitirán conjurar la presencia, al fantasma (un antepasado desgraciado o que deshonró a su familia), sinónimo del desorden inconsciente que se puede transmitir de generación en generación.”

✚ ¿Cuál es la función del hígado?

✳ El hígado es un órgano encargado de múltiples funciones, es como un gran laboratorio dentro de nuestro cuerpo: participa en la digestión, en la composición de la sangre, produce y almacena energía y, actúa como desintoxicante. Incluso en los tres primeros meses de gestación cumple la misma función que realizará en adelante la médula ósea.

✚ ¿Qué se sabía de este órgano en la antigüedad?

✳ La astrología médica realiza una analogía entre el hígado, como órgano de mayor tamaño en el cuerpo humano, y Júpiter que es el planeta de mayor tamaño en el Sistema Solar sin contar con el Sol. Recordemos que una analogía es una correlación entre términos de dos o más sistemas.

En la antigüedad se consideraba a Júpiter como el “benéfico mayor”. Si habláramos de un coche, sería el acelerador que controla los procesos de regulación intestinal y los procesos de expansión y engorde.

✚ ¿Qué es lo que afecta al hígado?

✳ Los excesos pueden desencadenar graves patologías en el hígado: exceso de comida, de alcohol, de drogas, las ansias desmesuradas de expansión, etc. Cuando existe un exceso es porque tenemos dificultades para valorar, ¿qué es beneficioso y qué es perjudicial? Un exceso puede ser indicador de de un sentimiento de separación, de un super ego muy desarrollado.

✚ ¿Alguna otra cosa sobre el hígado?

✳ El hígado parece gestionar nuestros sentimientos, la principal emoción asociada al hígado es la cólera. Algunos consideran que este órgano es la sede de la rabia y de las emociones primitivas. Las afecciones hepáticas como la hepatitis y otras más graves, son la consecuencia de haber reprimido durante mucho tiempo el enfado, la tristeza y la amargura. Cuidar el hígado es también cuidar el hábito a quejarse y dejar el mundo de la crítica…

✚ ¿Cómo puedo cuidar este órgano tan importante?

✳ Cuidar el hígado significa plantearme en que me estoy excediendo. Si el exceso se centra en el consumo de alguna droga, es que inconscientemente me quiero anestesiar para no sentir. Frecuentemente nos evadimos, evitamos enfrentarnos a lo que nos duele, y las heridas más profundas se hallan en el seno de las relaciones familiares primarias. El alcohol se toma equivocadamente para desinfectar el alma, cuando sería mejor plantearse por qué está mi alma enferma. El análisis del árbol genealógico nos ayudaría a ver de una manera clara que focos abiertos de dolor hay en el alma familiar que compartimos con todos nustros ancestros. Si el exceso es en grasas, debemos investigar la razón de ese acumular simbólico ¿qué tememos que nos falte? ¿qué nos faltó en la infancia, cómo repartieron nuestros padres el territorio simbólico de que disponían para sus hijos? La respuesta a la pregunta ¿qué tipo de carencia padezco?, nos dará la pista que nos guíe hacia ser consciente de porque nos excedemos en ingestas que perjudican nuestro hígado y por lo tanto a nuestra salud.

★ Cuidar el hígado, con sus múltiple conexiones, con el cordón umbilical, el corazón, el intestino…, y como gestor de nuestras emociones almacenadas, es aprender a comunicarnos de forma asertiva.

Hay un equilibrio, un punto equidistante entre la represión de los sentimientos y la agresión verbal y entre la carencia y el exceso. En ese punto está la zona en la que un hígado permanece sano de por vida.
___________________________________

Extracto del libro “Mis antepasados me duelen”

Si te interesa el tema, en el siguiente enlace encontrarás el libro:

http://www.slideshare.net/loan005/mis-antepasadosmeduelen

lunes, 4 de noviembre de 2013

Sobre la Vida

TODO PROCEDE DE DIOS
Y A DIOS SE ORDENA
Texto de Bert Hellinger, de la Revista independiente Hellinger , Diciembre 2009
¡Oh vida! ¿De dónde vienes? ¿A dónde vas?

Nos sentimos vivos y a la vez sabemos muy poco de la vida. Nos preguntamos a veces de dónde viene y adónde va. A veces decimos que nos viene dada por los padres. Pero ellos, ¿de dónde la tienen? ¿Acaso la reciben para transmitirla más lejos?
Ellos la recibieron de sus padres, y ellos a su vez de sus padres. Aparentemente, la vida en su plenitud atraviesa los seres vivos individuales. Llega desde muchas vidas atrás, nos penetra, así como a otros seres vivos, y se adentra en el futuro. ¿Poseemos nosotros la vida? ¿Acaso nos pertenece? ¿Quién vive nuestra vida entonces?

Detrás de cada vida, percibimos una fuerza conductora y conocedora. Sólo nos queda estar presentes en cada momento, porque una fuerza sabia nos mantiene en vida, en un increíble juego de movimientos que nos permiten estar vivos.

¿De dónde surge esta fuerza? ¿Adónde se dirige? ¿Tiene sentido cavilar sobre aquello cuando, en cada instante, percibimos en nosotros esta fuerza obrando? En cada momento, tenemos la vida en su plenitud.
¿Adónde vamos pues, al estar en vida? ¿Estamos acaso en sintonía con esta fuerza creadora? ¿O nos alejamos de ella perdiéndonos en nuestros sueños, lejos de la realidad de la vida plena en el instante de ahora?

Algunas personas buscan un sentido a la vida. ¿Dónde puede estar sino en el ahora? Ahora es la vida, ahora se hace presente en su plenitud. De ahí que se trata de vivir la vida ahora.

Otras personas quieren mejorar algo de sus vidas. ¿Qué se puede mejorar, si estamos en sintonía con nuestra vida? Se trata de encontrar ahora la plenitud de la vida a través de sus movimientos.
Casi todos nuestros problemas surgen de alejarnos de esa referencia directa.
En el fondo se trata de que podamos, cuando nos apartamos del presente para ir hacia esquemas de cómo tiene que ser la vida, regresar a sus raíces, a la esencia de la vida del ahora, así como la experimentamos en el instante y que nos guía hacia la plenitud de la vida.
¿Qué ocurre cuando soltamos con amor a alguien que quiere tomar posesión de nuestra vida? ¿Qué ocurre en ese momento con su vida? ¿Qué ocurre con nuestra vida?
¿Acaso poseen su vida aquellos a los que estamos apegados, a los que nos aferramos para nuestro beneficio? ¿Esperamos de ellos que vivan nuestra vida?
Al revés, cuando otros viven prendidos de nosotros, aferrados a nosotros, ¿acaso poseen su vida? ¿O esperan de nosotros que vivamos sus vidas? ¿Dónde está entonces nuestra conexión con estas fuerzas portadoras que llevan en sus manos nuestras vidas y las de los demás? Conectados con ellas, nos sentimos libres para nuestra vida y los demás también libres para la suya.

La madre
La vida nos viene en primer lugar de nuestra madre. Así como tomamos a nuestra madre, así tomamos la vida. Lo que tengamos como recriminación hacia nuestra madre, lo tenemos como recriminación hacia nuestra vida. Todo aquel que da la espalda a su madre, da la espalda a su vida. De ahí que nuestra vida se logra primeramente en nuestra relación con nuestra madre.
Todas las relaciones posteriores, incluyendo las relaciones de pareja, reflejan la relación original con la madre. Por eso, resulta poco provechoso trabajar directamente sobre una relación si no hemos antes encontrado a nuestra madre en un nivel profundo y pleno.

Meditación: yo tomo
Cerramos los ojos y retrocedemos a nuestra infancia. Miramos a nuestra madre, así como la hemos mirado como niño cuando nos amamantaba, sujetados a su pecho, con la mirada puesta en sus ojos, con increíble adoración. Ahora, la miramos de nuevo de esta misma manera, tomando de ella la vida y lo que nos permite seguir vivos y llevándolo hacia la profundidad de nuestro cuerpo y alma, con toda devoción. Nos llenamos de ella.
Este movimiento de amor es un movimiento de tomar: “Mamá, tomo. Te tomo tal como eres. Tomo la vida que a través de ti me ha alcanzado, tal como es. La tomo con amor. Tú das y yo tomo. Lo tomo todo”.
Luego, miramos a nuestro padre a su lado. Lo miramos tal como es, exactamente tal cual. Así como es, se ha hecho nuestro padre. Le decimos lo mismo: “Tomo mi vida tal como me ha alcanzado a través de ti. La tomo entera. Gracias”.
De pronto, nos sentimos enriquecidos y llenados por la vida.
Ese tomar de la vida de nuestros padres ha durado muchos años. Llenos gracias a ellos, hemos sido capaces de amar a otros, capaces de dejar rebosar el amor recibido de nuestra madre y de nuestro padre hacia otros, sobre todo hacia una pareja.
Si nuestra pareja, igual que nosotros, ha tomado de su madre lo que ella le ha dado; si nuestra pareja, de la misma forma, ha tomado la vida toda tal como ha fluido de su madre hacia ella; si nuestra pareja ha tomado de su padre la vida plena de modo que ella también desborda, entonces nos encontramos mutuamente para una alianza de vida, al servicio de la vida el uno para el otro, y ulteriormente al servicio de la vida, que transmitimos a los hijos.

La seriedad de la vida
Eso es con respecto a la seriedad de la vida. Hay gente que opina que la seriedad de la vida está en la muerte. Pero la seriedad de la vida está en el amor total, un amor en el que cada cual encuentra su sitio.
En cuanto alguien está excluido de mi amor, me excluyo de mi propia vida. Esto es lo serio: el amor para todos, tal como son. Cuando algo interfiere en eso, cuando alguien es excluido hasta el punto que a veces no puede quedar en vida, comienza un movimiento de vida que va más allá de esta vida.