sábado, 29 de junio de 2013

¿Es posible pretender que los niños duerman solos si en la infancia es, precisamente, cuando más necesitan compañía?

Los bb's humanos, como el resto de cachorros mamíferos necesitan mamar y dormir en manada cuando son pequeños: 
sentirse protegidos, acompañados y sostenidos por su manada durante los primeros meses y años de vida.

"He experimentado de todo, y aseguro que nada es mejor 
que estar en los brazos de alguien que amas"
John Lennon

Despedirse de los deseos infantiles de sanar y/o salvar a la madre

Ocupando nuestro lugar de "hijos" frente a ella

"Tu por ti y yo por mi, querida mamá"

(lo repites durante el día varias veces, pues tiene un poderoso efecto en tu alma)

Respiras profunda y concientemente. miras hacia adelante, hacia la Vida, visualizando a los lejos la Luz de la Vida, una luz lejana, infinita, poderosa; inhalas y tomas esa energía de vida, exhalas y sueltas todo lo que ya no necesitas hoy en tu vida, lo entregas a Dios...

"Por favor Padre libera las memorias de dolor, rechazo, abandono, soledad, odio, venganza, miedos, ira, celos, envidias, divisiones, enfermedades......... en mi, en mi familia, en la familia humana... gracias.... por favor.... si...."

Y sigo entregándome a la vida como es...




Más reflexiones relacionadas sobre este tema en este link:
http://despertarycrecer.blogspot.com.ar/search?q=madre

Encuentras más ejercicios liberadores en la página http://iluminarnuestrosvinculos.blogspot.com.ar/p/ejercicios.html

Libros que "Iluminan Nuestros Vínculos":

martes, 25 de junio de 2013

EL Proceso de Crecimiento es en Espiral...

Mi humilde homenaje al Dr. Enrique Pichon Rivière

Esta comprensión de crecimiento en "espiral" la tomo, agradezco y honro de Enrique Pichon Rivière:

“He estado en la tierra haciendo una tarea concreta. Esto ha sido mi vida, una praxis permanente y en movimiento espiral”
Enrique Pichon-Rivière (25 de junio de 1907 – 16 de julio de 1977) fue un médico psiquiatra suizo nacionalizado argentino, considerado uno de los introductores del psicoanálisis en la Argentina y creador de la Escuela de Psicología Social* en Argentina.

En el libro "Entrevista de Zito Lema a Enrique Pichón Rivière, sobre el arte y la locura" pag. 139, Ediciones Cinco, dice al respecto: "A este proceso lo he representado gráficamente como el funcionamiento de una espiral en continuo movimiento, en la cual situaciones de apertura y de cierre alternan y se resuelven dialécticamente de una manera continua, pero en condiciones anormales se transforma en un circulo cerrado, vicioso, patológico..."


¡Gracias Enrique Pichón Rivière!

*Psicología Social es una formación que instrumenta para operar en situaciones en que se dan procesos vinculares: grupos, instituciones, empresas, familias, etc. Aporta importantes conocimientos acerca de las personas, sus conductas, sus vínculos familiares, modo de comunicarse, roles, etc. El campo de trabajo de la Psicología Social apunta a restaurar la comunicación, reparar las tramas vinculares y agudizar la mirada de la vida cotidiana.
Son temas esenciales es esta profesión: Comunicación, Vínculos, Aprendizaje, Conducta, Familia, Grupos.

lunes, 24 de junio de 2013

El contagio de las emociones


Honrar Nuestros Vínculos Primarios

Es esencial para mirar hacia adelante, hacia la vida
Honrar a nuestros padres cuando ya somos adultos implicará despedirnos de ellos, con profundo respeto y agradecimiento por la Vida recibida a través de los dos; mirar hacia adelante apostando a nuestros sueños y viviendo con plenitud.

Patricia tiene 35 años, un hijo de 10 años, se separó de su marido hace 5 años y actualmente vive en pareja. Es independiente laboralmente, y se siente a gusto en su trabajo y con su pareja actual; pero siente mucha angustia y enojo cada vez que visita a su madre, Patricia le cuenta sobre sus decisiones, y su madre no la aprueba, o la juzga por lo que elije.

El hecho de habernos ido de nuestra casa paterna, casarnos, tener hijos, trabajar y sostenernos económicamente no significa que vivamos desde un estado “adulto”. Volvernos adulto implicará, además, despedirnos de nuestros padres.

Y, ¿qué significa esto de despedirnos de nuestros padres?

Pues significa despedirnos de los reproches hacia ellos, despedirnos de que nuestros padres nos aprueben - o no - lo que nosotros elegimos para nuestra vida; despedirnos de ser "el/la hijo/a bueno/a que es como ellos desean o quieren que sea"; despedirnos de juzgarlos cómo nos han educado o qué hicieron con nosotros. Claro que para lograr esta “despedida”, será necesario previamente elaborar todas las heridas que hayan quedado en nuestro interior, pues de lo contrario, al haber quedado atrapadas en nuestro mundo interior, en nuestro cuerpo, estas emociones se seguirán manifestando en nuestra vida, en los nuevos vínculos que vayamos generando, especialmente en nuestras parejas, ya que es un vínculo tan íntimo donde nos espejamos y podemos vernos y reconocernos a nosotros mismos.

También deberemos despedirnos de las expectativas que aún tenemos hacia ellos, comprendiendo ahora que ellos no pueden ser de otra manera, por su propia historia y destino, por su lealtad a sus vínculos ancestrales. Comprendiendo que cada uno es como es, y que nosotros no tenemos derecho de querer cambiar a nadie. Después de todo, uno también puede darse cuenta que gracias a como fueron nuestros padres, fue posible crecer, desarrollarnos, y ser aquel que somos hoy. Lo difícil nos permite crecer.

Como en el caso de Patricia, a veces es necesario aprender a vincularse con ellos de una manera que no nos haga mal, es decir, si contarle mis decisiones me hace mal porque siento que no soy aceptada, pues debo aprender a no contarlo! Es decir, dejo de esperar que mi madre sea diferente a como es y responda como yo necesito; y me hago cargo de mi mismo/a de manera adulta. ¿Cómo? si esto me hace mal, dejo de hacerlo, ya no espero que cambien o sean diferentes, acepto que son como pueden, y yo desde mi estado adulto, elijo no contar porque su desaprobación me hace mal.

Este trabajo con nuestros vínculos primarios es un proceso de purificación que nos suele llevar tiempo; personalmente, a veces me descubro a mí misma queriendo sanar y salvar a mi madre, ¡aun conociendo que no es mi lugar! Gracias a que he aprendido a reconocer mis emociones, ahora puedo darme cuenta, respirar profundo y volver a mi lugar de hija diciendo internamente: "tu por ti; y yo por mi, querida mamá", "gracias por ser como eres, pues así pude crecer"

Honrar a nuestros padres = Honrar la Vida = Mirar hacia adelante

¿Cómo saber si estoy honrando a mis padres?
1-¿He agradecido a mis padres la Vida que, juntos, me dieron?
2-¿He liberado a mis padres de los juicios y las expectativas que sean de tal o cual manera?
3-¿Me he liberado de las expectativas de mis padres hacia mi?, ¿me permito ser tal y como soy; o aún me exijo para ser el/la hijo/a que ellos desean o esperan?
4-¿Aprendí a confiar en mí mismo, en mis dones y talentos personales?
5-¿Me he despedido de ellos para vivir mi propia vida?
6-¿Respeto su vida y sus decisiones?
7-¿Qué estoy haciendo para lograr cumplir mis sueños?
8-¿Vivo mi vida en plenitud?

El comienzo de la felicidad es poder ver a nuestra madre con su humanidad y quererla tal como es. Entonces, prácticamente nada más, se opone a nuestra felicidad.
BERT HELLINGER


Ejercicios liberadores:
http://iluminarnuestrosvinculos.blogspot.com.ar/p/ejercicios.html


Libro "Camino del Amor", M. Guadalupe Buttera y Dr. Roberto F. Ré, editorial San Pablo, 2011:
http://www.san-pablo.com.ar/comprar/advanced_search_result.php?search_in_description=1&keywords=buttera

miércoles, 19 de junio de 2013

EL EXTRAÑO...

"La gente de éxito tiene grandes bibliotecas, 
el resto grandes televisiones" 
Jim Rohn

EL EXTRAÑO
Unos cuantos años después que yo naciera, mi padre conoció a un extraño, recién llegado a nuestra pequeña población.
Desde el principio, mi padre quedó fascinado con este encantador personaje, y enseguida lo invitó a que viviera con nuestra familia.
El extraño aceptó y desde entonces ha estado con nosotros.
Mientras yo crecía, nunca pregunté su lugar en mi familia; en mi mente joven ya tenía un lugar muy especial.
Mis padres eran instructores complementarios:
Mi mamá me enseñó lo que era bueno y lo que era malo y mi papá me enseñó a obedecer.
Pero el extraño era nuestro narrador.
Nos mantenía hechizados por horas con aventuras, misterios y comedias.
El siempre tenía respuestas para cualquier cosa que quisiéramos saber de política, historia o ciencia.
¡Conocía todo lo del pasado, del presente y hasta podía predecir el futuro!
Llevó a mi familia al primer partido de fútbol.
Me hacía reír, y me hacía llorar.
El extraño nunca paraba de hablar, pero a mi padre no le importaba.
A veces, mi mamá se levantaba temprano y callada, mientras que el resto de nosotros estábamos pendientes para escuchar lo que tenía que decir,
pero ella se iba a la cocina para tener paz y tranquilidad.
(Ahora me pregunto si ella habrá rogado alguna vez, para que el extraño se fuera.)
Mi padre dirigió nuestro hogar con ciertas convicciones morales, pero el extraño nunca se sentía obligado para honrarlas.
Las blasfemias, las malas palabras, por ejemplo, no se permitían en nuestra  casa Ni por parte de nosotros, ni de nuestros amigos o de cualquiera que nos visitase.
Sin embargo, nuestro visitante de largo plazo, lograba sin problemas usar su lenguaje inapropiado que a veces quemaba mis oídos y que hacia que papá se retorciera y mi madre se ruborizara.
Mi papá nunca nos dio permiso para tomar alcohol.
Pero el extraño nos animó a intentarlo y a hacerlo regularmente.
Hizo que los cigarrillos parecieran frescos e inofensivos, y que los cigarros y las pipas se vieran distinguidas.
Hablaba libremente (quizás demasiado) sobre sexo.
Sus comentarios eran a veces evidentes, otras sugestivos, y generalmente vergonzosos.

Ahora sé que mis conceptos sobre relaciones fueron influenciados fuertemente durante mi adolescencia por el extraño.
Repetidas veces lo criticaron, mas nunca hizo caso a los valores de mis padres, aun así, permaneció en nuestro hogar.

Han pasado más de cincuenta años desde que el extraño se mudó con nuestra familia.
Desde entonces ha cambiado mucho; ya no es tan fascinante como era al principio.
No obstante, si hoy usted pudiera entrar en la guarida de mis padres,
todavía lo encontraría sentado en su esquina, esperando por si alguien quiere escuchar sus charlas o dedicar su tiempo libre a hacerle compañía...
¿Su nombre?

Nosotros lo llamamos... ¡Televisor!
Nota:
Se requiere que este artículo sea leído en cada hogar.
¡Ahora tiene una esposa que se llama Computadora!

y un hijo que se llama Celular!

Enviado por Delia Geli

domingo, 16 de junio de 2013

¡Feliz Día Papá!



¡Gracias PAPÁ! me has dado todo lo necesario... lo demás lo puedo buscar y encontrar en algún otro lugar... 

¡FELIZ DIA PAPÁ! ¡TE HONRO Y TE AGRADEZCO!
No ha sido en vano todo lo que hiciste por mi...
haré algo bueno con la Vida que me diste junto a mamá. 
Gracias... Por Favor... Si...

¡FELIZ DÍA A TODOS LOS PADRES!

¡Todos los padres son felices cuando se respetan!

Gracias mamá por hacer padre a tu hombre ! por ustedes estoy aquí.

Gracias a todas las mujeres por hacer padres a sus hombres y así, co-crear Vida.


lunes, 10 de junio de 2013

21 MENSAJES PARA TRANSMITIR

A CADA MIEMBRO DE LA SIGUIENTE GENERACIÓN
1.-Eres un ser deseado. Estás aquí porque el Universo lo quiso.

2.-Siente que eres libre de ser lo que eres, no permitas que nada ni nadie te etiquete, ni te imponga guiones que no se corresponden con tu autenticidad.

3.-Cada ancestro de tu árbol es un don que hay dentro de ti para ser usado a tu favor y al de todo el Universo.

4.-Aprende a no pedir amor, simplemente ama.

5.-Cree en los pequeños milagros de cada día y atiende a las coincidencias, en ellas hay mensajes ocultos que te guían en el correcto camino.

6.-Cada día, haz un acto generoso con alguien cercano.

7.-Si en tu árbol genealógico hubo traumas, sánalos actuando.

8.-Déjate guiar por tu cuerpo, es sabio. Él te alertará de las situaciones de las que debas alejarte, sintiendo tensión y malestar. También te dirá cuando estás alineado con lo que eres, sintiendo relajación y bienestar.

9.-No contamines tu cuerpo con tóxicos o una mala alimentación.

10.-En cuanto puedas, sé independiente. Trabaja utilizando tu creatividad y hazte adulto.

11.-Escribe un poema cada día.

12.-Busca y provoca situaciones que te hagan reír.

13.-Tiende a compartir, a colaborar a ser solidario.

14.-Cuando tengas problemas, puedes analizarlos, puedes hablarlos, pero ten por seguro que hasta que no actúes no se producirá la transformación.

15.- Siente GRATITUD por todo lo que te regala el Universo.

16.- Recuerda que nada en este plano de existencia perece, sino que se transforma.

17.-Lee, estudia, conoce… experimenta por ti mismo.

18.-No te apegues a nada material. No consumas lo que no necesitas.

19.-Tampoco te apegues a ninguna creencia. Lo mismo que tu cuerpo se renueva constantemente, también lo deben hacer las ideas.

20.-Siembra cada día las semillas que te lleguen de dentro o de fuera. La semillas pueden ser palabras, caricias, belleza, acciones. Ellas son los gérmenes de más sabiduría, amor, arte y salud.

21.-Cuida con mimo el territorio que está más allá de tu cuerpo, tu casa, tu barrio, tu ciudad… el planeta y el Universo.

Alejandro Jodorowsky

jueves, 6 de junio de 2013

Transformarnos para Transformar...


“Los hábitos internos de pesimismo, negatividad, juicio, quejas, murmuraciones, cinismo, resentimiento y crítica destructiva. Sustitúyelos con optimismo, amor, aceptación, amabilidad, y paz”
Wayne Dyer


El joven discípulo de un filósofo sabio lo visita y le dice:
- Maestro, un amigo tuyo estuvo hablando de alguien con malevolencia.
- ¡Esperá! lo interrumpe el filósofo ¿Ya hiciste pasar por las tres rejas lo que vas a contarme?
- ¿Las tres rejas?
- Si. La primera es la VERDAD. ¿Estás seguro de que lo que queréis decirme es absolutamente cierto?
- No. Lo oí comentar a unos vecinos.
- Al menos lo habrás hecho pasar por le segunda reja, que es la BONDAD. ¿Es bueno para alguien lo que me vas a decir?
- No. en realidad no. Al contrario …
- La última reja es la NECESIDAD ¿Es necesario hacerme saber lo que tanto te inquieta?
- A decir verdad, no.
- Entonces, dijo el sabio sonriendo, si no es VERDADERO, ni BUENO, ni NECESARIO, sepultémoslo en el olvido.


Por ello: Si lo que vas a decir no es más bello que el 

silencio: no lo digas.

domingo, 2 de junio de 2013

Sabia reflexión para encarar los desafíos de la vida

MANUAL PARA ESCALAR MONTAÑAS, de PAULO COELHO

No sé qué montañas estés atravesando en estos momentos, o si estás en alguna o estás sentado en un pico contemplando la inmensidad de la Creación y estando sumamente satisfecho de tu esfuerzo el cual por no haber desistido te ha llevado a una victoria personal, o si estás muerto de miedo en las faldas de esa montaña viendo lo grande, imponente e inmensa que parece...
Sin embargo, todos tenemos montañas que escalar...
Deseo que tu montaña sea maravillosa, excitante, fuerte, que represente para ti un riesgo y que si, te provoque miles de emociones, que te haga sentir VIVO, que te haga pensar en todo aquello que no piensas hace mucho por estar automatizado y muy preocupado en vivir tu vida como según tu deberías de vivirla.. Aquello que no te provoca nada, es aquello que te hace morir un poquito mas día a día y está contribuyendo a cavar la tumba de tu parálisis emocional, mental y espiritual en la vida... vivir la vida muriéndola día a día, cargando con ella, sacrificando tu ser, tu voz, tus sueños por ese concepto basado en el falso amor, “el sacrificio”...
No temas volver a sufrir, volver a llorar como un pequeño niño, no temas que se incendie tu vida de pasión, no temas gritar y pelear...

Eso es VIVIR...

"1. Escoge la montaña que deseas subir: no te dejes llevar por los comentarios de los demás, que dicen “esa es más bonita”, o “aquella es más fácil”. Vas a gastar mucha energía y entusiasmo en alcanzar tu objetivo, y por lo tanto eres tú el único responsable y debes estar seguro de lo que estás haciendo.

2. Sabe cómo llegar frente a ella: muchas veces, vemos la montaña de lejos, hermosa, interesante, llena de desafíos.

Pero cuando intentamos acercarnos, ¿qué ocurre? Que está rodeada de carreteras, que entre tú y tu meta se interponen bosques, que lo que parece claro en el mapa es difícil en la vida real.

Por ello, intenta todos los caminos, todas las sendas, hasta que por fin un día te encuentres frente a la cima que pretendes alcanzar.

3. Aprende de quien ya caminó por allí: por más que te consideres único, siempre habrá alguien que tuvo el mismo sueño antes que tú, y dejó marcas que te pueden facilitar el recorrido; lugares donde colocar la cuerda, picadas, ramas quebradas para facilitar la marcha.

La caminata es tuya, la responsabilidad también, pero no olvides que la experiencia ajena ayuda mucho.

4. Los peligros, vistos de cerca, se pueden controlar: cuando empieces a subir la montaña de tus sueños, presta atención a lo que te rodea.

Hay despeñaderos, claro.Hay hendiduras casi imperceptibles.
Hay piedras tan pulidas por las tormentas que se vuelven resbaladizas como el hielo.
Pero si sabes dónde pones el pie, te darás cuenta de los peligros y sabrás evitarlos.

5. El paisaje cambia, así que aprovéchalo: claro que hay que tener un objetivo en mente: llegar a lo alto.

Pero a medida que se va subiendo, se pueden ver más cosas, y no cuesta nada detenerse de vez en cuando y disfrutar un poco del panorama de alrededor.

A cada metro conquistado, puedes ver un poco más lejos; aprovecha eso para descubrir cosas de las que hasta ahora no te habías dado cuenta.

6. Respeta tu cuerpo: sólo consigue subir una montaña aquél que presta a su cuerpo la atención que merece.

Tú tienes todo el tiempo que te da la vida, así que, al caminar, no te exijas más de lo que puedas dar.

Si vas demasiado deprisa, te cansarás y abandonarás a la mitad.

Si lo haces demasiado despacio, caerá la noche y estarás perdido. Aprovecha el paisaje, disfruta del agua fresca de los manantiales y de los frutos que la naturaleza generosamente te ofrece, pero sigue caminando.

7. Respeta tu alma: no te repitas todo el rato “voy a conseguirlo”. Tu alma ya lo sabe.

Lo que ella necesita es usar la larga caminata para poder crecer, extenderse por el horizonte, alcanzar el cielo.

De nada sirve una obsesión para la búsqueda de un objetivo, y además, termina por echar a perder la escalada.

Pero atención, tampoco te repitas “es más difícil de lo que pensaba”, pues eso te hará perder la fuerza interior.

8. Prepárate para caminar un kilómetro más: el recorrido hasta la cima de la montaña es siempre mayor de lo que pensabas.

No te engañes, ha de llegar el momento en que aquello que parecía cercano está aún muy lejos.

Pero como estás dispuesto a llegar hasta allí, eso no ha de ser un problema.

9. Alégrate cuando llegues a la cumbre: llora, bate palmas, grita a los cuatro vientos que lo has conseguido, deja que el viento allá en lo alto (porque allá en la cima siempre hace viento) purifique tu mente, refresca tus pies sudados y cansados, abre los ojos, limpia el polvo de tu corazón.

Piensa que lo que antes era apenas un sueño, una visión lejana, es ahora parte de tu vida.

Lo conseguiste.

10. Haz una promesa: aprovecha que has descubierto una fuerza que ni siquiera conocías, y dite a ti mismo que a partir de ahora, y durante el resto de tus días, la vas utilizar.

Y, si es posible, promete también descubrir otra montaña, y parte en una nueva aventura.

11. Cuenta tu historia: sí, cuenta tu historia.

Ofrece tu ejemplo.
Dí a todos que es posible, y así otras personas sentirán el valor para enfrentarse a sus propias montañas."

Texto de PAULO COELHO

Enviado por Liliana Torres, participante del curso on line "Nuestra Vida Emocional", Fundación Bica.