viernes, 26 de abril de 2013

Estamos conectados a nuestras familias...

a través de hilos invsibles

¿Qué sería "lealtad inconsciente"?


Estamos conectados a nuestras familias a través de hilos invsibles... unidos por el alma familiar... y muchas veces, inconscientemente, somos "fieles" a nuestro árbol genealógico repitiendo historias de nuestros antepasados... Así, si ellos no fueron felices o exitosos, nosotros tampoco nos permitiremos serlo...
¿Cómo romper ese hechizo? volviéndonos más conscientes... más despiertos... conociendo la historia de nuestras familias... aceptando... honrando lo que fue tal como fue... agradeciendo...
Luego miramos hacia adelante, hacia la Vida... y nos ponemos a su servicio con la fuerza de nuestros antepasados detrás.

Más reflexiones en este link:
http://despertarycrecer.blogspot.com.ar/2013/03/anne-ancelin-schutzenberger-una-de-las.html

http://despertarycrecer.blogspot.com.ar/2012/08/la-familia.html

http://despertarycrecer.blogspot.com.ar/2012/05/la-vida-de-muchos-de-nosotros.html

http://despertarycrecer.blogspot.com.ar/2011/01/mis-antepasados-me-duelen.html

http://despertarycrecer.blogspot.com.ar/2013/04/conocer-la-historia-de-nuestra-familia.html

http://despertarycrecer.blogspot.com.ar/2013/02/que-significa-nuestra-familia-para.html

http://despertarycrecer.blogspot.com.ar/2013/01/integrar-los-excluidos.html

http://despertarycrecer.blogspot.com.ar/2013/01/cada-uno-en-su-lugar-para-que-el-amor.html

http://despertarycrecer.blogspot.com.ar/2012/04/para-avanzar-en-el-camino-propio.html

miércoles, 24 de abril de 2013

Expresar lo que reprimimos...

Es parte del proceso de liberación emocional


"...yo no he hablado por mi cuenta, sino que el Padre que me ha enviado me ha mandado lo que tengo que decir y hablar"
Jn 12,49


La enfermedad

La enfermedad, somatización del desamor

por Brigitte Champetier de Ribes, Noviembre 2012 en GuíaGente
 
Vivir en el corazón, esto sería vivir con salud.

Cada vez que juzgo, rechazo o desprecio a alguien, desencadeno una reacción del campo de pertenencia para corregir esta exclusión: el mismo campo me va a devolver (a mí o a mis descendientes), en espejo, esta intención de exclusión utilizando una metáfora de mi rechazo.

Voy a vivir la exclusión que deseo al otro de modo físico, en mi misma, en mi cuerpo, hasta que me dé cuenta y vuelva al amor por esa persona y por mí misma.

Este fenómeno, al servicio de la reinclusión, es la enfermedad, a la que voy a rechazar con la misma intensidad con la que rechace a aquella persona.

La primera experiencia de exclusión se remonta a los primeros meses de vida, cuando nuestro amor incondicional y mágico se tropezó con la primera carencia o el primer trauma. Y, como bebé inocente, nos dimos de bruces con la primera brecha a esta confianza ciega en la vida.

El encuentro inesperado con ese dolor, con ese primer dolor de amor, es demasiado para ese bebé: no puede vivirlo, no sabe llorar el dolor. Y suplantan al dolor las emociones secundarias de miedo, enfado, culpa y vergüenza que van a permitir una pseudo protección al niño.

Ahí se gesta el NO a la madre, el NO a la vida, el NO al amor. NOes que se van a transformar en nuestro recurso dominante frente a situaciones que nos vuelvan a tomar por sorpresa, engañando nuestra confianza ciega. El miedo, la agresividad y el rechazo se hacen fuertes cada vez que nos enfrentamos a un conflicto que rompe el equilibrio que habíamos conseguido. Y por defensa propia, expulsamos de nuestras vidas al conflicto – o sea a la vida como es - y a la persona que lo promueve.

Cuando decidamos ver al que hemos rechazado como a un igual, cuando aceptemos la presencia de ese conflicto en nuestra vida, la enfermedad se transforma.

Antes de llegar a aceptar la vida como es, solemos transitar por una etapa complementaria de la anterior, una fase de reparación tanto física como psíquica. Nos identificamos al excluido, estamos en la víctima, y, a veces, hasta renunciamos del todo a la vida.

Una vez más siguiendo el patrón de los primeros meses, buscamos ahora la dependencia y la protección, arropándonos en las quejas y acusaciones a los sanos y a la enfermedad. De nuevo el NO a la vida como es, con su cortejo de impotencia, miedo, autocompasión, envidia, resentimiento, culpa, manipulación. Y el sufrimiento de nuestro cuerpo que va a ser el reflejo de nuestro victimismo.

Hasta que de nuevo aceptamos amar la vida como es, amarnos como somos, amar la enfermedad, amar los conflictos y las crisis. En ese momento el campo nos devuelve esa energía de amor en forma de salud.

La misión de la enfermedad es reconciliarnos con la vida, con la madre, con los demás y con nosotros mismos.

La enfermedad está al servicio de la salud. La enfermedad es amor.

Brigitte Champetier de Ribes
Noviembre 2012 en GuíaGente

Diccionario de las Enfermedades Emocionales
http://www.sanateysana.com/diccionarioemocional.html#_ÍNDICE

domingo, 21 de abril de 2013

Un joven en silla de ruedas recorre el mundo solo y haciendo autoestop

El joven catalán de 18 años Albert Casals, a quien una leucemia infantil condenó a desplazarse en silla de ruedas, lleva cuatro años recorriendo el mundo solo, haciendo autoestop y sin apenas dinero porque confiesa que "así soy feliz".


Albert Casals explica, con una autenticidad inusual y una lógica aplastante y muy sencilla, que su vida es la búsqueda de la felicidad y que lo que más le hace feliz es viajar y conocer personas "totalmente diferentes a las de aquí". Por eso, su vida los últimos años está llena de recuerdos de viajes a los que dedica varios meses al año y que le han llevado a recorrer casi toda Europa, el sureste asiático, Latinoamérica y Japón.
Su experiencia por todo el mundo la ha resumido en ‘El món sobre Rodes’ (el mundo sobre ruedas), un libro publicado por Edicions 62 y que promociona estos días, y que próximamente se publicará en castellano, han indicado fuentes de la editorial.
En el libro, en el que se intercalan sus experiencias y parte de sus diarios personales, explica que, después de haber padecido leucemia cuando era pequeño, planteó a sus padres, a los catorce años, sus ganas de comenzar a viajar solo y con un presupuesto reducidísimo: 3 euros al día.
Como era menor, cuando empezó a viajar sus padres le tuvieron que hacer un permiso para que no tuviera problemas en las aduanas, pero él asegura que su padre y su madre le dejan ir solo porque "yo estoy bien y feliz", aunque se comunica con ellos, a quienes dedica el libro, por correo electrónico cuando está fuera de casa.
Tras un viaje inicial a Bruselas acompañado por su padre para que se aprendiera qué debía tener en cuenta a la hora de ir por el mundo con su silla de ruedas, Albert ha viajado en los últimos años con el convencimiento de que "todas las personas tienen algo bueno" y que, por este motivo, "no hay que tener miedo" de lo que pueda pasar.
"He vivido con ladrones y con traficantes de drogas, y nunca me ha pasado nada malo", ha explicado este joven, que ha contado cómo se adapta a la vida de las personas que le acogen en sus casas y vive con ellos sus experiencias diarias. "Si estoy en casa de un pescador, voy a pescar con él a alta mar, y así siempre", indica con su cara aún de niño, ojos brillantes y sonrisa permanente, que conquista al interlocutor desde el primer momento.
Animado por su curiosidad por conocer a gente y su afán a la hora de superar los contratiempos, Albert Casals no se echa atrás ante nada y tan pronto se apunta a subir a un barco utilizando trucos para no pagar -"las islas griegas son fantásticas"-, como recorre Colombia y Perú en autoestop, superando selvas impenetrables por mar gracias a unos narcotraficantes que le llevaron en su lancha y que le salvaron al caer al agua por el golpe de una ola.
Enamorado de los niños, confiesa que le resulta fácil conectar con ellos: "Les hago juegos de magia y también toco instrumentos musicales, como la flauta".
Convivir y conocer personas es el principal estímulo de sus viajes, y no tanto ver monumentos y visitar museos: "De hecho -confiesa-, hoy he visto la Sagrada Familia por primera vez", a pesar de que ha vivido siempre en Esparreguera, a unos treinta kilómetros de la ciudad condal.
Gracias a sus viajes ha conocido a muchas personas -"tengo unos 900 correos electrónicos"-, aunque confiesa que, "amigos, amigos, a los que volver a ver, quizás tengo unos diez en todo el mundo, de los que cuatro están aquí". También ha aprendido idiomas y, además del catalán, el castellano y el inglés, se defiende en francés, italiano y japonés.
El próximo viaje de Albert Casals está a la vuelta de la esquina, ya que prevé iniciar una nueva aventura en autoestop en dirección a África el próximo mes de mayo, con un destino provisional: Madagascar. "Pero, como siempre, me dejaré llevar a donde me lleve la gente que me encuentre en el camino", ha indicado este chaval, que ha acabado el bachillerato y que aún no se plantea qué quiere ser de mayor.



viernes, 19 de abril de 2013

Qué gran oficio ser "puentes"...

entre las gentes, entre las cosas, entre las ideas, entre las generaciones.
Jose Luis Martin Descalzo


"De todos los títulos que en el mundo se conceden el que mas me gusta es el de Pontífice, que quiere decir literalmente constructor de puentes,.. en la antigüedad cristiana se refería a todos los sacerdotes y en buena lógica, iría muy bien a todas las personas que viven con el corazón abierto.

Es un titulo que me entusiasma porque no hay tarea mas hermosa que dedicarse a tender puentes hacia los hombres y hacia las cosas. Sobre todo en un tiempo en el que tanto abundan los constructores de barreras.

En un mundo de zanjas ¿que mejor que entregarse a la tarea de superarlas?.

Pero hacer puentes -y sobre todo hacer de puente- es tarea muy dura. Y que no se hace sin mucho sacrificio.

Un puente por de pronto, es alguien que es fiel a dos orillas pero no pertenece a ninguna de ellas... Y lógicamente, sale caro ser puente... Este es un oficio por el que se paga mucho mas de lo que se cobra.

Un puente es fundamentalmente alguien que soporta el peso de todos los que pasan por él. La resistencia, el aguante, la solidez son sus virtudes,...Y un puente vive el desagradecimiento: nadie se queda a vivir encima de los puentes, su tarea posterior es el olvido.

Incluso un puente es lo primero que se bombardea en las guerras cuando riñen las dos orillas. De ahí que el mundo este lleno de puentes destruidos.

A pesar de ello, amigos míos que gran oficio ser "puentes", entre las gentes, entre las cosas, entre las ideas, entre las generaciones.

El mundo dejaría de ser habitable el día en que hubiera en él más constructores de zanjas que de puentes.

Hay que tender puentes, en primer lugar hacia nosotros mismos, hacia nuestra alma..., y un puente hacia los otros..."

Jose Luis Martin Descalzo

Muchas gracias Alejandra Beatriz Giordano Tejera ;)

viernes, 12 de abril de 2013

Busque siempre el esfuerzo mental...

Entrevista a Henry Markram, que dirige el proyecto Blue Brain para simular el cerebro humano


"Si domina la situación, es que empieza a perder cerebro"

Si quiere pensar mejor y, por tanto, hablar mejor, beba agua -dos vasos grandes- y luego váyase a dormir. Le hablo de dormir bien, que no es sólo muchas horas, sino un sueño profundo y reparador.

No sé si mi próstata aguantará el agua.
Eso me dicen algunos pacientes, pero se equivocan: beba esa agua y luego levántese para ir al baño las veces que haga falta.

¿Por qué es tan importante beber?
Porque cuando sufre desequilibrios, como la deshidratación, nuestro cerebro destina gran parte de su capacidad a suplirlos en vez de a reforzar nuestras capacidades.

¿Nuestra voluntad la hace el cerebro o hace el cerebro?
Nosotros decidimos: el cerebro decide tus actos, pero antes tú lo has ido modelando y lo modelas a cada instante. Ahora mismo, cuando acabemos de hablar, nuestro cerebro ya será diferente... Y...

... ¡¡¡SORPRÉNDASE!!!

¡Qué susto!
Pues alégrese de cada sorpresa. Porque un cerebro que anticipa lo que va a pasar se acomoda a la rutina y así se va apagando...

Así que... ¡¡¡me sorprendo!!!
... ¡Eso es! Póngase retos, sea niño, juegue, falle, aprenda, equivóquese, vuelva a intentarlo, siéntase incómodo. ¡Eso es que mejora! Si ya domina la situación, es que va a empezar a perder cerebro. Busque siempre el esfuerzo mental. Haga siempre planes y luego no deje de mejorarlos sobre la marcha.

Pero los años pasan, la memoria falla...
¡Cuando olvida algo no es que pierda memoria, es que tiene demasiada! ¿No le pasa a menudo que duda si ha cerrado o no una puerta? ¿Si se ha tomado ya o no la pastilla?

Me pasa mucho... ¡Dios! ¡Me hago viejo!
¡Al contrario! Es que su cerebro da ya por descontada la función y por eso no se esfuerza en realizarla. Así que pase de la rutina al reto: Si ya habla un idioma sin esfuerzo, cambie a otro que le cueste. Porque las neuronas se usan o se pierden. Y perderlas es morir.

Estas vacaciones pensaré a tope.
Y combine la sorpresa con disciplina mental: parecen opuestas, pero son complementarias. Si se propone levantarse a las seis de la mañana para ver amanecer, levántese, por Dios, aunque al despertarse sufra una pereza no planificada cuando se lo propuso.

¡Buf! ¡Si también amanecerá mañana!
Cumplir lo que se propone es más importante que lo que se propone. Si cumple lo que se propuso, refuerza su disciplina mental y con ella aumenta su poder sobre su cerebro.

¿Por qué está tan convencido?
Lo voy descubriendo en el modelo Blue Brain Project a medida que reproducimos un modelo del cerebro con ordenadores.

Fuente: 
http://www.lavanguardia.com/ciencia/20120724/54328808628/la-contra-henry-markram.html

martes, 9 de abril de 2013

Sanar el niño interior herido

Liberando el dolor acumulado en él
El siguiente texto pertenece al autor Thich Nhat Than, del libro Sintiendo La Paz:
Muchas personas sufrieron abusos o fueron golpeadas por sus padres, y muchas más fueron gravemente criticadas o rechazadas por ellos. Ahora, en el almacén de su conciencia, esas personas tienen tantas simientes de infelicidad, que no quieren ni oír el nombre de su padre o su madre.
Cuando me encuentro con alguien así, le ofrezco siempre la meditación del niño de cinco años, que actúa como un masaje consciente: «Cuando inspiro, me veo como un niño de cinco años. Cuando expiro, sonrío al niño de cinco años que hay en mí».

Durante la meditación, intentas verte a ti mismo como un niño de cinco años.

Si eres capaz de observar profundamente a ese niño, descubrirás que eres vulnerable y que pueden herirte fácilmente. Una mirada adusta o un grito pueden crear formaciones internas en el almacén de tu conciencia.

Cuando tus padres se pelean gritándose el uno al otro, el niño de cinco años que hay en ti recibe muchas simientes de sufrimiento. He oído a jóvenes decir: «El regalo más valioso que mis padrespueden hacerme es su propia felicidad». Al vivir sin ser feliz tu padre te hizo sufrir mucho. Ahora te estás visualizando como un niño de cinco años. Cuando sonríes a ese niño que hay en tu interior, le sonríes compasivamente: «Era muy joven y vulnerable y he recibido mucho dolor».

Al día siguiente te aconsejaría que practiques diciendo: «Cuando inspiro, veo a mi padre como un niño de cinco años. Cuando expiro, sonrío compasivamente a ese niño».

No estamos acostumbrados a ver a nuestro padre como un niño de cinco años. En nuestra mente siempre le vemos como un adulto severo y con gran autoridad. No hemos dedicado ni un momento de nuestro tiempo a imaginárnoslo como un tierno niño que puede ser fácilmente herido por otros. De modo que la práctica consiste en visualizar a tu padre como un niño de cinco años, frágil, vulnerable, fácil de herir. Si te sirve de ayuda puedes mirar el álbum familiar y estudiar la imagen de tu padre cuando era niño.

Cuando seas capaz de visualizarlo vulnerable, comprenderás que quizá fue víctima de su propio padre.
Sí recibió tantas simientes de sufrimiento procedentes de su padre, es comprensible que no sepa cómo tratar bien a su hijo. O sea, que te ha hecho sufrir, y el círculo continúa. Si no prestas atención harás lo mismo a tus hijos. En el instante que veas a tu padre como un niño herido, tu corazón se llenará de compasión. Al sonreírle compasivamente, empezarás a aceptar tu dolor con tu plena consciencia y tu visión interior.

Si practicas de ese modo durante varias horas o días, tu enojo hacia él se disipará. Y un día abrazarás realmente a tu padre sonriéndole y dirás:

«Te comprendo, papá, debiste sufrir mucho durante tu niñez».

Durante siglos las divisiones entre la gente, las naciones y las creencias religiosas han contribuido mucho a hacernos sufrir.

Debemos practicar para conseguir liberar esas tensiones tanto en nosotros mismos como en los demás, para poder abrirnos y disfrutar unos de otros como hermanos y hermanas.

Thich Nhat Than


Tu niño interior guarda todas tus memorias. Dile a tu niño interior “Te amo”. 
Tu niño interior te ayuda a conectarte con Dios. Es el mejor amigo que tendrás siempre.


"El que no nazca de lo alto no puede ver el Reino de Dios"
Jn 3,1-8

"El niño crecía y su espíritu se fortalecía"
Lc 1,80
Encuentras ejercicios para sanar y liberarse en esta dirección:

domingo, 7 de abril de 2013

Cómo reconocer síntomas y cómo disminuir el estrés.



Cuando experimentamos cambios en nuestras vidas, solemos sentir una mezcla de miedo y de fuerza, mientras esto no sea excesivo, nos impulsa a seguir adelante con los cambios que hemos decidido.


Lo que nos puede ayudar es respirar de manera consciente, despacio, estando atentos a nuestras reacciones corporales, auto observándonos.


sábado, 6 de abril de 2013

Hacia una Crianza consciente y respetuosa:



Relacionado con este tema, la investigadora Carmen Sandi dijo que los resultados de su estudio demuestran que "la exposición al estrés durante los primeros años de vida conduce a un aumento de los comportamientos agresivos y también a alteraciones en la actividad cerebral”


OTROS ESTUDIOS ARROJAN LOS SIGUIENTES RESULTADOS:


Quince años menos de vida.
En 2010, la U. de Ohio estudió a personas con una edad promedio de 70 años con y sin antecedentes de trauma infantil. Quienes tuvieron una niñez más adversa mostraron peor salud y acortaron su vida entre siete y 15 años.

Tres veces más riesgo de derrame cerebral en la adultez tienen las personas que han vivido traumas en la niñez, reveló un estudio publicado en 2012, en Neurology. Aunque los expertos no saben la razón, creen que el estrés intenso afecta el desarrollo normal.

Más propensas a consumir alcohol y tabaco son las personas con infancias adversas, según dos estudios independientes publicados en 2012. Otro, en tanto, dice que también estas personas están más expuestas a sufrir depresión.

http://www.latercera.com/noticia/tendencias/2013/01/659-503970-9-traumas-en-la-ninez-cambian-cerebro-y-predisponen-a-personalidad-impulsiva.shtml

viernes, 5 de abril de 2013

Conocer la historia de nuestra familia...

Nos permite comprender, Despertar y Crecer.

Cuando honramos a nuestros ancestros, aceptando tanto lo bueno y lo difícil del legado familiar, y nos ocupamos en transformar aquellos asuntos que nos hacen infelices, crecemos y evolucionamos, limpiando asi, el campo a las nuevas generaciones.


miércoles, 3 de abril de 2013

¿Quien está a cargo de tu vida hoy?


¡tu y solo tu!


Tus padres hicieron lo mejor que podían hacer con el entendimiento y la conciencia que tenían. 

No podían enseñarte nada que ellos mismos no supieran. 

Si tus padres no se amaban a si mismos, no había manera de que te pudieran enseñar como amarte. No importa que tu infancia haya sido buena o mala: ahora, quien esta a cargo de tu vida eres tu, y solo tu.

Con amor abrazo a mi niño interior. El amor es el borrador más grande que hay, borra incluso las impresiones más profundas, porque el amor cala más hondo que nada. Si las impresiones de tu niñez fueron muy fuertes. Mírate a los ojos y ámate, y ama al niño que llevas dentro. Cuida a tu niño interior. Es él quien esta asustado. Es él quien sufre. Es él quien no sabe que hacer. 

Ocúpate de tu niño. Abrázalo y ámalo y haz todo lo que puedas por satisfacer sus necesidades. No olvides hacerle saber que, suceda lo que suceda, tu estarás siempre a su lado. Nunca le volverás la espalda ni te escaparás de él. Siempre amaras a ese niño. 

Louise Hay.

lunes, 1 de abril de 2013

¿Queremos un mundo más humanizado, más amable, más amoroso...?

¿Por dónde empezamos? 

¿Qué estamos priorizando en nuestras vidas?...


"La energía que el hombre y la mujer dedican a la producción de bienes materiales aparece cuantificada en todos nuestros índices económicos. 
Pero la energía que el hombre y la mujer dedican a la producción en sus propios hogares, de niños felices, sanos y seguros de sí mismos, no cuenta para nada en ninguna estadística. 
Hemos creado un mundo trastornado"
John Bowlby


Una atmósfera amorosa en tu casa 
es el cimiento para tu vida. 
Dalai Lama

Una bella canción de John Lennon que expresa el disfrute de la maternidad/paternidad: