jueves, 31 de enero de 2013

SOBRE LA JUSTICIA


LA JUSTICIA

por Bert HELLINGER (2008)

EL AMOR DEL ESPÍRITU. UN ESTADO DEL SER.

"La energía que sustenta estas controversias no proviene solamente del deseo de sobrevivir, también surge de una necesidad común a todos los seres humanos: la búsqueda de compensar lo que dan y lo que toman, la tendencia a equilibrar ganancias y pérdidas. Algo que también conocemos como la necesidad de obtener justicia. Sólo nos tranquilizamos una vez se ha alcanzado la compensación. Por ello la justicia es para nosotros un bien muy preciado.
¿Pero lo es en todos los casos? ¿O lo es solamente en un marco limitado, cuando se trata de compensar por vía pacífica? Porque la necesidad de obtener justicia tiene consecuencias completamente distintas cuando se trata de compensar daño y pérdida.

Lo explicaré mediante un ejemplo. Cuando una persona nos perjudica, buscamos venganza. También nosotros queremos hacerle daño, como una manera inmediata de compensar. En nuestro interior surgen el deseo de sobrevivir y el de aniquilar. En parte debido a la necesidad de compensar – es este caso buscando justicia. Queremos evitar que el otro nos vuelva a hacer daño, a lastimarnos.

Por ello, cuando nos vengamos, a menudo vamos más allá de la necesidad de compensar y hacer justicia. Queremos que sufra más que lo que hemos sufrido nosotros por su culpa. Entonces también el otro busca justicia y venganza, y, el conflicto nunca se acaba.

En este caso, hacer justicia es un pretexto para vengarse. El deseo de aniquilar vuelve a abrirse paso, esta vez en nombre de la justicia.”

miércoles, 23 de enero de 2013

domingo, 20 de enero de 2013

Somos eslabón de una larga cadena de generaciones...


"Eres hijo de una cadena de millones de coitos: de uno de tus padres, y de los dos de tus abuelos, y de los cuatro de tus bisabuelos, y de los ocho coitos de tus ocho tatarabuelos"
André Comte-Sponville

jueves, 17 de enero de 2013

¿Cuál es la clave para vincularnos sanamente?

Solo cuando he aceptado tal y como son
a mi madre y a mi padre,
Solo cuando he tomado y honrado a ambos como una unidad de la cual he recibido la Vida como un regalo,
puedo aceptarme y amarme a mi mismo/a tal y como soy.

Solo cuando he aprendido a aceptarme y amarme a mi mismo/a tal y como soy, puedo amar a un otro/s.

Es el CAMINO DEL AMOR*


*Libro "CAMINO DEL AMOR", editado por San Pablo, autores: María Guadalupe Buttera y Dr. Roberto F. Ré. 2012.
En internet lo puedes solicitar en esta dirección:



¡Te lo recomiendo!

lunes, 14 de enero de 2013

Ver más allá de los accidentes...

Y leer el mensaje que ellos nos traen

Parece que algunas personas fueran “propensas a los accidentes” en tanto que otras andan por la vida sin hacerse jamás un rasguño.
Los accidentes son expresiones de cólera, que indican una acumulación de frutraciones en alguien que no se siente libre para expresarse o para hacerse valer. 
Indican también rebelión contra la autoridad. 
Nos enfurecemos tanto que queremos golpear a alguien y, en cambio, los golpeados somos nosotros.
Cuando nos enojamos con nosotros mismos, cuando nos sentimos culpables, cuando tenemos la necesidad de castigarnos, un accidente es la una forma estupenda de conseguirlo.
Puede que nos resulte difícil creerlo, pero los accidentes los provocamos nosotros; no somos víctimas desvalidas de un capricho del destino. 
Un accidente nos permite recurrir a otros para que se compadezcan o nos animen al mismo tiempo que curan y atienden nuestras heridas. Con frecuencia también tenemos que hacer reposo en cama, a veces durante largo tiempo, y soportar el dolor.
El sufrimiento físico nos da una pista sobre cuál es el dominio de la vida en que nos sentimos culpables. 
El grado de daño físico nos permite saber hasta qué punto era severo el castigo que necesitábamos, y a cuánto tiempo deberíamos estar sentenciados.
Luise L. Hay , en “Poder espiritual y salud” , Ediciones Urano.

El accidente es como una señal que algo es necesario cambiar en nuestras vidas.
Podemos mirar en nuestro interior y preguntarnos:

¿Qué me quiere advertir este accidente?
¿Qué aspecto de mi vida debo transformar?
¿A qué cambio de comportamiento me estoy resistiendo?
¿Tuve la intención de hacer daño a alguien?

domingo, 13 de enero de 2013

Integrar los excluidos

para recuperar la paz

Los adultos tenemos que ampliar nuestra mirada y ver que aquello que nos duele de nuestra sociedad, como robos, muertes, violaciones, etc etc no viene de "afuera" sino que surge de la misma sociedad... seres excluidos.... niños heridos en lo profundo de su alma que aún no pudieron sanar... Es hora de darnos cuenta de estas cuestiones humanas y que evolucionemos... cada uno desde su lugar puede aportar... comenzando a incluir en su corazón a los excluidos de su propia familia... ej abortos (espontáneos o provocados), muertes tempranas, "el loco", la puta de la familia, etc etc... todas estas formas de exclusión... Puedes dejarte llevar por el Espíritu de la Vida y Él te guiará a ver quién es ese excluido que necesita ser reintegrado al alma familiar... visualiza, míralo y dile:
"ahora te veo, tienes un lugar en mi corazón, tu también perteneces..."

Ejercicios:
http://iluminarnuestrosvinculos.blogspot.com.ar/p/ejercicios.html

Cada uno en su lugar para que el amor pueda fluir en la familia:


martes, 8 de enero de 2013

¡Maravillosos ejemplos de vidas!

llenas de amor, generosidad,  poder y coraje de vivir

Podemos vivir como mártires o como víctimas…pero ¿por qué no utilizar nuestra energía vital para crear una vida expandida, alegre, prospera y feliz?
Este video muestra los tristes efectos de las guerras, pero también nos muestra el poder del amor, en este caso de esa maravillosa mujer que asume el rol de una madre que cuida la vida; nos señala lo afortunado, feliz y empoderado que puede ser el ser humano cuando toma la vida tal como le fue dada y decide hacer algo bueno con ello.

"Los que moraban en tierra de sombra de muerte les nació una luz” Mt 4,17



«¡Si tú conocieras en este día el mensaje de la paz!»
Lc 19,41

jueves, 3 de enero de 2013

Tomar a Nuestros Padres

¡Es tomar la VIDA que nos fue regalada a través de ellos!

Meditación de Bert Hellinger:


Cerramos los ojos y volvemos a nuestra infancia.
Miramos a nuestra madre así como la mirábamos cuando eran niños.
Por ejemplo, cuando ella nos llevaba a su pecho y alimentaba, y nosotros la mirábamos a los ojos con un tremendo recogimiento.
Así la miramos una vez más, profundamente con recogimiento tomamos de ella la vida y lo que nos mantiene con vida en nuestro cuerpo y en nuestra alma. Nos llenamos de ella.
Ese movimiento del amor es un movimiento de tomar:
Mamá, yo tomo. Yo te tomo como tú eres. Yo tomo la vida que me ha llegado a través de ti tal como ella es. La tomo con amor. Tú das, yo tomo. Yo tomo todo”.

Luego miramos a nuestro padre al lado de ella.
Lo miramos como él es, exactamente con él es.
Así como es él fue nuestro padre.
Le decimos lo mismo:
“Yo tomo mi vida como ella me ha llegado a través de ti. Yo la tomo toda. Gracias”.

De pronto nos sentimos llenos de vida y ricos.
Ese tomar la vida de nuestros padres continuó durante muchos años.
Así, llenos de ellos fuimos capaces de amar a otros, capaces de derramar sobre otros el amor que nos vino de nuestra madre y nuestro padre, de derramarlo sobre todo en una pareja.

Cuando nuestro compañero, al igual que nosotros, tomó de su madre lo que ella le daba, cuando del mismo modo tomó de ella toda la vida tal como fluía de ella hacia él, y cuando tomó toda la vida de su padre y también él la derrama, entonces los dos nos constituimos en una alianza para la vida: al servicio de la vida uno para el otro, y más adelante al servicio de la vida que trasmitimos a otros.