lunes, 30 de diciembre de 2013

Ante ciertos obstáculos que se nos presentan a diario...


Hoy me sentía agobiada por ciertos obstáculos, y en ese momento me llega un mail de una sabia amiga, Nelly. Te lo comparto pues me hizo muy bien a mi, quizá a ti tambien te resulta útil.
En este tiempo de cierres y nuevas aperturas, te deseo lo mejor para el año que comienza!
¡Mis cálidos saludos y Felicidades! ¡Gracias por tomar lo que comparto con amor en este espacio!

Asi me dijo mi amiga Nelly en su mail:

Cuando tus ojos se abren al sol de la mañana, rézale a Dios asi:

"Que tus planes se desarrollen Padre, por favor dame la devoción, el desapego y el discernimiento para reconocer Tu voluntad.
Déjame seguir con celeridad Tus instrucciones y déjame olvidar mis miedos porque solo Tú llevarás a cabo tu misión a traves de este cuerpo”.

Queridisima, libérate y simplemente entrégate en Sus manos cada momento del dia. Él estará alli.

Muchas gracias querida Nelly! llegó tu mensaje en el momento justo!

¡Estamos siendo guiados y conducidos por Dios! GRACIAS! POR FAVOR! SI!

domingo, 15 de diciembre de 2013

A mi amado esposo Richard, en nuestro aniversario: Te volvería a elegir...

Amarte es esa tarea diaria que ha cambiado mi vida para bien!
"Sí... Gracias..."

Llamaradas de enamoramiento. Brasas de amor maduro.

Nuestro amor se hizo fuego y provocó el incendio.

Y el viento de los conflictos agigantó las llamas.

Es maravilloso estar casados.

Te volvería a elegir.

Te vuelvo a elegir.

Sigamos Richard…

Caminemos juntos…

Que el Amor nos guía.

lunes, 9 de diciembre de 2013

Padres y/o madres ausentes...

En una entrevista le preguntaron a Alejandro Jodorowsky qué era más dañino, si la falta del padre o de la madre, y él respondió:
❝Las dos ausencias dañan igual. Se diría que la madre ausente es lo peor, la clásica herida que no se puede sanar.
Pero he visto sufrir a tantos hombres y mujeres por la falta de sus padres, que no lo creo.
A un padre ausente lo buscas toda la vida y de todas formas.
He visto mujeres que han tenido un padre ausente y siempre han tenido parejas que viven lejos, amantes ausentes para repetir el modelo.
Pero, además, hay otro problema que se genera con esto, porque muchas mujeres aprenden a mirar el mundo con los ojos de su madre, y si ésta odia la figura paterna, nunca van a confiar en los hombres.
Y si se trata de un hijo criado bajo estas condiciones, será un hijo que tratará de quedarse siempre como un niño, porque pensará que al crecer se convertirá en el hombre que la madre desprecia❞.

Por otro lado, una mujer en Twitter le preguntó a Alejandro: "Me autocuestiono y soy muy aprensiva respecto mis hijos ya treintañeros. ¿Cómo superarlo y decretar su pleno bienestar y el mío?" Y él le contestó: "Padre ausente, madre invasora. Deja en paz a tus hijos. Libres de tus fantasmas podrán ser lo que ellos quieren y no lo que deseas que sean"

"Cuando el padre no está presente en la crianza de los hijos, la madre ha de asumir los dos papeles (el papel de padre y el de madre) y eso provoca que adquiera un papel invasor.
Más tarde el hijo (ya cuarentón) puede decir: “me llama por teléfono cinco veces al día. No respeta mi intimidad, entra en mi casa y en mis espacios como si fueran suyos. Me siento invadido…¿qué puedo hacer?"

¿Y que acto psicomágico recomienda Alejandro?

❝Debe poner en su casa una fotografía de la madre en un cuadro plateado y con una verja (red metálica) para que no escape. Delante del cuadro, como en un pequeño altar siempre tendrá un pequeño platito donde todos los días pondremos algo de comida a la madre invasora. Al darle un sitio a la misma dejará de molestar. Después esa comida se la damos a los pájaros
Es lo mismo que se hace con los iconos de las divinidades en la India, se les concede un lugar en la casa y se les ofrece comida. De esa manera se mantienen bajo control".

Puedes visitar esta página si deseas hacer ejercicios liberadores:
http://iluminarnuestrosvinculos.blogspot.com.ar/p/ejercicios.html

jueves, 5 de diciembre de 2013

Amor es nuestra esencia más íntima. Es lo que somos.

"Amar es ser uno. Amar es apreciar. Amar es estar "con". Amar,es estar en comunión con alguien o con algo.

Amar es estar unido a lo que existe. Amar es estar mezclado en el todo.

Amar, es darse cuenta de que somos de la misma naturaleza que la persona que comparte nuestra vida, que somos de la misma naturaleza que el refugiado en la frontera de cualquier país, y que también somos de la misma naturaleza que el que lo rechaza o lo oprime.Porque Amar es ya no encontrar nada extraño en el mundo, porque reconocemos en cada cosa nuestra esencia íntima.

Amar es ver en los ojos del verdugo asi como en los de la victima, el mismo deseo de vivir. Amar, es sondear la profunda alegría que sostiene todo lo que es. Amar, es sentir el gran impulso creador que anima cada célula de nuestro ser, y que busca su expresión plena y entera en un regreso al Amor,en un regreso a la felicidad,en un regreso al éxtasis.

El Amor es nuestra esencia más íntima. Es lo que somos , ese vasto movimiento creador, alegre y majestuoso. Es lo que olvidamos que habíamos sido. Es nuestro comienzo, nuestro durante y nuestro futuro. El amor es nuestra alegría y nuestra pena.

Somos libres de tomar el tiempo necesario para despertar a esa realidad, puesto que estamos ya en el Amor y no hay nada que censurarle a nuestros juegos, a nuestros vagabundeos y a nuestras complacencias. A través de ellos solo nos revelamos a nosotros mismos las leyes del universo.

Solo estamos aprendiendo una a una las lecciones del Amor. Solo nos estamos dando cuenta de que el sufrimiento es un instrumento de alegría."

Guy Corneau

jueves, 28 de noviembre de 2013

¿Porqué los sistemas educativos siguen manteniendo algo que no satisface las reales necesidades de las personas?


Cada vez uno se da más cuenta de que el 99% de lo que le enseñaron en el colegio no servía para nada… ¿Quien ha vuelto a hacer una raíz cuadrada después de terminar el secundario? ¿Para qué hemos usado la tabla de equivalencias?... y las listas podrían continuar…

En cambio, ¿nos preparan para afrontar los desengaños amorosos, los desengaños de amigos, las crisis de la vida…? nos preparan para aprender a vivir en el momento presente que es lo único real que tenemos?, ¿nos preparan para que cada uno lleve su kit interno de conocimiento de sí mismo y desarrollo personal? No. Evidentemente es hora ya de cambiar nuestro sistema educativo.

martes, 26 de noviembre de 2013

Algunos aspectos del Amor entre el hombre y la mujer

Por Bert Hellinger

Amor y orden en la pareja

Del amor o del orden ¿cuál es el más valioso, el más importante? ¿Cuál viene primero? Muchos creen que si aman lo suficiente, todo encontrará su lugar. Muchos padres por ejemplo piensan que si aman a sus hijos lo suficiente, pues se desarrollaran como se lo imaginan. Sin embargo, a menudo se quedan decepcionados a pesar de su amor. Aparentemente el amor sólo no es suficiente.

El amor tiene que integrarse a un orden. El orden precede el amor. Esto es lo que vemos en la naturaleza: un árbol crece según un orden contenido en él. No es posible cambiarlo. Sólo dentro de este orden puede crecer el árbol. Ocurre lo mismo con el amor y las relaciones humanas: sólo dentro de un orden puede el amor florecer. Este orden es una precondición, un prerrequisito al amor. En cuanto conocemos algo de los órdenes del amor, nuestras relaciones y nuestro amor tienen mayor posibilidad de expandirse plenamente.

El primer orden del amor en una pareja pide que el hombre y la mujer, aunque sean distintos, se consideren iguales. Cuando reconocen esto, su amor tiene más probabilidades de ser logrado.

El segundo orden consiste en el equilibrio entre dar y tomar. Cuando uno de los dos tiene que dar más, se altera la relación. Ella precisa de este equilibrio. Cuando el requisito de esta armonización entre dar y tomar se junta al amor, el uno en la pareja, al recibir del otro le devuelve un poco más que lo equivalente. Así es como crece el intercambio entre ellos y, conjuntamente, la felicidad para los dos.

Esta necesidad de equivalencia vale también para lo negativo. Cuando uno en la pareja le hace daño al otro, surge en el otro la necesidad de dañarle también. Se siente herido. De ahí nace su creencia de tener derecho a herirle a su vez. Esta necesidad es irresistible.

Muchos de los que han sufrido una injusticia se sienten el derecho de provocar lo mismo. A la necesidad de compensación se agrega algo más: la impresión que el haber sufrido una herida me da derechos especiales. Entonces uno se autoriza no sólo a devolver el daño sino a incrementarlo. Aquel que lo recibe, de la misma forma lo devolverá con algo más. Así es como crece en una relación el intercambio de daño. En una relación así, en vez de la felicidad aumenta la infelicidad. Podemos reconocer la calidad de una relación en que el intercambio del dar y tomar se ubica en lo negativo o en lo positivo.

La pregunta es ¿Cuál sería aquí la solución? La solución sería pasar del intercambio en lo negativo al intercambio en lo positivo nuevamente. ¿Pero cómo puede esto lograrse? Hay un secreto: uno se venga del otro con amor. Quiere decir que uno le hace daño- pero un poco menos de lo que ha recibido. Entonces se detiene el intercambio en lo negativo y puede empezar otra vez un dar y un tomar en lo bueno.

Esto es un componente importante de los órdenes del amor. Si se conoce y luego se hace uso de ello, pueden cambiar para bien muchas cosas en las familias.

Un orden más del amor requiere atención, ya que su olvido conlleva efectos de profundo alcance.

Una mujer que se ve superior a su madre no puede estimar a los hombres. Tampoco les puede entender ni les necesita en el fondo. Generalmente, cuando se siente superior a su madre, esto quiere decir: soy la mejor mujer para mi padre. Ya tiene a su hombre y no precisa de ningún otro. ¿Cómo llega una niña a ser mujer para luego estimar a un hombre y tomarlo? Pues cuando se coloca al lado de su madre, como la más pequeña.

Evidentemente, esto vale también para los hombres: un hombre que no estima a su padre y piensa que él es mejor para su madre, no puede estimar a la mujer. Él ya tiene la suya y no precisa de otra. ¿Cómo llega un varón a ser hombre, a estimar a una mujer y a tomarla? Pues colocándose al lado de su padre, como el más pequeño. Así es como el hombre aprende con su padre a tener consideración hacia la mujer y la mujer aprende con su madre a tenerle consideración al hombre.

¿Qué pasa cuando un hombre, hijo de su madre se casa con una mujer, hija de su padre? El hijo de la madre no es disponible para su mujer y la hija de su padre tampoco lo es para su marido. Se dan poca estima mutua. Por esto se tiene que conseguir primero el orden en sus familias de origen, hasta que el hombre pueda tomar a su padre y la mujer a su madre.

Fuente: Revista independiente Hellinger. Marzo 2006


Volverse adulto

Y dejar atrás la victimización y proyección hacia otros
El estado de "víctima" es cómodo; pero hay que saber que desde ese lugar de impotencia la vida no puede hacer más que empeorar.
Culpar afuera debilita, quita energía vital.
Asumir, hacerse cargo, posibilita la transformación. 

Cuando una actitud de otro nos hace sentir mal, en vez de culpar y proyectar afuera, podemos aprovechar para reconocer nuestro interior, y preguntarnos:
-¿Qué es lo que toca en mi interior cuando esta persona tiene tal actitud?
-¿Qué me pasa a mi con esto que pasa afuera?
-¿Cómo estoy yo en esto que pasa...........? por ejemplo si es violencia, observo cómo estoy yo mi misma/o con la violencia: ¿la reconozco en mi?, ¿qué hago con ello?... asumo mi parte, me hago cargo, de eso se trata volverse protagonista, adulto responsable.
Si nos quedamos culpando a este otro de lo que sentimos ante su conducta, nos perdemos la lección y al tiempo aparecerá un “otro” que active esa parte nuestra (tbien puede ser heredada de nuestro árbol genealógico) que requiere ser mirada, elaborada.
Volverse adulto implica hacerse cargo de sí mismo, dejando poco a poco la victimización y proyección, para convertirnos en protagonistas de nuestra propia vida. Esto es "empoderarse" => asumir el propio poder.

Trabajo Personal
Cuando algo te molesta de un otro, puedes aprovechar la situación para purificarte, crecer, evolucionar; ¿cómo? eligiendo ser 100% responsable, asumiendo tu poder interior. 
Respira profundamente, te entregas con humildad a Algo Más Grande:
"Por favor, libera las memorias de miedo, dolor, rechazo, abandono, exclusión, ................................, de mi propia vida, la de mi familia, de la familia humana, que atraen esta situación a mi vida hoy.... 
Gracias, 
Por Favor, 

Si...

Ahora elijo la Vida...
Elijo Vivir FELIZ, SAN@ y EXITOS@...

Gracias, Si...

 Recordemos:
Todo tiene un propósito: CRECER en CONCIENCIA, RE-CONECTAR con NUESTRA ESENCIA, con nuestro REAL ORIGEN.
Al asumir en mi lo que veo afuera, esto va mutando, y como es una memoria que pertenece al inconsciente colectivo, todos vamos entrando en esa transformación... pues estamos todos conectados! 
¡Adelante! estamos todos madurando, en un proceso de evolución.
Lo opuesto a la actitud de "víctima" es la del agradecimiento a todo como es. 
Y el agradecimiento atrae felicidad.
Busca motivos para dar gracias a la Vida! y recibirás lluvia de bendiciones! 

Fuentehttp://iluminarnuestrosvinculos.blogspot.com.ar/2014/08/para-liberar-las-memorias-de-dolor-en.html

¿Quieres escuchar audios que ayudan a Despertar y Crecer? en el sig. link:
http://videos-despertarycrecer.blogspot.com.ar/

Ejercicios Liberadores: http://iluminarnuestrosvinculos.blogspot.com.ar/p/ejercicios.html

Librerías virtuales para adquirir los libros de M. Guadalupe Buttera:
https://sanpablo.com.ar/comprar/advanced_search_result.php?search_in_description=1&keywords=buttera&Buscar=Buscar

https://www.morebooks.de/store/es/book/vivir-desde-el-coraz%C3%B3n/isbn/978-3-639-52180-1


martes, 19 de noviembre de 2013

Para liberarnos de las expectativas de nuestra madre hacia nosotros

Visualizas a tus padres delante de ti.
Miras a tu madre con amor adulto y respeto, y si percibes que ella espera algo de ti que es demasiado, por ejemplo que te hagas cargo de ella o asumas algo por ella (esto es inconsciente), le miras y le dices: “No… Yo soy yo y tú eres tú… Yo por mi y Tu por ti…”.

Luego miras a tu padre, tomas con firmeza la energía masculina que viene de tu padre, él te empuja para que vayas hacia la vida, y tú te giras y miras hacia adelante, hacia la vida.



Encuentras más ejercicios liberadores en la pestana "Ejercicios" de este blog.
http://iluminarnuestrosvinculos.blogspot.com.ar/p/ejercicios.html

martes, 12 de noviembre de 2013

¿Cómo me relaciono con mi agresividad?

La agresividad es una reacción de supervivencia frente a un abuso. La agresividad es el disfraz de un gran dolor que busca ser reconocido, elaborado, y aceptado como parte del destino.

Algunas personas se paralizan o sienten miedo ante la agresividad de otros. A otras personas les sucede que la agresividad les desborda. En ambos casos es necesario trabajar para poder aprender a vincularnos con nuestra agresividad, a veces vivida en nuestra propia historia; y otras, podría ser heredada de nuestros ancestros. Por ejemplo, si existió agresividad entre mis padres, si uno de ellos no se atrevió a enfrentarla, si uno no se supo defender, etc. Estas cuestiones nos marcan desde pequeños y marcan nuestro estilo de relacionarnos con la agresividad.

Cuando reprimimos nuestra agresividad, cuando no sabemos gestionarla, es posible que aparezcan personas que se abusen de nosotros (emocionalmente o de otras formas). Estas personas están al servicio de nuestro aprendizaje, se presentan ante nosotros para que aprendamos a reconocer y reconectar, desde un nuevo lugar, con nuestra agresividad.

Cuando damos rienda suelta a nuestra agresividad y agredimos a otro/s, más tarde, nos vamos a terminar agrediéndonos a nosotros mismos, con sentimiento de culpa (inconsciente generalmente) generaremos depresión, algún fracaso, accidente, síntomas físicos, enfermedad, etc.

Ahora bien, ¿cómo puedo permitir que mi agresividad tenga el lugar que necesita en mí? La agresividad de nuestros ancestros ha permitido nuestra supervivencia, y por ello es necesario darle su lugar, agradecerle y honrarle. La agresividad es una reacción de supervivencia frente a un abuso. La agresividad es el disfraz de un gran dolor que busca ser reconocido, elaborado, y aceptado como parte del destino.

Ejercicio: Busco un lugar donde pueda estar tranquilo/a, centrado/a, y visualizo en frente a mi agresividad. En un lugar estoy yo y en frente mi agresividad (puedo representarla con un almohadón o un papel).

Durante un minuto me pongo en el lugar de la agresividad, espero a ver qué se siente, percibo mi cuerpo, me permito hacer los movimientos que sienta en mi cuerpo.

Vuelvo a ponerme en mi lugar, y si siento que es necesario, vuelvo a ponerme en el otro lugar más tiempo.

Luego, desde mi lugar, digo a la agresividad: “veo el dolor que está detrás de ti”; y me dejo llevar por el movimiento que vaya surgiendo.

Si he logrado abrazar mi agresividad, disfruto de la fuerza vital que surge de allí. Si aún no pude unirme a ella, dejo pasar unos días y retomo el ejercicio hasta poder tomarla como parte de mí.

Encuentras más ejercicios  liberadores en el siguiente link:

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Enfermedad. Psicogenealogía y Antepasados Familiares


Extracto del libro : "MIS ANTEPASADOS ME DUELEN: PSICOGENEALOGIA Y CONSTELACIONES FAMIL IARES", de PATRICE VAN EERSEL; CATHERINE MAILLARD , OBELISCO, 2004

“La idea de que nuestros destinos puedan estar determinados por la historia de las generaciones anteriores es muy antigua. Las primeras terapias inventadas por el hombre lo atestiguan. La medicina china o la africana, a diferencia de la medicina occidental, contemplan la enfermedad dentro de un contexto familiar genealógico"

¿Por qué tengo hepatitis?

★ La respuesta de la medicina occidental es: por un virus y una mala alimentación. Los curanderos chinos o yorubas ofrecen unas explicaciones que restablecen el orden en el mundo, ya sea por un demonio que nos quiere mortificar o porque hemos perturbado el orden cósmico ocupando un lugar que no nos correspondía y habiéndonos olvidado de honrar a nuestros antepasados. El curandero sabe una cosa que el médico ignora: la ley genealógica y la relación con los antepasados definen en gran parte los lazos, los derechos, los deberes y las identidades que estructuran al ser humano en su cultura y su biografía. El curandero también conoce las palabras y los rituales que le permitirán conjurar la presencia, al fantasma (un antepasado desgraciado o que deshonró a su familia), sinónimo del desorden inconsciente que se puede transmitir de generación en generación.”

✚ ¿Cuál es la función del hígado?

✳ El hígado es un órgano encargado de múltiples funciones, es como un gran laboratorio dentro de nuestro cuerpo: participa en la digestión, en la composición de la sangre, produce y almacena energía y, actúa como desintoxicante. Incluso en los tres primeros meses de gestación cumple la misma función que realizará en adelante la médula ósea.

✚ ¿Qué se sabía de este órgano en la antigüedad?

✳ La astrología médica realiza una analogía entre el hígado, como órgano de mayor tamaño en el cuerpo humano, y Júpiter que es el planeta de mayor tamaño en el Sistema Solar sin contar con el Sol. Recordemos que una analogía es una correlación entre términos de dos o más sistemas.

En la antigüedad se consideraba a Júpiter como el “benéfico mayor”. Si habláramos de un coche, sería el acelerador que controla los procesos de regulación intestinal y los procesos de expansión y engorde.

✚ ¿Qué es lo que afecta al hígado?

✳ Los excesos pueden desencadenar graves patologías en el hígado: exceso de comida, de alcohol, de drogas, las ansias desmesuradas de expansión, etc. Cuando existe un exceso es porque tenemos dificultades para valorar, ¿qué es beneficioso y qué es perjudicial? Un exceso puede ser indicador de de un sentimiento de separación, de un super ego muy desarrollado.

✚ ¿Alguna otra cosa sobre el hígado?

✳ El hígado parece gestionar nuestros sentimientos, la principal emoción asociada al hígado es la cólera. Algunos consideran que este órgano es la sede de la rabia y de las emociones primitivas. Las afecciones hepáticas como la hepatitis y otras más graves, son la consecuencia de haber reprimido durante mucho tiempo el enfado, la tristeza y la amargura. Cuidar el hígado es también cuidar el hábito a quejarse y dejar el mundo de la crítica…

✚ ¿Cómo puedo cuidar este órgano tan importante?

✳ Cuidar el hígado significa plantearme en que me estoy excediendo. Si el exceso se centra en el consumo de alguna droga, es que inconscientemente me quiero anestesiar para no sentir. Frecuentemente nos evadimos, evitamos enfrentarnos a lo que nos duele, y las heridas más profundas se hallan en el seno de las relaciones familiares primarias. El alcohol se toma equivocadamente para desinfectar el alma, cuando sería mejor plantearse por qué está mi alma enferma. El análisis del árbol genealógico nos ayudaría a ver de una manera clara que focos abiertos de dolor hay en el alma familiar que compartimos con todos nustros ancestros. Si el exceso es en grasas, debemos investigar la razón de ese acumular simbólico ¿qué tememos que nos falte? ¿qué nos faltó en la infancia, cómo repartieron nuestros padres el territorio simbólico de que disponían para sus hijos? La respuesta a la pregunta ¿qué tipo de carencia padezco?, nos dará la pista que nos guíe hacia ser consciente de porque nos excedemos en ingestas que perjudican nuestro hígado y por lo tanto a nuestra salud.

★ Cuidar el hígado, con sus múltiple conexiones, con el cordón umbilical, el corazón, el intestino…, y como gestor de nuestras emociones almacenadas, es aprender a comunicarnos de forma asertiva.

Hay un equilibrio, un punto equidistante entre la represión de los sentimientos y la agresión verbal y entre la carencia y el exceso. En ese punto está la zona en la que un hígado permanece sano de por vida.
___________________________________

Extracto del libro “Mis antepasados me duelen”

Si te interesa el tema, en el siguiente enlace encontrarás el libro:

http://www.slideshare.net/loan005/mis-antepasadosmeduelen

lunes, 4 de noviembre de 2013

Sobre la Vida

TODO PROCEDE DE DIOS
Y A DIOS SE ORDENA
Texto de Bert Hellinger, de la Revista independiente Hellinger , Diciembre 2009
¡Oh vida! ¿De dónde vienes? ¿A dónde vas?

Nos sentimos vivos y a la vez sabemos muy poco de la vida. Nos preguntamos a veces de dónde viene y adónde va. A veces decimos que nos viene dada por los padres. Pero ellos, ¿de dónde la tienen? ¿Acaso la reciben para transmitirla más lejos?
Ellos la recibieron de sus padres, y ellos a su vez de sus padres. Aparentemente, la vida en su plenitud atraviesa los seres vivos individuales. Llega desde muchas vidas atrás, nos penetra, así como a otros seres vivos, y se adentra en el futuro. ¿Poseemos nosotros la vida? ¿Acaso nos pertenece? ¿Quién vive nuestra vida entonces?

Detrás de cada vida, percibimos una fuerza conductora y conocedora. Sólo nos queda estar presentes en cada momento, porque una fuerza sabia nos mantiene en vida, en un increíble juego de movimientos que nos permiten estar vivos.

¿De dónde surge esta fuerza? ¿Adónde se dirige? ¿Tiene sentido cavilar sobre aquello cuando, en cada instante, percibimos en nosotros esta fuerza obrando? En cada momento, tenemos la vida en su plenitud.
¿Adónde vamos pues, al estar en vida? ¿Estamos acaso en sintonía con esta fuerza creadora? ¿O nos alejamos de ella perdiéndonos en nuestros sueños, lejos de la realidad de la vida plena en el instante de ahora?

Algunas personas buscan un sentido a la vida. ¿Dónde puede estar sino en el ahora? Ahora es la vida, ahora se hace presente en su plenitud. De ahí que se trata de vivir la vida ahora.

Otras personas quieren mejorar algo de sus vidas. ¿Qué se puede mejorar, si estamos en sintonía con nuestra vida? Se trata de encontrar ahora la plenitud de la vida a través de sus movimientos.
Casi todos nuestros problemas surgen de alejarnos de esa referencia directa.
En el fondo se trata de que podamos, cuando nos apartamos del presente para ir hacia esquemas de cómo tiene que ser la vida, regresar a sus raíces, a la esencia de la vida del ahora, así como la experimentamos en el instante y que nos guía hacia la plenitud de la vida.
¿Qué ocurre cuando soltamos con amor a alguien que quiere tomar posesión de nuestra vida? ¿Qué ocurre en ese momento con su vida? ¿Qué ocurre con nuestra vida?
¿Acaso poseen su vida aquellos a los que estamos apegados, a los que nos aferramos para nuestro beneficio? ¿Esperamos de ellos que vivan nuestra vida?
Al revés, cuando otros viven prendidos de nosotros, aferrados a nosotros, ¿acaso poseen su vida? ¿O esperan de nosotros que vivamos sus vidas? ¿Dónde está entonces nuestra conexión con estas fuerzas portadoras que llevan en sus manos nuestras vidas y las de los demás? Conectados con ellas, nos sentimos libres para nuestra vida y los demás también libres para la suya.

La madre
La vida nos viene en primer lugar de nuestra madre. Así como tomamos a nuestra madre, así tomamos la vida. Lo que tengamos como recriminación hacia nuestra madre, lo tenemos como recriminación hacia nuestra vida. Todo aquel que da la espalda a su madre, da la espalda a su vida. De ahí que nuestra vida se logra primeramente en nuestra relación con nuestra madre.
Todas las relaciones posteriores, incluyendo las relaciones de pareja, reflejan la relación original con la madre. Por eso, resulta poco provechoso trabajar directamente sobre una relación si no hemos antes encontrado a nuestra madre en un nivel profundo y pleno.

Meditación: yo tomo
Cerramos los ojos y retrocedemos a nuestra infancia. Miramos a nuestra madre, así como la hemos mirado como niño cuando nos amamantaba, sujetados a su pecho, con la mirada puesta en sus ojos, con increíble adoración. Ahora, la miramos de nuevo de esta misma manera, tomando de ella la vida y lo que nos permite seguir vivos y llevándolo hacia la profundidad de nuestro cuerpo y alma, con toda devoción. Nos llenamos de ella.
Este movimiento de amor es un movimiento de tomar: “Mamá, tomo. Te tomo tal como eres. Tomo la vida que a través de ti me ha alcanzado, tal como es. La tomo con amor. Tú das y yo tomo. Lo tomo todo”.
Luego, miramos a nuestro padre a su lado. Lo miramos tal como es, exactamente tal cual. Así como es, se ha hecho nuestro padre. Le decimos lo mismo: “Tomo mi vida tal como me ha alcanzado a través de ti. La tomo entera. Gracias”.
De pronto, nos sentimos enriquecidos y llenados por la vida.
Ese tomar de la vida de nuestros padres ha durado muchos años. Llenos gracias a ellos, hemos sido capaces de amar a otros, capaces de dejar rebosar el amor recibido de nuestra madre y de nuestro padre hacia otros, sobre todo hacia una pareja.
Si nuestra pareja, igual que nosotros, ha tomado de su madre lo que ella le ha dado; si nuestra pareja, de la misma forma, ha tomado la vida toda tal como ha fluido de su madre hacia ella; si nuestra pareja ha tomado de su padre la vida plena de modo que ella también desborda, entonces nos encontramos mutuamente para una alianza de vida, al servicio de la vida el uno para el otro, y ulteriormente al servicio de la vida, que transmitimos a los hijos.

La seriedad de la vida
Eso es con respecto a la seriedad de la vida. Hay gente que opina que la seriedad de la vida está en la muerte. Pero la seriedad de la vida está en el amor total, un amor en el que cada cual encuentra su sitio.
En cuanto alguien está excluido de mi amor, me excluyo de mi propia vida. Esto es lo serio: el amor para todos, tal como son. Cuando algo interfiere en eso, cuando alguien es excluido hasta el punto que a veces no puede quedar en vida, comienza un movimiento de vida que va más allá de esta vida.

martes, 22 de octubre de 2013

Sobre la pareja:


Suelo pedir a los miembros de la pareja que digan interiormente una frase. 
El hombre la dice internamente a la mujer y la mujer la dice al hombre. 
Esta frase es: ”Te quiero y quiero lo que te guía y lo que me guía tal y como nos guía.” 
Aquí acaba la necesidad de control sobre el otro y también el temor a ser acaparado. 
Porque ambos miran entonces más allá de la pareja y ven algo mayor.

Revista Hellinger
Junio 2007


Las tres palabras claves del amor en la pareja son: 

sí, gracias, por favor.
, te quiero y te tomo tal y como eres, 
Gracias por ser como eres, gracias por todo lo que me has dado,  
Por favor, te necesito.
Bert Hellinger

miércoles, 16 de octubre de 2013

"Nuestros cuerpos interactúan con el universo"

Christian Boukaram, oncólogo, especialista en física nuclear.

Ciencias como la epigenética y la física cuántica sacuden los fundamentos de la vida que creíamos conocer.

Empecemos por analizar lo que somos.
Los átomos forman la totalidad del mundo físico que conocemos, incluyendo cada célula de nuestro cuerpo. El núcleo del átomo lo forman protones y neutrones y a su alrededor giran los electrones.

¿Como un sistema planetario?
Sí, y como en el sistema solar una enorme distancia separa los electrones del núcleo; eso significa que el mundo material se compone principalmente de vacío.

Entonces nosotros también estamos constituidos principalmente de vacío.
Rotundamente sí. Y recientemente se ha descubierto que en el interior del átomo existen otras partículas subatómicas formadas por pequeñas cuerdas de energía que vibran (teoría de las cuerdas), es decir que no estamos formados por partículas físicas: La materia parece ser una ilusión.

Eso nunca lo he entendido.
Ya lo dijo Einstein: el mundo físico no es sino una manifestación del mundo inmaterial. Emociones y pensamientos generan ondas que pueden materializarse en el mundo físico. Piense en los nuevos videojuegos que se controlan con la mente: el casco de electrodos sirve como una interfaz para convertir la información mental en órdenes.

¿Qué nos dice la epigenética?
Que el ADN de las células se adapta al entorno (bioquímico, social, ambiental, emocional, electromagnético...), de manera que podemos modificar nuestro ADN, porque el entorno inmediato de nuestras células somos nosotros mismos.

¿Somos un micromundo?
Vemos nuestra piel como algo sólido que nos separa de lo demás, pero en realidad nuestras células, átomos, piel y cuerpo interactúan con el universo.

Muy poético. ¿Puede explicármelo?
Todo, materia incluida, se compone de haces de energía que vibran. Las vibraciones son información codificada organizada en sistemas. Las moléculas forman la célula, las células, órganos; los órganos, sistemas (locomotor, digestivo, respiratorio), y los sistemas, el ser humano. Los humanos forman poblaciones que componen el planeta, los planetas forman el sistema solar, los diferentes sistemas solares forman galaxias...

¿Como muñecas rusas?
Exacto: cada pieza del universo ya contiene en sí misma el mundo en el que se refleja a pequeña escala. Somos un todo y todo está interconectado. De hecho, la física cuántica ha demostrado que nuestros más pequeños componentes se comunican entre sí con el resto del universo al mismo tiempo. Es el fenómeno del entrelazamiento cuántico.

¿Pero de qué nos sirve comprenderlo?
Los sentidos nos crean la ilusión de que vivimos en un mundo material, y así nos convertimos en prisioneros de ese mundo construido por nosotros mismos y perdemos capacidades esenciales como la de regenerarnos.

Es teoría.
El doctor Meryl Rose injertó en salamandras tumores cancerosos y luego amputó los miembros enfermos. Las extremidades volvieron a crecer a los pocos días y no quedaba ni rastro de células negativas. Hay una fuerza transmitida a través de los nervios que actúa milagrosamente y cura el cáncer.

Hay muchos científicos investigando ese tema, puede que algún día...
Otro fenómeno interesante es la resonancia: cuando se tañe la cuerda de una guitarra las otras vibran con la misma frecuencia sin que nadie las toque. La resonancia es un medio de comunicación instantáneo. Transmitimos nuestros pensamientos a nuestras células por ese principio, y eso afecta a nuestro entorno y a todo nuestro cuerpo, incluido el ADN.

¿Qué otras informaciones debemos incorporar?
La glándula pineal es nuestro reloj interno, nuestro detector de luz: después de haber estado expuestos a la luz, segrega melatonina, la hormona reguladora del sueño. Es decir que lo que regula la producción de la hormona, una molécula, es la luz, lo inmaterial.

El cáncer es una enfermedad multifactorial.
Pero las características determinantes que nos predisponen al cáncer son la desesperación y la represión de las emociones. Para prevenirlo deberíamos aprender a tomarnos las cosas mucho menos en serio. Gestionar la mente es probablemente la mejor protección contra el cáncer.

¿Cuáles son sus conclusiones?
La célula también reacciona al sufrimiento según un modo de supervivencia. El cáncer se produce cuando el equilibrio celular está en peligro. Ahora sabemos que el mundo físico es la punta del iceberg de un mundo esencialmente inmaterial. Pero el ego, que controla el funcionamiento social, nos impide comprenderlo en su amplitud. Fíjese...

Dígame.
Es interesante observar que las células cancerosas, desligadas de su entorno, se comportan de manera similar al ego.

Fuente: 
http://www.lavanguardia.com/lacontra/20130807/54379235334/nuestros-cuerpos-interactuan-con-el-universo.html
¿Quieres escuchar audios que ayudan a Despertar y Crecer? en el sig. link:



domingo, 13 de octubre de 2013

Cuando yo amo, busco el amor. Cuando lo encuentro, lo comparto

“Amar es obtener para compartir. Cuando yo amo, busco el amor. Cuando lo encuentro, lo comparto enseguida. No solo lo comparto con mi pareja, si no también con su familia, con la familia que formamos juntos, con los amigos, etc… El amor no compartido no existe, es una neurosis, un egoísmo, una locura. Yo busco el amor de dos para compartirlo y ser entonces una luz en el mundo.”
Alejandro Jodorowsky, en “La sabiduría de los cuentos”

viernes, 11 de octubre de 2013

El mundo nos ve y nos percibe en función de la manera en que nosotros nos sentimos a nosotros mismos.

Hasán hombre rico y poderoso, abandonó su fortuna y su rango para estudiar con el maestro Abdul Efendi. A pesar de todo el trabajo y de la evolución que llevó a cabo al lado de Abdul Efendi, este observó que no se liberaba de su orgullo defecto que le venía de la muy elevada posición que ocupaba con anterioridad. Abdul Efendi decidió darle una pequeña lección. Le llamó y le dijo:
-¡Ve al mercado y tráenos cuarenta kilos de tripas de cordero! ¡Pero debes traerlas cargando sobre tu espalda!
Hasán se fue al punto hacia el mercado, que estaba situado en el otro extremo de al ciudad. Una vez allí, compró las tripas y las cargó sobre sus espaldas. Sanguinolentas como estaban, no dejaron de mancharle de la cabeza a loso pies y fue en ese lamentable estado en que se vio a atravesar media ciudad a fin de hacer entrega de su cargamento. Como era conocido como un hombre muy rico, cada transeúnte con que se topaba le hacía pasar un verdadero suplicio. Por más que trataba de no parecer preocupado, sentía una profunda humillación.
A su llegada el maestro le ordenó que llevara las tripas a la cocina para que prepararan con ella una sopa para toda la hermandad, pero el cocinero anunció que no tenía el caldero lo bastante grande que pudiera contener semejante cantidad de despojos.
-¡Eso no es ningún problema! – repuso el maestro mirando a su discípulo. -¡Ve a ver al charcutero de la hermandad y pídele que nos preste un caldero!
Y Hasán, totalmente manchado como iba de la cabeza a los pies, se vio obligado a dirigirse al establecimiento del charcutero, que estaba situado al otro extremo de al ciudad.
De nuevo cada transeúnte que se cruzaba en su camino sometió su orgullo a dura prueba. Mortificado por tanta humillación, trajo el caldero a la cocina y acto seguido fue a limpiarse. Un poco más tarde, el maestro le llamó y le dijo:
-¡Ahora, vuelve hacer el camino del mercado y pregúntales a todos los transeúntes con los que te cruces si han visto a algún hombre llevar un montón de tripas sobre sus espaldas!
Él hizo la pregunta a todas las personas con las que se cruzó y todas ellas le respondieron negativa o muy evasivamente: nadie había visto a ese hombre y las que lo habían visto no se acordaban ya de su cara.
De vuelta a la hermandad, el maestro le pidió que repitiera la experiencia a lo largo del camino del charcutero. También allí el resultado fue idéntico. Nadie se había fijado en un hombre manchado de sangre que llevaba un caldero.
Cuando Hasán informó a Abdul Efendi del resultado de su pesquisa, éste observó:
-Como ves, nadie te ha visto. Tú creías que la gente se fijaba en tu vestimentas, pero no era así. Eras tú quien proyectabas tú mirada en los demás.
Esa misma noche, el maestro dio una gran fiesta y convidó a sus invitados a tomar la sopa diciendo:
-¡Probad con nosotros esta noche la sopa de la dignidad y de la grandeza de Hasán!
Alejandro Jodorowsky, en “La sabiduría de los cuentos”

domingo, 6 de octubre de 2013

El sol y el viento discutían para ver quién era el más fuerte...

El sol y el viento discutían para ver quién era el más fuerte.
El viento decía: ¿Ves aquel anciano envuelto en una capa? Te apuesto a que le haré quitar la capa más rápido que tú.
Se ocultó el sol tras una nube y comenzó a soplar el viento cada vez con más fuerza, hasta ser casi un ciclón, pero cuanto más soplaba tanto más se envolvía el hombre en la capa. Por fin el viento se calmó y se declaró vencido.
Y entonces salió el sol y sonrió benignamente sobre el anciano. No pasó mucho tiempo hasta que el anciano, acalorado por la tibieza del sol, se quitó la capa.
El sol demostró entonces al viento que la suavidad y el amor de los abrazos son más poderosos que la furia y la fuerza.

lunes, 30 de septiembre de 2013

Dar y Recibir

"El dar engendra el recibir y el recibir engendra el dar. "Dar y Recibir" son dos aspectos del fluir de la energía del Universo. Esto es tan simple como la idea de que debo dar lo que quiero recibir.
Si deseamos alegría, démosles alegría a otros; si deseamos amor, aprendamos a dar amor; si deseamos atención y aprecio, aprendamos a prestar atención y a apreciar a los demás; si deseamos riqueza, ayudemos a otros a conseguir esa riqueza, si deseamos placer, demos placer, en realidad, la manera más fácil de obtener lo que deseamos es ayudar a los demás a conseguir lo que ellos desean"
Deepak Chopra

sábado, 28 de septiembre de 2013

Criticando y Juzgando Perdemos Energía Vital


Este vídeo contiene una parte de la Conferencia "Iluminar Nuestros Vínculos", M. Guadalupe Buttera, agosto 2013, Santa Fe, Argentina.
Editado por FRANCO AMICONE. 

miércoles, 25 de septiembre de 2013

Cuando los padres esperan demasiado de sus hijos...


Este vídeo contiene una parte de la Conferencia "Iluminar Nuestros Vínculos", M. Guadalupe Buttera, agosto 2013, Santa Fe, Argentina.
Editado por FRANCO AMICONE.

domingo, 22 de septiembre de 2013

El padre está al servicio de la familia

Antonio, 82 años, dice:
-Todo lo que hice en mi vida ha estado y está al servicio de la familia; al servicio de mi mujer y de mis hijos...

jueves, 19 de septiembre de 2013

¿Respetamos las mujeres a los hombres en su rol de padres?


Este vídeo contiene una parte de la Conferencia "Iluminar Nuestros Vínculos", M. Guadalupe Buttera, agosto 2013, Santa Fe, Argentina.
Editado por FRANCO AMICONE.

lunes, 16 de septiembre de 2013

Cuando Nuestros Hijos Se Van


Este vídeo contiene una parte de la Conferencia "Iluminar Nuestros Vínculos", M. Guadalupe Buttera, agosto 2013, Santa Fe, Argentina.
Editado por FRANCO AMICONE. 

jueves, 12 de septiembre de 2013

Ni tan cerca ni tan lejos => Distancia óptima => Desafío en ntros vínculos

Los puerco espines

Durante la era glacial, cuando muchos animales morían de frío, los puerco espines se dieron cuenta de la situación y decidieron juntarse en un grupo. De este modo se darían calor y protección mutua.

Pero las espinas de cada uno de ellos herían a los compañeros más cercanos, por lo que volvieron a apartarse unos de otros.

Empezaron a morir algunos, congelados. Los otros tenían que tomar una decisión: o aprendían una nueva manera de relacionarse entre ellos, o desaparecerían de la faz de la Tierra.

Con gran sabiduría, decidieron volver a juntarse.  Y aprendieron a convivir, buscando encontrar esa distancia óptima entre ellos, es decir, ni tan lejos que mueran de frío ni tan cerca que se lastimen entre ellos. Y, al final, sobrevivieron.

Adaptado de un relato enviado por FernanDA PAZ