domingo, 30 de diciembre de 2012

La familia


El puerto salvador
por Bert Hellinger
Un barco que está en emergencia pone rumbo hacia un puerto salvador. Una vez arribado el peligro ha pasado. En él vuelve la calma. Su tripulación puede nuevamente sentir suelo firme bajo sus pies.
Del mismo modo en nuestra vida, cuando nos hemos alejado mucho del suelo seguro, buscamos el lugar y las personas que nos acojan para con ellos volver a sentirnos en casa y seguros.
Con ellos reencontramos la calma.
Con ellos arribamos y volvemos a casa.
Ellos son nuestro puerto salvador.
Entretanto ustedes ya se han dado cuenta a que puerto salvador me estoy refiriendo.

En nuestra vida el lugar más seguro para nosotros fue y es nuestra familia.
Cuando en ella hemos crecido lo suficiente y nos sentimos capaces de abandonarla ¿qué hacemos? Buscamos una nueva familia, buscamos una familia propia que fundamos junto a nuestra pareja.
O buscamos un sustituto para nuestra familia de origen, otro contacto o una comunidad en la cual de una manera similar a nuestra familia original nos sintamos protegidos y aceptados. Un ejemplo puede ser una comunidad religiosa o un grupo al cual nos comprometemos a servir por muchos años. Por ejemplo, una compañía o también un barco.

Del mismo modo que experimentamos a nuestra familia experimentamos al pueblo al que pertenecemos.
Es decir nuestra comunidad, también nuestra religión, en la cual fuimos acogidos después de nuestro nacimiento. Por ejemplo, a través del bautismo. También allí encontramos refugio cuando nos sentimos en peligro.

¿Qué significa nuestra familia para nosotros?
En nuestra familia vinimos al mundo. Ella es la base creativa en la cual nosotros divisamos la luz del mundo. En ella fuimos cuidados durante largos años. En ella crecimos hasta llegar a ser independientes. En ella nos volvimos capaces de fundar nuestra propia familia para asimismo traspasar la vida y preparar a la próxima generación para que también ella forme una familia – un nuevo puerto salvador.
¿Quieres escuchar audios que ayudan a Despertar y Crecer? en el sig. link:

Ejercicios Liberadores:

Librerías virtuales para adquirir los libros de M. Guadalupe Buttera:

http://www.amazon.com/s/ref=nb_sb_noss?url=search-alias%3Daps&field-keywords=maria+guadalupe+buttera

miércoles, 26 de diciembre de 2012

Vive en la Gran Alma...

"Vive en la Gran Alma quien cabalga el camino de su vida como un jinete comprometido y despierto que toma con determinación las riendas de su destino, marcando con dirección clara aquello que mejor sintoniza con su espíritu personal y su misión, con su legado de talentos y dificultades, con su valores y sus preferencias.


Al mismo tiempo se somete a la voluntad de lo imprevisible que la vida traza, pues la vida crea formas caprichosas, determina suertes, azares y sincronías sin consultar; inicia caminos y los cierra sin pedir opinión".

Joan Garriga
Compartió Fernando Rodriguez De La Madrid para Despertar y Crecer

viernes, 21 de diciembre de 2012

Balance del año...

por MAMERTO MENAPACE monje benedictino.


"Mi percepción a medida que envejezco es que no hay años malos.
Hay años de fuertes aprendizajes y otros que son como un recreo, pero malos no son.

Creo firmemente que la forma en que se debería evaluar un año tendría más que ver con cuánto fuimos capaces de amar, de perdonar, de reír, de aprender cosas nuevas, de haber desafiado nuestros egos y nuestros apegos.

Por eso, no debiéramos tenerle miedo al sufrimiento ni al tan temido fracaso, porque ambos son sólo instancias de aprendizaje. Nos cuesta mucho entender que la vida y el cómo vivirla depende de nosotros, el cómo enganchamos con las cosas que no queremos, depende sólo del cultivo de la voluntad.

Si no me gusta la vida que tengo, deberé desarrollar las estrategias para cambiarla, pero está en mi voluntad el poder hacerlo. “Ser feliz es una decisión”, no nos olvidemos de eso.

Entonces, con estos criterios me preguntaba qué tenía que hacer yo para poder construir un buen
año porque todos estamos en el camino de aprender todos los días a ser mejores y de entender que a esta vida vinimos a tres cosas:

-a aprender a amar
-a dejar huella
-a ser felices.

En esas tres cosas debiéramos trabajar todos los días, el tema es cómo y creo que hay tres factores que ayudan en estos puntos:

-Aprender a amar la responsabilidad como una instancia de crecimiento. El trabajo sea remunerado o no, dignifica el alma y el espíritu y nos hace bien en nuestra salud mental. Ahora el significado del cansancio es visto como algo negativo de lo cual debemos deshacernos y no cómo el privilegio de estar cansados porque eso significa que estamos entregando lo mejor de nosotros.

A esta tierra vinimos a cansarnos...

-Valorar la libertad como una forma de vencerme a mí mismo y entender que ser libre no es hacer lo que yo quiero. Quizás deberíamos ejercer nuestra libertad haciendo lo que debemos con placer y decir que estamos felizmente agotados y así poder amar más y mejor.

-El tercer y último punto a cultivar es el desarrollo de la fuerza de voluntad, ese maravilloso talento de poder esperar, de postergar gratificaciones inmediatas en pos de cosas mejores.

Hacernos cariño y tratarnos bien como país y como familia, saludarnos en los ascensores, saludar a los guardias, a los choferes de los micros, sonreír por lo menos una o varias veces al día.

Querernos. Crear calidez dentro de nuestras casas, hogares, y para eso tiene que haber olor a comida, cojines aplastados y hasta manchados, cierto desorden que acuse que ahí hay vida.
Nuestras casas independientes de los recursos se están volviendo demasiado perfectas que parece que nadie puede vivir adentro.

Tratemos de crecer en lo espiritual, cualquiera sea la visión de ello. La trascendencia y el darle sentido a lo que hacemos tiene que ver con la inteligencia espiritual.

Tratemos de dosificar la tecnología y demos paso a la conversación, a los juegos “antiguos”, a los encuentros familiares, a los encuentros con amigos, dentro de casa.

Valoremos la intimidad, el calor y el amor dentro de nuestras familias. Si logramos trabajar en estos puntos y yo me comprometo a intentarlo, habremos decretado ser felices, lo cual no nos exime de los problemas, pero nos hace entender que la única diferencia entre alguien feliz o no, no tiene que ver con los problemas que tengamos sino que con la ACTITUD con la cual enfrentemos lo que nos toca.

Dicen que las alegrías, cuando se comparten, se agrandan. Y que en cambio, con las penas pasa al revés. Se achican.
Tal vez lo que sucede, es que al compartir, lo que se dilata es el corazón. Y un corazón dilatado esta mejor capacitado para gozar de las alegrías y mejor defendido para que las penas no nos lastimen por dentro".

Enviado por Laura Ferraro

¡NO HAY FIN! ¡HAY DESPERTAR!



"¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!"
Lc 1, 45

miércoles, 19 de diciembre de 2012

El espíritu sopla donde quiere

por Bert Hellinger


¿Qué lleva el mundo adelante en lo más profundo?
¿Qué dirige sus movimientos decisivos?
¿Y hacía dónde conducen?

Podemos observar que en muchos lugares a la vez y llevado por muchas personas, hay actualmente en marcha un movimiento que empieza a superar las diferencias entre tradiciones y religiones diferentes a un nivel superior.

Diferentes personas repartidas en diferentes lugares del mundo muestran por el modo en que piensan y aman que van con un movimiento espiritual que conecta y reúne las diferentes maneras de ver, de ver el mundo y a la gente. Se viven abarcadas por este movimiento y lo siguen con amor.

¿Qué significa eso para nosotros? En primer lugar, que no es necesario que nos preocupemos por nuestro mundo ni por la gente. Actúan aquí otras fuerzas, fuerzas espirituales, de otra consciencia. Calladamente y sin llamar la atención ponen algo en movimiento hacía otro futuro sin que los individuos tocados por esa consciencia tuvieran otra opción que obedecerle a ella y a los conocimientos que regala a cada individuo.

La impresión exterior de este mundo parece contradecir estas observaciones. Por ejemplo los temores que muchos relacionan con el futuro. Este miedo es el que divide, y los malos pensamientos que lo acompañan. Pero al lado ya ha empezado efectivamente otra cosa.

En segundo lugar nos dice que ya nos conectamos internamente con estos movimientos y nos dejamos abarcar por ellos. Todos esos movimientos van en la misma dirección. Toman en serio que todos son iguales ante algo Más Grande, conducidos y amados por igual por ello, con un futuro común, en este mundo y más allá de él.

¿Qué actúa en esos movimientos? Un movimiento de amor: ¿Qué amor? El amor del espíritu. Sopla con amor donde quiere y como quiere. Ese amor vendrá.

Pensamientos de realización, p. 70
Bert Hellinger, 2009
Ed. Rigden Institut Gestalt, 2009

El “SI” de JOSÉ:
"Despertado José del sueño, hizo como el Ángel del Señor le había mandado" Mt 1, 24

El “SI” de MARÍA:
"He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra" Lc 1,38

El “SI” de JESÚS:
"Padre, si quieres, aparta de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya" Lc 22, 42.


martes, 18 de diciembre de 2012

Padre Mario (tramo de la película)*

"Yo no hago nada, soy la guitarra, el guitarrero es El que está arriba..."

"La contradicción arrasa con la lógica, pero es el motor de la Vida...."

"El cielo y el infierno están adentro, no afuera. Nuestra tarea es hacerlo un paraíso... y a eso aspiro yo"

"Y la Sabiduría se ha acreditado por sus obras"
Mt 11, 19



* Giuseppe Mario Pantaleo o José Mario Pantaleo (1915-1992) fue un sacerdote Italiano, nacido en Pistoia que vivió la mayor parte de su vida en Argentina, siendo conocido popularmente como Padre Mario. Mario Pantaleo fue bien conocido como sacerdote sanador y por su obra en favor de los pobres y desposeídos de González Catán. Era también Licenciado en Psicología y Filosofía.
En el año 2006 la vida del Padre Mario fue llevada al cine al estrenarse la película "Las manos", dirigida por Alejandro Doria, con Jorge Marrale como el Padre Mario y Graciela Borges como Perla, su asistente y mano derecha.
Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Mario_Pantaleo

Película completa en esta dirección:
http://www.youtube.com/watch?v=RM18GxlkXes&list=WL90A7194C85ACEA1A

viernes, 14 de diciembre de 2012

En estas fiestas regala libros para Despertar y Crecer =)

En estas fiestas regala libros para Despertar y Crecer.

Los puedes consigir en todas las librerías que venden "Editorial SAN PABLO".

Por internet, lo obtienes a través de la liberia virtual en la sig. dirección:

http://www.san-pablo.com.ar/libreriavirtual/advanced_search_result.php?keywords=buttera&osCsid=404c3ab984732c5a7eed108ab8af548f

¡Felicidades! ;)

Observando "NUESTRA VIDA EMOCIONAL", "MADURANDO NUESTROS APEGOS", "TRANSFORMANDO NUESTROS SENTIMIENTOS" transitando "El SECRETO DE ACEPTAR" vamos encontrando "LA AUTÉNTICA FELICIDAD", crecemos en "EL ARTE DE CONVIVIR" y avanzamos en "EL CAMINO DEL AMOR"... "CAMINAR EN PAREJA" nos ilumina el sendero!








miércoles, 12 de diciembre de 2012

Hacia un AMOR GRANDE donde TODOS tienen su LUGAR:





«Mi yugo es suave y mi carga ligera»
Mt 11,30

Nuestra Señora de Guadalupe, Patrona de America Latina

“Oye y ten entendido, hijo mío el más pequeño,

que es nada lo que te asusta y aflige,

no se turbe tu corazón,

no temas esa enfermedad,

ni otra alguna enfermedad y angustia.

¿No estoy yo aquí que soy tu Madre?

¿No estás bajo mi sombra?

¿No soy yo tu salud?

¿No estás por ventura en mi regazo?

¿Qué más necesitas?

No te apene ni te inquiete otra cosa;

no te aflija la enfermedad...”

Durante más de 500 años, el 12 de Diciembre ha sido celebrado en Méjico y por toda America Central y América del Sur como el Día de la Fiesta de la Virgen de Guadalupe.

Nuestra Señora de Guadalupe es una advocación mariana de la Iglesia católica, cuya imagen tiene su principal centro de culto en la Basílica de Guadalupe, en el norte de la ciudad de México.

De acuerdo a la tradición mexicana, la Virgen María de Guadalupe se apareció cuatro veces a San Juan Diego Cuauhtlatoatzin en el cerro del Tepeyac.

Según el relato guadalupano conocido como Nican mopohua, tras una cuarta aparición, la Virgen ordenó a Juan Diego que se presentara ante el primer obispo de México, Juan de Zumárraga.

Juan Diego llevó en su ayate unas rosas -flores que no son nativas de México y que tampoco prosperan en la aridez del territorio- que cortó en el Tepeyac, según la orden de la Virgen.

Juan Diego desplegó su ayate ante el obispo Juan de Zumárraga, dejando al descubierto la imagen de Santa María, morena y con rasgos mestizos.Las mariofanías tuvieron lugar en 1531, ocurriendo la última el 12 de diciembre de ese mismo año.
La fuente más importante que las relata es el Nican mopohua, atribuido al indígena Antonio Valeriano (1522-1605).

FUENTE: WIKIPEDIA

12/12/12: Todos estamos invitados a ser vehículos para la expansión del Amor Divino, una maravillosa responsabilidad.

martes, 11 de diciembre de 2012

lunes, 10 de diciembre de 2012

La hija que desprecia a su madre desprecia la VIDA...

A no engañarse... pues la SOBERBIA se DISFRAZA SUTILMENTE ... quien desprecia la VIDA, la pierde.

Tomar a la madre es un proceso de purificación espiritual que requiere tiempo, mucha humildad y es el inicio del Camino del Amor Sano y Maduro que estamos TODOS llamados a recorrer...

Vale aclarar que se trata de una actitud interior de agradecimiento y honra por la Vida recibida de nuestros padres, no se trata de estar físicamente con ellos, ya que la misma Vida nos impulsa a ir más allá, a dejar nuestros padres para formar nuestra propia familia, hacer nuestro propio camino. El filósofo alemán Bert Hellinger observó que sentir ese agradecimiento nos da fuerza vital para seguir hacia adelante; mientras que si hay resentimientos en nuestro inteior producto de nuestros vínculos primarios (nuestros padres), esto nos impide una vida libre y liviana; por el contrario, se nos presentan situaciones que nos ratifican ese resentimiento; y esto sucede al servicio que podamos liberarnos de esa carga del pasado. Insisto, es una actitud interior que nos vuelve fuertes y libres para hacer nuestra propia Vida. 
Por otro lado, en casos de vínculos dolorosos con los padres, el proceso de liberación será más difícil de transitar; pero es el desafío de quien le haya tocado ese destino, dejarlo atrás con agradeciendo por la vida recibida y seguir hacia adelante, sirviendo a la Vida, pues es lo que nos hace felices y plenos. 

Esta reflexión y ejercicio basado en las enseñanzas de Bert Hellinger, tienen como propósito vivir desde la verdad de nuestra historia, con aceptación de aquello que nos haya tocado como destino en nuestra familia, y a través de este "Si a la Vida tal como fue y tal como es", recibiremos la fuerza vital necesaria para hacer nuestro propio Camino de Vida, y cumplir el propósito que nuestro Ser Esencial vino a experimentar a este planeta. ¡Así sea!


Una actitud que conduce a enfermedades graves es la negación del hijo de tomar a sus padres con amor y de honrarlos como sus padres. Tales hijos se elevan sobre la tierra porque ante un cielo u otra instancia superior se consideran mejores y elegidos. Así, por ejemplo, existen casos de enfermos de cáncer que prefieren morir antes que inclinarse ante su madre o su padre.
Bert Hellinger 

Ejercicio poderoso para re-conectar con la VIDA a través de re-conectar con nuestra MADRE
Vas a tomar una foto de tu mamá o una hoja con su nombre, y la colocas en una silla delante tuyo, como a unos 2 o 3 metros, y vos la miras, estás de pie.
Y vas a mirar a tu mamá mucho tiempo, hasta poder dar un pasito hacia ella, y otro y otro, hasta poder acercarte a la foto y ponerla en tu corazón.
Mientras le miras, le puedes decir:
mamá
te extraño
me has dejado muy sola
mamá
estoy muy enojada contigo
muy enojada
te necesito tanto
mamá...

Si hay odio, siéntelo profundamente, y luego lo dejas ir... lo sueltas... lo entregas a Dios:


"Por favor Padre libera las memorias de dolor, rechazo, abandono, soledad, odio, venganza, miedos, ira, celos, envidias, divisiones, enfermedades......... en mi, en mi familia, en la familia humana... gracias.... por favor.... si...."

Y sigo entregándome a la vida como es...


“Llevar la cabeza en alto cansa. La felicidad la encuentra quien se inclina”. 
Bert Hellinger

Meditaciones de Bert Hellinger
-Cómo mirar a nuestra madre

Pocos entre nosotros han mirado a su madre de cerca. ¿Quién  puede decir que ha visto a su madre, realmente visto, así como es?
Haré con ustedes un ejercicio, cómo mirar a nuestra madre, cómo aprender a mirarla. Cierra los ojos.
Nuestra madre fue niña una vez, igual que nosotros. Tuvo padres, nacida en una familia determinada, con sus destinos particulares, que a ella la han afectado y formado. A veces, alguien murió demasiado pronto, tal vez la madre o el padre o un hermano. O quizá estuvo alguien muy enfermo y todos se han preocupado. De niña ella también se preocupó y quizás dijo: estoy dispuesta a hacerme cargo de esto para que a otro le vaya mejor. Ya de niña fue acarreada por un destino ajeno.
Así la miramos. Y de repente nos percatamos de lo siguiente: nuestras expectativas o nuestras pretensiones con respecto a ella ignoran por completo lo que su alma ha movido, lo que su alma ha tomado de ella a su servicio para otro propósito. ¡Qué extraño resulta entonces el exigir y desear interiormente, y decirlo también, que ella esté totalmente aquí para nosotros, que no piense en nada más que en nosotros! ¡Qué pobres somos pues en nuestra alma! ¡Qué alejados del amor y de la felicidad!
Lo primero que nos queda por hacer es mirar a nuestra madre cómo a una mujer corriente con una historia, con una larga historia por parte de su familia. Esta historia la ha hecho humana, es decir imperfecta y justamente esta imperfección la hace especialmente bonita y simpática.
El comienzo de la felicidad es poder ver a nuestra madre con su humanidad y quererla tal como es. Entonces prácticamente nada se opone más a la felicidad.
Esto es el comienzo de la felicidad que permanece.

La madre es la relación divina más grande para nosotros, no tiene la menor importancia como sea ella. Cómo madre es una revelación divina y nosotros nos quedamos frente a ella con devoción.

Y la vida detrás de la madre.
¿Cuál es su rostro?
Es el rostro de DIOS
El rostro de de la vida detrás de nuestra madre es el rostro de Dios.
Ambas, la vida y la madre,  son una grandeza inconmensurable.
Y nosotros como criaturas, en sintonía con nuestra madre y con la vida, nos hacemos grandes, con una grandeza indoblegable en el AMOR
En el amor grande… OK

¿Un secreto más de la grandeza?
ESTA GRANDEZA ES  “ALEGRE” 

El crecimiento personal es también un aprendizaje base para poder luego trabajar
Y ahora la aplicación práctica de éste ejercicio. Si un cliente se acerca con un problema ¿cómo comienzan?
Ustedes se imaginan extendiendo los brazos hacia su mamá y más allá de ella, hacia la vida. Y tal vez entonces tengan que hacer muy poco.
¿Por qué? porque los juegos de la muerte terminan entonces.

-Amar a los padres desde el espíritu
Haré con ustedes algunas meditaciones para entrenarnos a una visión desde el espíritu. Les propongo que miremos a nuestros padres desde esta perspectiva. Es algo muy distinto de lo que, quizás, acostumbramos hacer. Empecemos entonces.
Pueden cerrar los ojos si lo desean.
Les propongo que miremos a nuestra madre, así como es, exactamente como es. Sólo de esta forma, es nuestra madre. ¿Pero, es realmente “nuestra” madre? ¿Tengo acaso el derecho de decir “mi madre”, como si fuera mi propiedad? ¿O acaso ella me es regalada por otra fuerza, que la ha tomado a su servicio, tal como es ella? Así es como fue escogida para ser mi madre. Sólo así, tal como es, puede ser ella realmente mi madre y, sólo así, puedo llegar a ser como el espíritu lo desea. Su destino y mi destino están inseparablemente unidos.
Mientras la miro tal como es, miro también más allá de ella hacia algo más grande. Miro más allá, hacia sus padres, los que le fueron destinados, así como fueron, exactamente así. Nadie pudo ser distinto de lo que fue porque el espíritu, conforme con su movimiento, ha concebido y guiado a cada cual tal como fue. Detrás de sus padres están sus padres y un sin fin de generaciones. Todos ellos han sido movidos por el espíritu, todos tuvieron un destino surgido de un movimiento de este espíritu, todos fueron tomados a su servicio, desde el principio hasta mí. Estoy vinculado a todos ellos, por el espíritu y su movimiento.
Por encima de todos ellos miro hacia muy lejos, hacia la infinitud que lo mueve todo así como es, y que lo acepta todo así como es y que me acepta tal como soy, con mi madre tal como es.
Entonces, abro grande mi corazón. Miro a mi madre y la tomo en mí, como un regalo de este espíritu eterno, la tomo así como es y le digo “Gracias”. Mirando a todas las generaciones detrás de ella, digo también “Gracias”. Miro aún más allá al infinito, recogido y dedicado, frente a lo que nos queda ocultado. Y digo: “Sí, me entrego a ti con todos los que están conmigo. Juntos, estamos a tu servicio. Gracias”. Permanezco en este lazo con amor, con respeto para todos, con la consciencia de ocupar el último lugar. Y desde este lugar, miro hacia delante. Siento a mis antepasados detrás de mí, y a esta fuerza detrás de todos nosotros. Doy más lejos lo que me ha sido confiado y brindado. Lo doy más lejos con respeto y con amor, en armonía con todos los que estaban antes que yo, en armonía con el movimiento de este espíritu.
De la misma manera, miro a mi padre tal como es, con el destino que tuvo, con todo lo que hizo. Le miro y le veo tal como era y tal como es ahora. Así me corresponde, para mi destino. Gracias a él, pude crecer. Soy como soy porque él es como es. Miro también por encima de él, hacia sus padres. Ellos fueron como pudieron ser, solamente así. Y porque eran así, eran los correctos para mi padre. Más allá de ellos miro a sus destinos, a sus padres y al sin fin de generaciones. Todos estaban al servicio de este espíritu, así como eran, precisamente así.
Me tocan a mí, tal como son. Me coloco en el linaje con ellos, abajo, en el último lugar. Y sé que doy más lejos lo que me ha venido de ellos. Tomo mi lugar en una cadena ininterrumpida de generaciones, sabiéndome movido igual que ellos, por algo infinito.
Miro a mi padre y abro mi corazón. Lo tomo en mí tal como es, tal como me es regalado, el correcto para mí.
Cuando miramos a nuestros padres de esta forma, con un amor del espíritu, con un amor más allá del sentimiento, armonizado con un movimiento del espíritu, vemos también lo que nos han dado con tanto cariño paternal durante tantos años.  ¡Es increíble lo que nuestros padres nos han dado, de acuerdo con este movimiento! Lo aceptamos todo tal como fue, sin más ni más, incluso las supuestas dificultades, el dolor y los desafíos. La forma en que se comportaron  fue diseñada así por este espíritu. Ellos fueron movidos así por él, para nosotros.
¿De qué sirve entonces lo demás, nuestro deseo de serles, tal vez, superiores, de hacerles reproches y presentarles quejas?
¿Qué hacemos pues, frente a este espíritu? ¿Qué nos pasa cuando nos atrevemos a desearlos de otra forma de lo que fueron? ¿Estamos todavía en el amor hacia ellos, tal como son? ¿En el amor hacia sus padres, así como eran? ¿En el amor hacia su destino tal como fue?
Preguntémonos si aún estamos en el amor hacia todos los que estuvieron antes que ellos y cuya vida, con sus experiencias y sus sufrimientos nos benefician en un movimiento común, que nos abarca a todos con igualdad y donde todos se encuentran aún presentes.

Encuentras más ejercicios liberadores en la página http://iluminarnuestrosvinculos.blogspot.com.ar/p/ejercicios.html

Libros que "Iluminan Nuestros Vínculos":

domingo, 9 de diciembre de 2012

Imágenes que nos hacen reflexionar y tomar conciencia

Sobre lo que está pasando en el mundo donde todos habitamos 

Su autor se llama Pawla Kuczynskiego. Nació en 1976 en Szczecin, se graduó en la Academia de Bellas Artes en Poznan, especializándose en los gráficos. Desde 2004 produce ilustraciones y ha recibido 92 premios y distinciones.

Como bien se dice: "vale más una imagen que mil palabras":
















viernes, 7 de diciembre de 2012

En todo vínculo tú sólo eres responsable de la mitad de la relación

Cada uno en su lugar, 
respetando el lugar del otro

ABRETE CORAZON... ABRETE SENTIMIENTO...



el Espíritu de Dios cura,  
el amor sana, 
para llegar a Dios 
hay que aprender a ser humano, 
ábrete ❤ 
ábrete sentimiento, 
ábrete entendimiento, 
deja a un lado la razón, 
y deja brillar el sol 
escondido en tu interior....

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Todo tiene su polaridad

Integrando las dos polaridades elegimos vivir en la compasión y en el amor
"Todo tiene su polaridad, y nuestra energía crece cada vez que reconciliamos dos polaridades, o cada vez que compensamos una polaridad con otra.
Energía es amor, fuerza, paz y salto cualitativo en nuestra vida".
Brigitte Champetier


El Punto Cero espiritual


Del libro “Essence” de Kishori Aird


Ha llegado el momento de encontrar nuestro “poder esencial” y terminar con la polarización inherente a la dualidad. Esta polarización sobreentiende que, cuando creo únicamente a partir de la luz, genero forzosamente una fuerza negativa en otra parte. Hemos llegado a la etapa de nuestra evolución en la que debemos integrar estas dos polaridades. Para llegar a ello, debemos dejar de tomar partido por una u otra polaridad e ir más allá de la polaridad positiva (la luz) y de la negativa (la sombra). La coexistencia de las polaridades opuestas es lo que llamos Punto Cero. El Punto Cero es una experiencia magnética en la que elegimos acoger simultáneamente los aspectos negativos y positivos de nuestras experiencias.

Para comprender mejor el Punto Cero, pensemos en el tai chi. Para los que practican esta disciplina, todo el cuerpo está fluyendo y en movimiento. Olvidemos por un momento a la persona que practica esta disciplina y sigamos el recorrido de sus manos. Sumérjámonos en su danza fluida y elegante. Es así como se puede representar al Punto Cero: como dos polaridades en movimiento que comunican entre si y se equilibran sin que ninguna de ellas predomine.

Imaginemos que una de las manos decidiera bruscamente tomar el control y se inmovilizara o decidiera moverse independientemente de su compañera. La fluidez se terminaría, se escaparía el equilibrio y la gracia. El movimiento se desequilibraría automáticamente y terminaría por paralizarse y hacerse rígido. Eso es estar polarizado: la mano que toma el control, como una polaridad predominante, interrumpe la coreografía y la corriente no se reestablecerá hasta que las dos manos estén interactuando de nuevo.

Todos tenemos momentos en los que nos paralizamos. Esto se debe a un programa inconsciente y puede sobrevenir en múltiples situaciones. Esto sucede cuando el proceso por el que pasamos está polarizado por la vergüenza o por el miedo: nos paralizamos y la única manera de ponernos de nuevo en movimiento es unir la vergüenza o el miedo con su polaridad opuesta, por ejemplo, la confianza en uno mismo. Incluso si vivimos en un mundo polarizado, podemos seguir fluyendo gracias a la coexistencia del Punto Cero. Podemos unificar nuestras intenciones y peticiones y vivir en el estado de amor del Punto Cero.

El estado de amor se sitúa más allá de las polaridades positiva y negativa. En este estado, el bien y el mal, la luz y la sombra, lo bueno y lo malo y cualquier otra manifestación de la dualidad coexisten en un punto de equilibrio llamado Punto Cero. El Punto cero no es un estado neutro. El Punto Cero no es estático. Es multidimensional, está en continuo movimiento y se mantiene en un espacio que cambia continuamente. Si el Punto cero está constantemente en movimiento, es que la fuerza positiva de la luz y la fuerza negativa de la sombra cohabitan en él sin anularse, a pesar de sus polaridades opuestas.

Equilibrando las dos polaridades en nosotros, elegimos vivir en la compasión y en el amor. Si llegamos a integrar las cargas positiva y negativa de nuestras vivencias, crearemos inevitablmente una vida equilibrada y armónica. Creo que estamos preparados, a partir de ahora, para integrar las polaridades y crear una nueva realidad basada en el estado de amor en el Punto Cero porque ya hemos experimentado muchas veces el desequilibrio entre ellas.

Si salimos del estado de amor del Punto Cero, estamos polarizados, ya sea en el bien o en el mal, en la luz o en la sombra, etc. Ahora bien, ¿qué sucede cuando realizamos una tarea, un proyecto o una actividad en este estado? Creamos su opuesto al mismo tiempo. Por supuesto, nuestras acciones polarizadas pueden conducirnos al resultado deseado. Pero si miramos más de cerca, con más detenimiento, veremos que nuestro proyecto ha exigido más tiempo, energía y estrés de lo necesario. También es posible que el resultado final, aunque aceptable, no sea apropiado para nuestra situación personal. Pero como este proyecto está polarizado y por lo tanto sometido a la ley de la retroacción, creará automáticamente su contrapartida o manifestación contraria a nivel energético.

El único medio de salir de este círculo infernal, consiste en acoger las cargas negativas, utilizarlas e integrarlas para que se conviertan en polos de un imán que atraigan a nuestra vida todo lo que necesitamos. Es difícil mantener una carga positiva muy fuerte cuando la carga negativa es débil. Y más difícil todavía manifestar sólidamente nuevas realidades si la fuerza magnética es insuficiente para que se «peguen» a nuestra vida como imanes en la puerta de una heladera.

La integración de las cargas negativas es un poderoso proceso. Imagina la intensidad que tiene la carga del enojo acumulado desde hace años frente a un padre abusador. Si pudiéramos medir la amplitud energética de este enojo, estaríamos impresionados por su fuerza magnética. Una vez integrada esta carga, se convierte en un polo negativo formidable con el que podemos armonizar un polo positivo equivalente sin necesitar ese enojo. Es el tipo de armonización lo que constituirá a partir de ahora nuestro poder de manifestación.

Para visualizar mejor el Punto Cero, imagina un “globo de cumpleaños” lleno de agua, flotando en medio del océano, sacudido según las variaciones climáticas y las olas. El Punto cero se sitúa en medio de ese globo. Un punto en equilibrio constante, en el centro del globo, a pesar de las turbulencias exteriores.

También se puede ver el Punto Cero como un punto ficticio en medio de una línea recta que implica una polaridad negativa en un extremo y una positiva en el otro. Sin embargo, yo prefiero utilizar la imagen de la esfera. En el Punto Cero, la fuerza positiva se revela óptima en razón de su potencial puesto en acción por la presencia de la fuerza negativa correspondiente, manteniéndose ambas en perfecto equilibrio. Por lo tanto, vamos a imaginar que dos fuerzas opuestas puedan coexistir en el mismo espacio sin unificarse, como los dos polos de un imán.

Cuando ahora utilicemos la carga magnética de una emoción que en otro momento hayamos sentido como inquietante y debilitadora para crear lo que queremos en el Punto Cero, ya no veremos esa carga negativa como algo contra lo que tengamos que luchar sino como una fuerza creativa. Este es un ejemplo para formular una intención: “Elijo divertirme, incluso si estoy cansado”. Para reforzar la idea de que englobamos todas nuestras emociones en nuestra intención, podemos sustituir a veces la fórmula “Elijo... incluso si...” por “Elijo... al tiempo que/a la vez que/aunque (me divierto, tenga miedo, dude de mí, tenga dudas, etc.). Poco importa la fórmula, lo importante es crear incluyendo todas nuestras emociones. Haciendo esto, sentiremos que una nueva energía circula y vibra en nuestro interior. Experimentaremos un sentimiento de poder y resolveremos nuestros conflictos muy rápidamente, puesto que sacaremos partido de ellos en lugar de evitarlos.

A menudo oimos decir que tenemos que dominar nuestro miedo porque el simple hacho de pensar en él acentúa su poder sobre nosotros. También se dice que el miedo es tan poderoso que puede concretar lo que nos asusta. Ahora bien, es precisamente este poder el que queremos explotar en el Punto Cero. Permitiendo que nuestros miedos coexistan con nuestras esperanzas y nuestros proyectos en el Punto Cero, canalizamos este poder. Al introducir una emoción tan fuerte como nuestras intenciones, orientaremos el poder del miedo de manera que responda a nuestras necesidades.

En lugar de tener miedo de la decepción que puede sobrevenir tras un momento de felicidad, reconoceremos y acogeremos este sentimiento. Así, haremos que sirva a nuestros intereses en lugar de perjudicarnos. Tomemos el ejemplo de una reunión, como un congreso o una cumbre de Estado. ¿Has observado que, incluso si se hace todo lo posible para rechazar a los altermundialistas, las multinacionales no llegan a hacer que desaparezcan por completo? El hecho de rechazar una energía que nos da miedo o nos molesta, no hace que ésta desaparezca.

Un día, una conocida mía exclamó: “Cada vez que invoco la luz y vivo una experiencia extraordinaria, sufro después un revés negativo”. Yo experimentaba lo mismo. Después de un viaje extraordinario, siempre me encontraba confrontado a enormes dificultades. A cada experiencia espiritual fuera de lo común, le seguía un periodo de integración (a lo largo del cual me encontraba sometido a diferentes ”pruebas”, como la obligación de desintoxicarme o alguna otra cosa por el estilo), como si siempre tuviéramos que pagar un precio por nuestras experiencias felices. Ahora que incluyo mi decepción en estas experiencias, ya no tengo reveses negativos. El efecto rebote de los regímenes de adelgazamiento constituye otro ejemplo de este fenómeno. Al principio, la persona se priva de determinados alimentos para estar más delgada y sentirse mejor en su piel o para esclarecer su conciencia. Unos meses más tarde, vuelve a engordar muy a su pesar. Las dietas son un ejemplo perfecto de este fenómeno de polarización que termina por engendrar estancamiento y frustración en lugar del dinamismo previsto.

Hay que comprender que ponerse en el Punto Cero no quiere decir “abandonarse”. Al contrario, se trata de mantener dos polaridades diferentes en el mismo espacio. No necesitamos realizar un esfuerzo continuo y especialmente difícil para llevar todo el peso de nuestras debilidades como si tuviéramos miedo de ellas. ¡Ese es precisamente el error! Hay que permitir que existan junto a nuestos lados buenos. Tomemos el caso de una persona a la que le atormentaba la idea de encontrarse de nuevo con su ex-cónyuge en el tribunal de justicia para obtener el divorcio. Se había preparado bien y tenía todos los documentos necesarios. Había elaborado sólidos argumentos y se disponía a presentarlos con la cabeza bien alta.

Ahora bien, esta imagen perfecta de si misma negaba el miedo, el enojo y las heridas que había sentido anteriormente. Polarizada de esta manera, su actitud denotaba un fallo importante que su adversario podría atacar con toda tranquilidad sin ningún problema. A la salida del Palacio de Justicia, esta persona se sentía aniquilada y no comprendía el porqué. Retomemos este ejemplo e imaginemos que esta persona se presenta en el tribunal, bien preparada y orgullosa de si misma pero, esta vez, en el Punto Cero. Ninguna parte de ella habría sido arrinconada, ningún aspecto habría dejado de incorporarse en su círculo de fuerza ni se debatiría entre uno y otro lado. Estaría centrada y con límites sanos. Sus partes positivas y negativas coexistirían en un todo circular. Estaría impulsada por una intención clara en el Punto Cero y se presentaría ante su adversario sin fallos, haciendo que coexistieran su certeza de ganar con su temor a fracasar. Está claro que el resultado de su encuentro sería muy diferente.

Otro error muy común consiste en creer que estar en el estado de amor en el Punto Cero significa no tener límites y estar al servicio de todo el mundo. Una persona me explicaba hasta qué punto era importante para ella consagrarse a una causa y estar al servicio de ésta. Sin embargo, se sentía frustrada porque con frecuencia se sentía engañada por aquellos que intentaba ayudar. Le respondí que eso era porque su abnegación no estaba en el Punto cero. Es importante que estemos en el Punto Cero en cada una de nuestras decisiones. Si, un día, estar en el Punto cero significa consagrarse a otro, pues bien ¡que así sea! Al día siguiente, el Punto Cero podría encontrarse en otra parte puesto que es cambiante. Nuestra intención es vivir en el Punto cero y no ayudar o no a tal o cual persona.

Tomemos ahora el ejemplo de una mujer cuya madre se ha trasladado a menudo y sufrido fuertes cambios cuando estaba embarazada de ella. Ahora que la mujer es adulta, su vida es con frecuencia caótica y desordenada. A menudo se siente confusa y perdida. Cada vez que se encuentra en tal estado, se reactiva su antigua herida. Es en ese momento cuando puede elegir y hacer que coexistan el caos y la serenidad. Puede mantener estos dos opuestos presentes a través de la intención en el Punto Cero y experimentar su equilibrio del Punto Cero sin tener que modificar ni borrar su pasado. Estar en el Punto Cero implica que comprendamos nuestros límites humanos y los acojamos con amor. La unión de la luz y la sombra puede producir un resultado extraordinario y poderoso, pero también será confortable y se tolerará, porque esta unión es apropiada y genera amor...

Los estudiantes que han trabajado con el Punto Cero, hablan con frecuencia de un estado de comodidad y bienestar que exige muy poco esfuerzo. Cuanto más elijamos estar en el Punto cero, más viviremos experiencias y estados emotivos nuevos. Esta nueva forma de pensamiento engendra una gran libertad y un profundo sentimiento de amor. La paleta de colores de las experiencias en el Punto Cero es mucho más variada que el negro, el blanco y el gris a los que estamos acostumbrados. Nos deja acceder a nuevas realizaciones y a nuevos datos.

Ustedes también experimentarán un sentimiento de plenitud cuando se permitan sentir a la vez irritación y placer sin que esas dos experiencias tengan que fusionarse por ello. Este concepto inédito les dará quizá mucho que hacer al principio, porque es como si tuvierais una carga positiva en una mano y una negativa en la otra, y ambas se rechazaran entre si en vuestro interior. La clave consiste en ver esta experiencia como una experiencia de laboratorio y observar lo que ocurre cuando elegís intencionadamente estar en el Punto Cero. De repente, la tensión interior se disuelve y una energía inusitada pero armónica surge en ustedes. Simplemente permitís que coexistan vuestras dos emociones en el mismo espacio como lo hacen los dos polos de un imán para crear un campo magnético. Podes sentir ese campo. ¡Pide el Punto Cero y espera! El campo creado por la coexistencia de dos fuerzas opuestas es la vibración del Punto Cero.

Hagamos una prueba y tomemos uno de nuestros miedos, como el no sentirnos nunca seguros porque pensamos que no tenemos derecho a ello. Permitámonos sentir este miedo a la vez que resistimos la tentación de rechazarlo. En este espacio exiguo, podemos hacer que vibren simultáneamente un sentimiento de expansión y un sentimiento de seguridad. Podemos hacer que vibren la sombra en la luz y la luz en la sombra. Mantengamos la tensión de estas fuerzas contrarias hasta que sintamos que nuestros límites se disuelven y experimentemos un mayor bienestar que si estuviéramos polarizados.

¿Cómo alcanzar el Punto Cero o aproximarse de manera regular y constante? Utilizando el poder de la intención. Por ejemplo, cada mañana al despertarnos, podemos formular la siguiente intención: “Hoy, elijo estar en el Punto Cero incluso si no sé cómo”. También podes ejercitarte poniendo todos los incidentes de tu vida cotidiana en el Punto Cero. ¿Te pone nervioso el mecánico del coche? Cambia tu frecuencia diciéndote interiormente: “Elijo vibrar en otra frecuencia aunque me sienta frustrado/a por la actitud del mecánico” ¿Estas haciendo cola en la caja de una tienda y empezas a impacientarte? Deci: “Elijo poner esta experiencia en el Punto cero aunque me irrite la lentitud de la cajera”.

Utilizando así los pequeños acontecimientos cotidianos, acumularás experiencias en el Punto Cero. Una vez que hayas amasado las suficientes, descubrirás una nueva manera de vivir y, en lugar de estar gobernados por vuestros viejos programas, empezarás a vivir experiencias originales”.

Kishori Aird.

Vale aclarar que Claudio Naranjo también menciona este concepto de "punto cero" a través de escritos de  Fritz Perls, tomados a su vez del filosofo Friedlander:
"Todo evento se relaciona con un punto cero a partir del cual se realiza una diferenciación en opuestos. Estos opuestos manifiestan, en su concepto específico, una gran afinidad entre sí. 
Al permanecer atentos al centro, podemos adquirir una capacidad creativa para ver ambas partes de un suceso y complementar una mitad incompleta. Al evitar una visión unilateral logramos una comprensión mucho más profunda de la estructura y función del organismo"
Fritz Perls


Dar gracias a Dios con gozo, en todo y por todo.
I Tes.5:16-18, Efes.5:20


Trabajo Personal
Puedes expresar:
"Punto cero al dolor, punto cero al sufrimiento, punto cero a las distorsiones en mi vida... punto cero al pasado"
"Ahora elijo la Vida"
"Y sigo entregándome a la vida como es... con responsabilidad... como adult@..."