miércoles, 30 de mayo de 2012

Un guerrero del espíritu...

Del Libro “Plenitud. La mirada del Nahual”,

Bert Hellinger, “El guerrero” p. 82

Un guerrero avanza sin tener en cuenta el peligro. Sobre todo un guerrero del espíritu. Sus flechas quedan adheridas. Por más que duelan, no es posible extraerlas. Pero no matan. Al contrario, nos impulsan hacia adelante, nos alejan de lo que aprendimos a querer, nos alejan de lo blando hacia la realidad que debemos enfrentar, por más dura que se nos muestre.

Heráclito fue un guerrero de ese tipo con su frase: Polemos pater panton, es decir, “la guerra es el padre de todas las cosas”. También Jesús fue un guerrero con su frase-aquí aparentemente opuesta de la frase de Heráclito: “Amad a vuestros enemigos, haced el bien a aquellos que os odian.” Otro guerrero es el Nahual de la tribu indígena yaqui del que habla Carlos Castaneda en sus libros. Cuando hablaba de los enemigos del conocimiento nombró, en segundo lugar, detrás del temor, a la claridad. Aun si nosotros nos rebelamos contra esa frase, llega. Yo también fui un guerrero cuando desenmascaré a la conciencia buena o tranquila como el enemigo del amor, la que divide a las personas en buenos y malos y decide quién o qué puede existir y qué debe ser aniquilado.

Si seguimos el ejemplo de ese tipo de guerreros se requiere coraje para avanzar, sin tener en cuenta las objeciones que en nuestra alma eluden a la verdad de estas comprensiones y las debilita o quiere escapárseles. Pero siguen siendo un aguijón en la carne.

¿Cómo nos volvemos guerreros así? Por extraño que suene, a través del amor hacia todo tal como es, también hacia aquello que parece estar en nuestra contra. Ese amor se despide del fingimiento que nos lleva a considerar como bueno todo aquello que va en contra del amor a todo tal como es, porque se coloca por encima del lado oscuro de nuestra realidad en lugar de encararla.

Únicamente aquel amor que también reconoce al otro lado como equivalente, es puro. Ese amor es humilde. Al mismo tiempo es creador. Pone en funcionamiento algo y lo mantiene funcionado. A pesar de que ese amor reconoce los opuestos, los supera sin anularlos. Ese amor es libre, y libera. ¿Cómo? Con coraje.

“Plenitud. La mirada del Nahual”,
Bert Hellinger, “El guerrero” p. 82

viernes, 25 de mayo de 2012

Estoy muy enojad@... ¿qué puedo hacer?


El camino de la felicidad se interrumpe cuando perdemos el contacto con la madre, también con el  padre, pero eso está en segundo lugar...
Bert Hellinger

A veces, la raíz del enojo y la rabia puede ser consecuencia de haber sido abusad@s de niños. Cuando es así, la solución es permitirse enojarse con el/la abusador/a.

Si este sentimiento tiene como raíz el vínculo primario, es decir, la madre o el padre, se puede trabajar realizando el siguiente ejercicio:

Visualizas a tu madre o padre delante de tí.
Esperas un poco. Le dices:
-estoy muy enfadad@ contigo. Quiero matarte. Yo sólo soy una niñ@.

Si hay odio, siéntelo profundamente, y luego lo dejas ir... lo sueltas.

Esperas un momento, y luego la/lo honras tumbad@ boca abajo.

También este ejercicio ayuda a transformar esa energía de enojo:

Visualizas a tu madre/padre delante de tí. Y tú estás a unos metros delante de ella/él.
Luego da pequeños pasos, muy lentamente, hacia ella/él. 
Hacerlos durante unos cuantos días para poder ir acercándose cada vez más a tu madre/padre, hasta poder llegar a abrazarla/o.


Examina tus padeceres infantiles... 
pues reproducimos el nivel emocional de nuestra infancia.

Si consideras que con esa rabia acumulada has hecho daño a otros, puedes hoy decirle a cada uno:

"Veo el daño que te he hecho, asumo toda la responsabilidad.
Asumo las consecuencias de lo que te he hecho, asumo que dejes de quererme.
Asiento a como soy y asiento a las consecuencias"



Según como fuimos mirados y cuidados en nuestra infancia,
esto impacta e influye en nuestra adultez...

‘Apacienta mis corderos’
Jn 21,15

Aprender a desarrollarse hacia una vida plena implica también ser consciente del malestar, de la rabia, del miedo y de la duda y dejar esto poco a poco atrás, hasta que se disuelven en un "nada". 


Al final:
Respiras profunda y concientemente. miras hacia adelante, hacia la Vida, visualizando a los lejos la Luz de la Vida, una luz lejana, infinita, poderosa; inhalas y tomas esa energía de vida, exhalas y sueltas todo lo que ya no necesitas hoy en tu vida, lo entregas a Dios...

"Por favor Padre libera las memorias de dolor, rechazo, abandono, soledad, odio, venganza, miedos, ira, celos, envidias, divisiones, enfermedades......... en mi, en mi familia, en la familia humana... gracias.... por favor.... si...."

jueves, 24 de mayo de 2012

Cada uno de nosotros es un milagro de Dios

querido por Él, conocido personalmente por Él.

"Y creó Dios al hombre a su imagen.
A imagen de Dios lo creó. Varón y mujer los creó"
Génesis (1,27)

En el libro del Génesis (1,27) se dice que el ser humano es creado a imagen de Dios, allí se expresa esta verdad: Dios es nuestro Padre, cada uno de nosotros es un milagro de Dios, querido por Él, conocido personalmente por Él. Por Él no somos seres anónimos, impersonales, sino que tenemos un nombre.

"Tus manos me han formado"
Sal. 119,73

Como el salmista, podemos expresar a Dios: "Tus manos me formaron. Tú me has pensado, me has creado y querido".

"Desde que existe, el homo sapiens siempre está en busca de Dios, trata de hablar con Dios, porque Dios se ha inscrito a sí mismo en nuestros corazones". Benedicto XVI

"La oración guiada por el Espíritu Santo, que nos hace decir: "¡Abba! ¡Padre!" con Cristo y en Cristo, nos inserta en el único gran mosaico de la familia de Dios, donde cada uno tiene un lugar y un rol importante, en profunda unidad con el conjunto". Benedicto XVI

"Que ustedes son hijos lo demuestra el hecho que Dios envió a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo, que grita en nosotros: ¡Abba!, ¡Padre! "
Gal 4,6

miércoles, 23 de mayo de 2012

Te cuento algo del trabajo con mis emociones...

Cuando preguntas algo con verdadera intención de saber la respuesta,
esta sale a la luz.

Hace unos dias venia sintiendo una cierta tristeza... pero no tenía claro por qué.

En esto de auto-observar y dejar fluir, asi lo hice.

En dos oportunidades, en mi trabajo de consultora psicológica, me resonaron mucho dos casos.

Uno se trataba de "despedida". Un hombre grande (60 años) que cuando navegamos mar adentro, le surgió una vieja angustia cuando a sus 3 años se despidió de sus abuelos y vino en barco con sus padres a Argentina.

El otro era una mujer de 45 años, que trabajando tbien con sus emociones como lo hago habitualmente, surgió su profunda "angustia" al tener que despedirse de su abuelos con quienes vivia, cdo se mudó del campo a la ciudad cuando tenía 6 años.

Estos dos casos resonaron en mi corazón, empaticé con las emociones, me "di cuenta", me "di tiempo" para ver, y me "di amor" mimándome un poco más.

Pasaron unos cuantos dias de esto, y me dije: a ver a ver... qué te impactó... y esperé...

Asi surgieron dos palabras: "despedida" y "angustia".

Escribi y coloqué en un papel "despedida" y en otro papel "angustia".

Me paré delante de los dos, con una actitud de recogimiento interior, y dejé que algo surja...

La "despedida" me conectó con mi abuelo paterno. Sé que él vino de Italia y sufrió mucho por eso.

Y la "angustia" me conectó con mi abuelo materno. De él sé de su profunda angustia al morir un hijo suyo de 7 años.

Los dos abuelos murieron tempranamente, y a ninguno de los dos conocí, ni fotos de ellos tengo.
Entonces, visualicé a cada uno de ellos y le dije:

"Ahora te veo.
Te tomo en mi corazón.
Soy tu descendiente.
Gracias por ser mi abuelo.
Te honro.
Tú eres el grande y yo la pequeña"

Este sentir mío y esa resonancia observada, fue una señal que en mi sistema familiar era necesario honrar y devolver la dignidad a estos dos abuelos.

Cada ser forma parte de un sistema mayor,
y tiene allí un lugar y un papel que cumplir.
Ampliar nuestra mirada,
y tomar conciencia que pertenecemos a un “gran conjunto”.

Cariños! Adelante! Te veo! Es bueno verte! ;)

«y digo estas cosas en el mundo para que tengan en sí mismos mi alegría colmada»
Jn 17,13

Para conseguir lo que quieres...

lo primero es tener bien claro qué es lo que quieres.
-¿Podría decirme, por favor, ¿qué camino he de seguir desde aquí?

- Eso depende en buena medida del lugar adonde quieras ir - dijo el gato.


- No me importa mucho adónde...- dijo Alicia.


- Entonces...no importa mucho por dónde vayas - dijo el gato.

Fragmento de "Alicia en el País de las Maravillas"

No conocer qué es lo que uno quiere 
genera sufrimiento.

lunes, 21 de mayo de 2012

Historias como la de Nick Vujicic...

nos ayudan a ver las cosas de nuestra vida desde una nueva perspectiva.



«Vuestra tristeza se convertirá en gozo»
Jn 16. 20

viernes, 18 de mayo de 2012

Damos a otros con generosidad...

Cuando "tomamos" lo que nos ha sido dado por nuestros padres.

Todos somos hijos, y recibimos de nuestros padres todo lo que ellos pudieron y supieron darnos.
Un "dar" al servicio de la Vida.

Y como lo que hemos recibido no se lo podemos devolver a nuestros padres, nos sentimos empujados a dar a otros.

Esta necesidad de "dar porque he tomado"es la base de la generosidad. Desde alli nos ponemos al servicio de la vida, sin esperar devolución, porque nosotros al dar estamos devolviendo lo que recibimos previamente.

Este "dar con generosidad", es un "dar adulto", porque respeta al otro ser y sabe que está "devolviendo" a la Vida misma lo recibido y tomado previamente.

En otras palabras, el adulto sano que ha sabido tomar lo que sus padres le dieron, compensa lo recibido dando a otros, sierviendo así, a la Vida. El adulto sano da a otros lo que sabe dar, da lo que el otro realmente necesita, da sin generar dependencia, da en la medida que el otro pueda devolver para respetar la dignidad del otro.

¿Porqué dar? Porque al dar estamos devolviendo lo que nos fue dado por nuestros padres…
Es el fluir de la Vida misma…

«El Padre tiene el poder de dar la vida,
y ha dado al Hijo ese mismo poder»
Jn 5, 26

martes, 15 de mayo de 2012

La música eleva los corazones a los reinos superiores...

La música eleva los corazones a los reinos superiores... 
La escuchamos y nos alimentamos de alegría y paz. 
La música es la esencia de todos los que aman 
Rumi



"permaneced en mi amor"
Jn 15.10

domingo, 13 de mayo de 2012

Nos tratamos a nosotros mismos...

Tal como tratamos internamente a nuestros padres
No puedo estar en sintonía conmigo mismo si rechazo a mis padres, 
ya que de esa manera me rechazo también a mi mismo.
Bert Hellinger

Nuestro origen son nuestros padres, somos 50% mamá y 50% papá; y así como los tratamos a ellos nos tratamos a nosotros mismos.

Si despreciamos alguno de los dos, despreciamos una parte nuestra.

Este es el origen de la baja autoestima.

Si deseas sanarla, es necesario honrar internamente a los dos, por igual; y agradecerles la vida que te dieron, a pesar de todas sus dificultades que pudo haber habido.

¡Adelante!

“Tengo la vida a través de ustedes. Ustedes son mis padres y ahora los tomo tal como son, como mis padres correctos” 


Un hijo sólo puede sentirse bien consigo mismo si ha tomado a ambos Padres. Esto significa que los toma tal y como son, los respeta tal y como son, sin querer otra cosa o desear otra cosa. Exactamente tal y como son, están bien. Aquel que ha tomado a los padres de esa manera está bien consigo mismo, se siente completo y en él ambos padres están presentes con toda su fuerza. 
Bert Hellinger

"He visto que las personas que son alentadas en terapia a decirles a sus padres que están furiosos con ellos o que aun los quisieran matar, después se castigan tremendamente por ello. El alma de un hijo no admite que se desprecie a los padres, porque se estará despreciando a sí misma". 
Bert Hellinger

viernes, 11 de mayo de 2012

Lo que decimos con el cuerpo...

Gracias al avance tecnológico estamos comunicados permanentemente, ya sea a través del correo electrónico, twitter, facebook, teléfono, celular, etc. Lo cual está muy bueno, verdad?

Pero también podemos observar que muchas veces, este tipo de comunicación genera que nos perdamos la conexión real con quien estamos en el aquí y ahora:

Observando la foto, podemos ver cómo nos posicionamos corporalmente cuando hablamos con el teléfono celular: nos inclinamos hacia adelante y/o miramos hacia abajo, generando una barrera donde, implícitamente, decimos a quien está a nuestro lado: "estoy ocupado/a, no me molestes".

En este momento donde todo avanza tan rápidamente, está bueno que tomemos conciencia de estas cuestiones que por un lado parecieran que nos conectan con muchos, pero por otro nos podrían estar alejando de nuestros vínculos más próximos, aquellos con quienes hemos elegido compartir nuestra vida cotidiana.

Cuantas cosas nos perdemos por mirar hacia abajo...

Por ello... ¡a enderezarse! y disfrutar plantas árboles, nubes, cielo y lo esencial! el rostro y la mirada de los otros! adelante! ;)


Trabajo Personal
Podemos comenzar a enderezarnos, mirar hacia adelante, hacia nuestro alrededor, observar lo que ocurre en nuestro entorno... y disfrutar al mirar hacia el cielo, los árboles, los edificios, o simplemente los ojos de seres que comparten nuestra existencia aquí y ahora.
Y cuando te comuniques con tu celular, recuerda estar en contacto también con lo que ocurre a tu alrededor. 


"Para ver claro, sólo tienes que cambiar la dirección de tu mirada"

Antoine de Saint-Exupéry

miércoles, 9 de mayo de 2012

La vida de muchos de nosotros…

Es como éste árbol:

Como este árbol retorcido así también es la vida de muchos de nosotros…
Observemos, tambien, su belleza, fuerza y creatividad.
Lo esencial es aceptar la vida tal como es, disfrutarla, agradecer y sentir gratificación personal por lo que hemos sabido hacer con lo que nos ha tocado.

Agradecer la vida bajo todas sus formas, y de minuto en minuto, hacer lo que sea necesario hacer, sin sentirnos víctimas ni héroes salvadores.

Cuando somos agradecidos con la Vida, recibimos su bendición.

"Lo que yo hablo lo hablo como el Padre me lo ha dicho a mí"
Jn 12, 50

lunes, 7 de mayo de 2012

Nuestro temor más profundo...


"Nuestro temor más profundo no es que seamos inadecuados. Nuestro temor más profundo es que somos excesivamente poderosos. Es nuestra luz y no nuestra oscuridad la que nos atemoriza. Nos preguntamos: '¿quién soy yo para ser brillante, magnífico, talentoso y fabuloso?'

En realidad, ¿quién eres para no serlo? Eres un hijo de Dios. Si actúas apocadamente no ayudas al mundo. No hay nada de instructivo en encogerse para que otras personas no se sientan inseguras cerca a ti. Nacimos para manifestar la gloria de Dios que está dentro de nosotros.

No se encuentra sólo en algunos de nosotros, está en todos. Y al permitir que brille nuestra propia luz, de forma tácita estamos dando a los otros permiso para hacer lo mismo.

Al liberarnos de nuestro propio miedo, automáticamente nuestra presencia libera a otros".

Marianne Williamson
De su libro Return To Love

Brille así vuestra luz delante de los hombres…

Mt 5,16

viernes, 4 de mayo de 2012

Profundizando la Mirada en Nuestras Emociones...

El Dr. Jorge Carvajal nos dice sobre nuestras emociones y su impacto en la salud:

Del miedo:
El temor, que es la ausencia de amor, es la gran enfermedad, el común denominador de buena parte de las enfermedades que hoy tenemos. Cuando el temor se queda congelado afecta al riñón, a las glándulas suprarrenales, a los huesos, a la energía vital, y puede convertirse en pánico.

De la ira:
La ira es santa, es sagrada, es una emoción positiva porque te lleva a la autoafirmación, a la búsqueda de tu territorio, a defender lo que es tuyo, lo que es justo. Pero cuando la ira se vuelve irritabilidad, agresividad, resentimiento, odio, se vuelve contra ti, y afecta al hígado, la digestión, el sistema inmunológico.

De la tristeza:
La tristeza es un sentimiento que puede llevarte a la depresión cuando te envuelves en ella y no la expresas, pero también puede ayudarte. La tristeza te lleva a contactar contigo mismo y a restaurar el control interno. Todas las emociones negativas tienen su propio aspecto positivo, las hacemos negativas cuando las reprimimos.

De la ansiedad:
La ansiedad es un sentimiento de vacío, que a veces se vuelve un hueco en el estómago, una sensación de falta de aire. Es un vacío existencial que surge cuando buscamos fuera en lugar de buscar dentro. Surge cuando buscamos en los acontecimientos externos, cuando buscamos muletas, apoyos externos, cuando no tenemos la solidez de la búsqueda interior. Si no aceptamos la soledad y no nos convertimos en nuestra propia compañía, vamos a experimentar ese vacío y vamos a intentar llenarlo con cosas y posesiones. Pero como no se puede llenar con cosas, cada vez el vacío aumenta.

Del estrés:
El estrés viene de la competitividad, de que quiero ser perfecto, quiero ser mejor, de que quiero dar una nota que no es la mía, de que quiero imitar.Y realmente sólo se puede competir cuando decides ser tu propia competencia, es decir, cuando quieres ser único, original, auténtico, no una fotocopia de nadie. El estrés destructivo perjudica el sistema inmunológico. Pero un buen estrés es una maravilla, porque te permite estar alerta y despierto en las crisis, y poder aprovecharlas como una oportunidad para emerger a un nuevo nivel de conciencia.

De la alegría:
La alegría es la más bella de las emociones porque es la emoción de la inocencia, del corazón, y es la más sanadora de todas, porque no es contraria a ninguna otra.
Un poquito de tristeza con alegría escribe poemas.
La alegría con miedo nos lleva a contextualizar el miedo y a no darle tanta importancia.
La alegría suaviza todas las otras emociones porque nos permite procesarlas desde la inocencia.
La alegría pone al resto de las emociones en contacto con el corazón y les da un sentido ascendente. Las canaliza para que lleguen al mundo de la mente.

"No se turbe vuestro corazón. Creéis en Dios: creed también en mí"
Jn 14, 1

jueves, 3 de mayo de 2012

Mis Libros en la Feria del Libro en Buenos Aires Ü

Escritos conjuntamente con el Dr. Roberto Ré, a través de la Editorial San Pablo Ü



«El Padre me ha enviado y me ha mandado lo que tengo que decir y hablar» Jn 12,49

martes, 1 de mayo de 2012

Para la EMPRESA UNO MISMO S.R.L. :


¿Cómo me convierto en un buen empresario?

por Bert Hellinger *

Primero: En la medida en que tenga algo para ofrecer que le sirva a los demás. Cuanto ellos más lo necesitan más importante será lo que yo tenga para ofrecer. Entonces nada se opondrá al éxito.

¿Qué es lo que distingue a un empresario? El tiene lo que otros necesitan y lo pone a su alcance. Cuanto más tenga de lo que los otros necesitan mayor será su prestigio y su éxito.

Conclusión: Un empresario presta servicios. Cuanto más importante sean sus servicios mayor será su influencia.

Segundo: Un empresario necesita asistentes. El tiene que rodearse de empleados y formarlos y guiarlos correspondientemente para que ellos de la mejor manera posible produzcan y distribuyan aquello que él tiene para ofrecer.

O sea que lo que él tiene para ofrecer lo tiene que producir y también vender.

Tercero: Un empresario debe conducir. El conduce a través de sus ideas. El conduce a través de la fabricación. El conduce a través de la venta y todo lo que ella requiera.

Cuarto: Un empresario se enfrenta a la competencia. A través de la competencia él mejora su producto. De esa manera él sirve mucho mejor a quienes lo necesitan.

Quinto: El empresario defiende su empresa contra abusos y la protege convenientemente. El permanece seguro de sí mismo e independiente.

Sexto: El empresario sabe que de alguna manera depende de otros con quienes debe obrar conjuntamente. El sabe como ganarlos y conservarlos.

Séptimo: El empresario se alegra de su éxito ya que su éxito produce felicidad. Cuando el empresario es feliz y lo muestra a los demás también se alegran sus empleados y con ellos también sus familias.

Octavo: Un empresario está con muchos otros en una sociedad solidaria. El sabe que la felicidad de muchos depende de su éxito. Por eso y con la asistencia de muchos que lo ayudan él aumenta ese éxito para así garantizar los medios de subsistencia para muchos.

Noveno: Un empresario entrega la empresa a los sucesores aptos en el momento indicado. El permite la libertad de movimientos que ellos necesitan para ser exitosos. El continúa siendo el alma de la empresa. Su buen espíritu sigue teniendo influencia en ella.

Décimo: Un empresario permite el desarrollo que su empresa tiene que tomar, aun cuando éste difiera de sus ideas. El entrega la empresa al devenir del tiempo, que también lo trasciende a él, y la observa satisfecho.

*Bert Hellinger, filósofo alemán, ha descubierto aspectos esenciales de las relaciones humanas que permiten superar muchas limitaciones de nuestro amor.