martes, 30 de agosto de 2011

Sanación interior - HO' OPONOPONO

Padre, sana dentro mio las memorias dolorosas y las ideas erróneas que generan (.....)
Lo siento, Perdóname, Te amo, Gracias



viernes, 26 de agosto de 2011

Todo está en Transformación Permanente...

el cambio es lo intrínseco de lo real

Entonces, ¿podemos juzgar algo como "bueno" o "malo"? Si todo está en movimiento, aquello que en un momento puede parecer "bueno", en otro lo podemos ver como "malo" y viceversa...
Observar...
Aceptar...
Dejar ser...
Confiando que Algo Grande nos guía y guía a todo y todos.




"En el corazón de todos los inviernos vive una primavera palpitante, 
y detrás de cada noche, viene una aurora sonriente"
 Khalil Gibran

Estas imagenes pertenecen a la Dra. Elizabeth Kübler-Ross, de su libro "Carta para un niño con cáncer".

Velad…porque no sabéis ni el día ni la hora.
Mt 25, 13.

miércoles, 24 de agosto de 2011

El amor es la respuesta

Cualquiera sea la pregunta, la respuesta es el amor.

Cualquiera sea el problema, la respuesta es el amor.

Cualquiera sea la enfermedad, la respuesta es el amor.

Cualquiera sea el dolor, la respuesta es el amor.

Cualquiera sea el miedo, la respuesta es el amor.

El amor es la respuesta, porque el amor es lo único que existe.

Madre Teresa de Calcuta

lunes, 22 de agosto de 2011

¡Aleluya!



Que bello este niño de 12 años que optó para cantar un himno a Dios en un casting de talentos.

La espiritualidad tiene las raíces en el

interior del corazón: 

«Purifica primero por dentro la copa, 
para que también por fuera quede pura» 
Mt 23,26 

miércoles, 17 de agosto de 2011

Los Coristas: Una película de amor y cuidado

A las generaciones futuras

“No se puede tener ni mayor ni mejor dominio que el de sí mismo”
Leonardo Da Vinci


Relato
La película “Los coristas”, cuenta la historia de un internado donde conviven niños y adolescentes huérfanos o con problemas sociales, de conducta, que fueran expulsados de su medio para ser “reformados”.
El sistema de conducta impuesto por el director es sumamente autoritario, todo se mueve bajo el paradigma de “acción-reacción”, que significa: a un acto indebido- se devuelve un castigo.
En un contexto con alto grado de agresión entre profesores, prefectos y alumnos, llega un nuevo prefecto, con un estilo totalmente diferente.
Es un profesor de música que no ha tenido éxito como tal, pero aún está lleno de ideales; y luego de escucharlos canturrear en el internado, les propone formar un Coro.
Este Coro, abre nuevas perspectivas humanas para estos chicos y su maestro.
Y contagian a la institución en su conjunto.
Este maestro les posibilita un nuevo sentido a una vida que no les daba más expectativa que la exclusión. A partir de esto, aparecen nuevas conductas diferentes a la acción-reacción.
Los niños comienzan a aceptar el objetivo propuesto y se asoman como personas diferentes, capaces de lograr cosas productivas, junto con otros.
Incluso algunos adultos de la organización también logran moverse de su rol de castigo y ensayan nuevas formas educativas más relacionadas a la formación de seres humanos que a la antigua concepción correccional.

Psicoeducación
Construir un proyecto de vida
En el inicio, la película nos revela el destino de dos de los personajes, el de uno de ellos de un modo específico -director de orquesta-, y que ambos han logrado construir un proyecto de vida. Esto le permitió desarrollar una actitud de agradecimiento con la vida.

Ser reconocidos por alguien significativo
En su desarrollo, la película nos recuerda lo que significa para los seres humanos ser reconocidos por un “otro significativo”; como también la necesidad de participar de un grupo y re-conocerse en la diferencia.
Porque no hay construcción de identidad sino a través de los otros; es en la relación con los otros donde se despliega y se pone en juego nuestra identidad.

Y tener nuestros propios sueños
En una escena, el “prefecto-vigilante-maestro”, les pide al grupo que escriba en una hoja “qué quieren ser cuando sean mayores”; y todos, en silencio y concentrados, escriben sus sueños con imaginación, haciendo abstracción del contexto que vivían en el instituto.
Esto lo motivó a él mismo para desarrollar su propia creatividad y productividad.

Nos habilita
El prefecto, desde la virtud “cuidado” desarrollada en él, y con una muestra de su “capacidad de amor” por las generaciones futuras, logró hacer que estos niños y adolescentes desarrollen la habilidad necesaria para formar parte de un grupo y ser competentes para llevar a cabo una tarea juntos.

A reconocer
Mientras que el director del instituto, con su estilo autoritario, “rechazaba” explícitamente a estos niños y adolescentes; el prefecto-músico-maestro transitó de manera eficaz el malestar que ocasiona el momento de seleccionar a los chicos, mostrándoles que destacarse, sobresalir o distinguirse no es, necesariamente, un gesto mísero, egoísta o individualista, sino parte de la tarea de formar un grupo.
Cuando seleccionaba, se basaba en el reconocimiento y la reciprocidad, y no en desprecio, como suele suceder.

Y amar a otros
Para el maestro del coro las diferencias no suponían desprecio. A todos les encontró su lugar, a todos les asignó una tarea, un rol: asistente, atril, etc., para que puedan sentirse útiles y parte del equipo. Y todos participaban.
Para él todos podían cantar porque el foco no lo ponía en la calidad, sino en el respeto por la persona, en la confianza. Transmitía pasión y hacía que los chicos se apasionen también.

El desprecio y el autoritarismo
Contrariamente, para el director, todos los chicos son iguales e igualmente despreciados y despreciables en su “brutalidad”.
Desde esta mirada, aquello que no puede ser querido, es además, humillado: una des-humanización que se hace recíproca, ya que mientras él quería imponer respeto con el paradigma acción –reacción, generaba lo contrario.

Deja más solos a los niños
Los límites del director con su estilo autoritario, en definitiva, termina dejando solos a los niños; mientras que el prefecto sabía poner límites de manera firme y con ternura a la vez.
Este tipo de límite es el que los niños necesitan para crecer.
Recordemos la función principal de los límites: regular los impulsos, y no castigar, ni imponer con insultos y castigos.

Un signo de madurez
Otro aspecto y signo de madurez bien adquirida del prefecto, es que él respetó a la autoridad del director, a pesar de no estar de acuerdo con su estilo autoritario.
Si bien no podía entenderlo, esto no paralizaba su productividad y creatividad.
Articuló muy bien el respeto a la autoridad con su necesidad de generar y producir.
Cuando dejó de depender de él, le dijo lo que opinaba de su conducta; tuvo valentía de decirle la verdad, con respeto.

Es el respeto y amor por el otro
En la película queda en evidencia la importancia de lo afectivo y lo social para el aprendizaje; y cómo los chicos fueron adquiriendo su capacidad de adaptarse al medio de manera progresiva.
En un proceso de complejización creciente fueron asimilando lo nuevo que el prefecto les enseñaba, y acomodándolo a sus estructuras previas, integrándolo.
Esto lo podemos ver en el progreso que iban desarrollando en el coro.

Síntesis
Es una película de amor, de amor al prójimo, de reconocimiento del otro en su rasgo de humanidad compartida. Que nos enseña a proteger y brindar cuidado a las nuevas generaciones, evitando humillaciones e indignidades que arruinan la vida a las personas. En otras palabras, evitarles la intemperie y darles refugio.

Para sentir amor por uno mismo, necesitamos, en primer lugar, ser amados.
Y luego, podremos amar sanamente a otros.

Cada generación celebra tus acciones y le anuncia a las otras tus portentos: ellas hablan del esplendor de tu gloria, y yo también cantaré tus maravillas.

domingo, 14 de agosto de 2011

¡Viva la VIDA! Gracias, Por Favor, Si

«Proclama mi alma la grandeza del Señor y mi espíritu se alegra en Dios mi Salvador... porque ha hecho en mi maravillas el Poderoso»
Lc 1,46-47

Hoy festejo 14 años de mi
Despertar y Re- Nacer:
¡Gracias bendita enfermedad!
Mensajera al servicio del Espíritu de la Vida, me mostraste mi des-conexión con mi verdadero ser interior y me indicaste amorosamente el Camino... 
Gracias Corazón mío por soportar y re-vivir...
¡Gracias Vida! 
Por brindarme una nueva oportunidad... la aprovecharé y daré frutos... 
¡Gloria a Dios! Te Amo Vida =) 
Me quedo el tiempo que tu me lo permitas... 
Gracias, Por Favor, Si 


Hoy, despierta, puedo ver que mi vida está llena de milagros... padres, hermanos, pareja, hijos, un nieto!, más familia, amigos, trabajo, profesión...
¡La Vida misma es un milagro! ¡Tu Vida es un milagro!
Ahora "Solo me resta danzar y celebrar"  como dijo el poeta Rumi.

"Después de imponerles las manos, se fue de allí..." 

Mt 19, 15

viernes, 12 de agosto de 2011

Para poder relacionarnos de manera sana, positiva, bondadosa, respetuosa.

Es necesario abrir nuestra conciencia y nuestro corazón

Ser testigos de la Luz requiere humildad, atención plena, ser impecable con tus palabras, dar lo mejor de ti mismo; e irradiar amor.

En nuestro camino por la vida, y a partir de nuestros vínculos primarios, vamos construyendo una manera personal y particular de ver la vida.

Así es que cada uno de nosotros tiene una manera personal de moverse en ella. Algunos valoramos más ciertas cuestiones y otros, otras que pueden ser diferentes.

Algunos autores llaman a esta construcción personal “mapas mentales”, otros le llaman “matrices de aprendizaje”.

Y es desde éstos mapas mentales o matrices de aprendizaje que reaccionamos a la realidad en sí misma. Con lo cual, estos mapas mentales actúan como filtros de la realidad.

A veces, estos constructos mentales son verdaderos instrumentos para operar efectivamente en la realidad; pero otras no, por el contrario, son obstáculos que es necesario ver y modificar porque generan gran dolor y sufrimiento.

Como vemos, las personas pensamos, sentimos y actuamos desde nuestra percepción de la realidad y no desde la realidad misma; lo cual significaría que nuestros problemas no están en la realidad sino en la representación que tenemos de ella.

Además, como hombres y mujeres, masculinos y femeninos, tenemos también nuestras grandes diferencias a la hora de ver el mundo y movernos en él.

De allí que nuestros vínculos se transforman en un verdadero desafío: ¿pueden los hombres respetar la vida emocional de la mujer, respetar el mundo de la mujer, respetar sus necesidades?, ¿pueden las mujeres respetar el mundo de los hombres y su diferente forma de moverse en él?, ¿puedo comprender que mi mapa es mi forma de entender la realidad en un momento determinado y que los otros tienen o pueden tener mapas diferentes?

Cuando creemos que nuestra manera de ver y movernos en la vida es la única válida, aparecen los conflictos, aparece la lucha de poder a ver quién gana sobre el otro, lo cual es un gran desgaste de energía vital.

Nada es estático, todo está en movimiento continuo, es posible ampliar nuestra mirada, y desde allí, elegir diferentes maneras de relacionarnos con nosotros mismos, con los otros, con la Vida misma.

Lograr comunicarnos, comprendernos, conectarnos, implicará abrir nuestras conciencias a estas diferencias humanas, constructos mentales que vamos incorporando inconscientemente; y, esencialmente, abrir nuestro corazón para poder relacionarnos de manera sana, positiva, bondadosa, respetuosa; enriqueciendo-nos mutuamente.

Tips para tener en cuenta

-Darnos cuenta que nuestro modo personal de ver la vida no es la única verdad...

Ver al otro tal y como es, y estar dispuestos a ser vistos tal y como uno es…
Te veo... es bueno verte...
Estoy aqui... es bueno estar aqui...


«Que os améis los unos a los otros como yo os he amado»
 Jn 15,12

miércoles, 10 de agosto de 2011

Tomar conciencia de nuestra prosperidad


Existen formas de tomar conciencia de nuestra prosperidad, una de ellas es responder a las siguientes preguntas: 
¿Puedes ver, oír y hablar? 
¿Puedes caminar, moverte alrededor tuyo y hacer cosas por ti mismo? 
¿Comiste hoy? ¿Ayer?
¿Todos los días de la semana pasada? 
¿Puedes descolgar un teléfono? 
¿Encender una luz? 
¿Meter una llave en una puerta y tener un lugar para dormir? 
¿Están tus pies adecuadamente cubiertos? 
¿Tienes algo que ponerte para vestir?
¿Están funcionando tus pulmones y tus riñones? 
¿Puedes respirar sin necesidad de ayuda? 
¿Puedes mover tus manos, tus brazos, tus piernas y hacer las cosas que quieres hacer? 
¿Hay alguien que te ayudaría si necesitaras ayuda? 
¿Hay alguien de quien recibes amor? 
¿Hay alguien que conoces que estará ahí sin importar lo que hayas hecho? 
¿Puedes reírte cuando quieres? 
¿Llorar si necesitas hacerlo?
¿Te permite tu mente saber la diferencia entre estas dos cosas? 
¿Hay un árbol al que puedas tocar?
¿Una flor que puedas oler? 
¿Puedes detenerte bajo de los rayos del sol y sentirlos? 
Da gracias por cada "sí" que puedas dar y recuerda agradecer lo mucho que ya posees.

Si hay algo que quieres ser, tener o hacer, sólo hay un camino seguro para averiguar si puedes tenerlo. ¡Actúa! 
Todas las cosas que tú quieres tener; los lugares a los que quieres ir; las cosas que quieres experimentar; están esperando ansiosamente por ti. 
Es tu responsabilidad hacerlas. ¡Actúa!
Di lo que tengas que decir. 
Haz lo que tengas que hacer. 
Pide lo que quieres, exactamente de la forma en que lo quieres. No aceptes una primera respuesta negativa. Actúa. 
Todo lo que recibes es lo que das, así que da tanto como puedas. Actúa. 
Si estás satisfecho, pero todavía hambriento por algo que está en alguna parte, ¡muévete hacia ese objetivo! ¡Actúa por lo que crees!. 
Ponte a trabajar por lo que son tus principios. Ponte a trabajar sólo para probarte a ti mismo que puedes hacerlo. 
Piénsalo de esta forma: lo peor que puede suceder es que acabes en el mismo lugar donde empezaste, pero habiendo actuado.
El mundo es verdaderamente abundante. 
Hay suficientes árboles para dar sombra y para crear oxígeno. 
Hay suficiente hierba sobre la cual caminar.
Hay suficiente agua para nadar, para pescar y para alimentar a los
animales del mundo entero. 
Hay suficiente sol para brillar sobre cada persona. 
Hay suficientes animales, plantas y minerales para alimentar a todos y a todo. Verdaderamente hay suficiente para todos nosotros. 
Podemos tener tanto como queramos si tenemos fe, valor, determinación y
perseverancia.
Nuestros pensamientos son los instrumentos con los que creamos. 
Si nos acercamos a la vida con la actitud adecuada extraeremos el premio. Debemos recordar que nuestras experiencias pueden ser vividas como una carga. 
Son una realidad, pero si queremos avanzar en la vida abundantemente, debemos desempacar, seleccionar y distribuir esa carga en sus lugares adecuados.
Debemos hablar de lo que tenemos, sabiendo lo que hay en abundancia.
Debemos dar gracias por la abundancia universal, permitiendo que el mundo
sepa que estamos abiertos y listos para recibir cuantas cosas buenas estén
disponibles para nosotros más allá de cualquier limitación.

Frederic Solergibert i Sorni

viernes, 5 de agosto de 2011

Los sucesos dolorosos en nuestra vida

Podemos experimentarlos de dos formas

Al experimentar sucesos dolorosos en nuestra vida podemos elegir vivenciar:
-un enorme aprendizaje, permitiendo que nuestro Ser se fortalezca y crezca a raíz de esa experiencia, llevándolo más cerca de Dios;
-o seguir patrones de sacrificio y sufrimiento que nos mantienen en un papel de víctima que no nos proporciona crecimiento alguno.
Así, hay experiencias que nos dejan un gran aprendizaje, son aquellas que a pesar de haber sido dolorosas nos llevaron a un crecimiento interior e incluso a replantearnos las viejas creencias llevándonos a buscar la Verdad que habita en nuestro Interior.
Son experiencias que nos mostraron un poco más acerca de las leyes que gobiernan la vida, fortaleciendo más nuestra real esencia y despertando el deseo de generar un cambio en nosotros mismos y a nuestro alrededor.

Por otro lado, las experiencias que siguen los patrones de víctima, de sacrificio y dolor, son aquellas que no nos producen ningún crecimiento, muy por el contrario, nos mantienen en una rueda interminable de dolor y de rencor ya que, nos creemos victimas, sentimos que somos víctimas y al no salir de esa trampa mental, los mismos sucesos se repiten una y otra vez, y con cada suceso el rencor aumenta. ¿Por qué se repiten? Porque no nos hicimos cargo de aprender lo que nuestra alma necesitaba para continuar expandiéndose en el amor.

Todos y cada uno de nosotros podemos experimentar la expansión de la conciencia
y por consiguiente la absoluta libertad que viene con ella.

Nuestra real esencia es el amor y el rencor nos aleja de él, nos aleja de nuestro ser verdadero.
El rencor es una barrera que nos limita y genera una lucha interior que nos cierra la puerta de conexión con la Vida, con nuestro Creador, generándose así más angustia y dolor por sentirnos separados, solos.
Salir de esa trampa es nuestra responsabilidad, ya que nadie puede hacerlo por nosotros, sí pueden acompañarnos, guiarnos quienes hayan recorrido ese camino, pero el proceso es personal e intransferible.

Des-ocultando este engaño que nos ata y limita, podemos elegir re-conectar con la Vida y volver a casa, a nuestro hogar verdadero: el amor; saltando la barrera del odio y el rencor que nos impide vivir desde la Verdad de nuestro ser: hijos de Dios creados a su imagen y semejanza.

Trabajo personal
-¿Cómo fueron las vivencias que te llevaron a experimentar rencor, siguiendo un patrón de victima?

-¿Vale la pena seguir experimentando rencor, dejando a un lado tu corazón, tu hogar donde serás libre por siempre?

Ejercicio liberadorSintonizar con la Vida

¡La puerta está abierta! ¿Estás dispuesto a dejar de esconderte detrás de esa barrera y cruzar el umbral hacia la libertad? ¡Adelante! ¡Que la Vida mira hacia adelante!

Cuando soltamos el rol de "víctima" y agradecemos la vida como es; 
entonces la vida se vuelve generosa para con nosotros.

«Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame»

jueves, 4 de agosto de 2011

Vive y disfruta el presente

Vivir y disfrutar el presente no es irresponsabilidad, al contrario,
porque nada recogeremos en el futuro que no hayamos sembrado hoy.

Elijo vivir intensamente cada día, proponiéndome que nada ni nadie me pre-ocupe, ni empañe mi alegría de vivir. Después de todo, despertarme ha sido un regalo, una gracia de la Vida. Y asi la tomo e intento estar a su servicio.  

Cuando le preguntaron a Santa Teresita de Jesús cómo podía vivir tan alegre en medio de tantos problemas y sufrimientos, la santa respondió: “Es que yo sólo vivo un día cada día. Y no hace falta ningún heroísmo para vivir con alegría y en paz las pocas horas que tiene el día”.

Cuando le preguntaron a San Felipe Neri cómo hacía para estar siempre contento y de buen humor en medio de tantos peligros y sufrimientos, dijo: “Es que yo cargo sobre los hombros sólo el peso del momento presente”.

Los antiguos romanos eran sumamente prácticos y tenían dos lemas que repetían contínuamente: Carpe diem, que significa, aprovecha o vive el día presente y age quod agis, es decir, haz bien lo que tienes que hacer, sin distraerte en otras cosas...

Desde que nos levantamos, podemos elegir vivir el día con alegría y plenitud, de ser un regalo para todos los que van a encontrarse en nuestro camino, brindando una cara feliz, una sonrisa, una palabra de aliento, un saludo cariñoso, y también, si fuera necesario, un límite respetuoso.

Un conocido proverbio inglés dice sabiamente:

 “El objetivo de la vida es ser feliz.
El lugar para ser feliz es donde usted se encuentre
y el momento para ser feliz es ahora”

Vivamos el presente en toda tu intensidad, pues es lo único real que tenemos.
Recordemos el poema de Borges, Instantes:

Si pudiera vivir nuevamente mi vida,
en la próxima trataría de cometer más errores.

No intentaría ser tan perfecto,
me relajaría más.

Sería más tonto de lo que he sido;
de hecho, tomaría muy pocas cosas con seriedad.

Sería menos higiénico.
Correría más riesgos,
haría más viajes,
contemplaría más atardeceres,
subiría más montañas,
nadaría más ríos.

Iría a más lugares a donde nunca he ido,
comería más helados y menos habas,
tendría más problemas reales y menos imaginarios.

Yo fui una de esas personas
que vivió sensata y prolíficamente cada minuto de su vida;
claro que tuve momentos de alegría;
pero, si pudiera volver atrás,
trataría de tener sólo buenos momentos.

Por si no lo saben,
de eso está hecha la vida,
sólo de momentos,
no te pierdas el ahora.

Yo era uno de esos
que nunca iban a ninguna parte
sin un termómetro,
una bolsa de agua caliente,
un paraguas y un paracaidas.

Si pudiera volver a vivir,
comenzaría a andar descalzo a principio de la primavera
y seguiría así hasta concluir el otoño.

Daría más vueltas en calesita,
contemplaría más amaneceres
y jugaría con más niños.

Si tuviera otra vez la vida por delante.
Pero, ya ven, tengo 85 años
y sé que estoy muriendo.

"Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te ha revelado esto la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos". Mt 16,16-17

miércoles, 3 de agosto de 2011

DESPERTANDO A LA VIDA: "La tierra no pertenece al hombre, el hombre pertenece a la tierra"



Lo sabemos: la tierra no pertenece ahombre, el hombre pertenece a la tierra. Todas las cosas están conectadas, como la sangre que nos une a todos. El hombre no tejió la trama de la vida, es apenas una hebra en ella. Todo lo que le haga a la trama, se lo hace a sí mismo"
Alocución del Jefe Seattle al representante del Gobierno de EEUU en 1852

Quien venera a Dios, debe primero adorar a la Tierra.
Bert Hellinger

martes, 2 de agosto de 2011

El viaje de nuestra vida


Crecimiento personal... No es la primera vez que leemos estas dos palabras juntas, pero... sabemos cuál es su significado? O mejor aún, tiene algún significado "exacto"; "preciso"; o "inequívoco"? O sería mejor preguntarnos ¿qué significa el Crecimiento Personal para cada uno de nosotros?

Podemos decir que, el "Crecimiento Personal", puede ser visto de muchas maneras por cada uno de nosotros (como un árbol que crece, como una persona que aprende, etc...) pero si en algo podemos estar de acuerdo todos, es en lo siguiente: siempre lo vemos como un proceso: es decir, como algo que implica tiempo y que tiene una dirección y un sentido.

Generalmente, cuando hablamos de la dirección de nuestro crecimiento personal, nos referimos a "ir hacia nuestras metas" y, cuando hablamos de sentido pensamos en "el por qué" vamos hacia esas metas.
En definitiva, una metáfora que se adapta perfectamente al crecimiento personal, es la del Viaje.
Podemos decir, entonces, que nuestro crecimiento personal es "el viaje de nuestra vida".

¡Cuantas cosas que involucra un viaje! Elegir el destino, pensar si iremos solos o acompañados, si será más directo o con muchas escalas, cuanto nos costará, qué haremos en cada tramo y qué pasará cuando lleguemos a destino... en fin, un sinnúmero de cosas! Y entre tantas cosas, hay un factor que influye notablemente en nuestro viaje y que nos condiciona durante todo su transcurso: El Equipaje.

Si: el "bendito equipaje"... Tan necesario y tan molesto a la vez! Ese mismo, que debemos "cargar" por todos lados. Ese, que nos hace perder tanto tiempo ordenándolo, el que nos desespera cuando se pierde y el que nunca tiene lugar, para poner todo lo nuevo que adquirimos...

- ¿Quién no ha cargado con una pesada valija, un bolso, o una mochila?

- ¿Quién no se arrepintió de haber llevado algo que nunca usó?

- ¿Quién no maldijo alguna vez su equipaje... para luego seguir junto a él como si nada?

Esto se debe a la cualidad "contradictoria" de nuestro equipaje: es amplio y estrecho; es cómodo e incómodo; es necesario e innecesario; es seguro e inseguro, es útil e inútil... todo a la vez!!! Si no podemos viajar con él, pero tampoco sin él... ¿Qué podemos hacer?

- Podemos empezar por reconocer que lo cargamos.
- Podemos seguir por conocer aquello que cargamos.
- Luego elegir "qué" cargar en él y cuándo hacerlo.
- Podemos, por ende, elegir qué descargar...