sábado, 31 de diciembre de 2011

En este Año Nuevo...

Mantengamos la serenidad... y no perdamos tiempo especulando sobre lo que pasará...

Si nuestros pensamientos y acciones están al servicio de la Vida, nuestro futuro será inevitablemente bueno.

Cada año que pasa es un ciclo que culmina, la tierra ha dado un giro alrededor del sol y comienza uno nuevo... Cada año que pasa algo avanza, en el cosmos y en nosotros también, como parte del todo que somos.

¡Les deseo lo mejor!

Sintonicemos con estos ciclos cósmicos... dejemos que el año pasado sea pasado, tal y como fue, sin lamentar nada de lo que pasó; y nos abrimos al nuevo año con todo lo que nos trae... sin preocuparnos por lo que vendrá... con Esperanza y Fe, sabiéndonos guiados por Algo Grande... unidos todos... en sintonía con la Fuerza de la Vida que mueve todo y todos...

 ¡FELIZ  AÑO NUEVO!
Demos gracias por todo lo vivido y compartido en el año que se va. 

y nos abrimos a continuar el Camino en el año nuevo, agradecidos por cómo será,

animándonos mutuamente,

Pleno de AMOR y PAZ.

¡Que disfrutes de todo lo que te ofrezca el nuevo año!


"Estamos guiados en nuestra vida por una Fuerza que nos toma a su servicio, para el beneficio de muchas vidas"

"Cada año nuevo tomamos conciencia que nosotros y el mundo continúan su marcha, unidos en un movimiento eterno al cual nos abandonamos y en el cual podemos confiar"
Bert hellinger

viernes, 30 de diciembre de 2011

Se acerca un final... y una nueva apertura...


Miramos hacia delante y dejamos atrás lo que ya pasó...

La esencia de la Vida es hacia adelante...

«Nadie que pone la mano en el arado y mira hacia atrás es apto para el Reino de Dios»
Lc 9, 62

¡¡FELIZ FINAL DEL 2011!!
¡¡FELIZ 2012!!

miércoles, 28 de diciembre de 2011

El asentimiento

de BERT HELLINGER, del libro "PLENITUD - El viaje del Nahual".
Ni bien asiento a alguien tal como es, él se libera de mí y yo me libero de él.

Al mismo tiempo, mi asentimiento me une a él.

A través de mi asentimiento viene a mi encuentro; viene, libre, a mi encuentro.

Ante mí no necesita esconder nada. No necesita ocultarse porque para mí puede estar tal como es.

Mi asentimiento le permite mostrarse ante mí.

En mi asentimiento hacia el otro también me asiento a mí tal como soy. Dado que yo me asiento a mí mismo, me muestro tal como soy, porque mi asentimiento a mí es independiente del asentimiento de los otros hacia mí.

Es cierto que mi asentimiento a mí, dado que gracias a él no necesito ocultar nada frente a otros, también hace más fácil para los demás asentir a mí.

A través de mi asentimiento hacia mí en lo más íntimo me vuelvo igual a ellos y no me encuentro ni por encima ni por debajo de ellos.

El asentimiento es un movimiento creador. El efecto que tiene permite avanzar. Pone en funcionamiento a algo. Al mismo tiempo, supera aquello que se le contrapone. Lo nivela. A través del asentimiento hacia mí, hacia los otros y hacia todo en el mundo tal como es, nuestras relaciones se vuelven sencillas por estar más allá de las propias expectativas y angustias. Todo se despliega a su manera y está al servicio de todo lo demás al mismo tiempo.

Nuestro asentimiento también asiente a los límites, se mueve dentro de sus límites. También asiente a los opuestos y los sintoniza entre sí. Los une de manera creativa y los hace prosperar.

Este asentimiento es amor, libre de intención y libre de temor. Está en sintonía con aquel movimiento creador del cual todo aquello que existe toma su existencia y que, asintiendo, lo mantiene en existencia tal como es.

Este asentimiento completa —todo.

de BERT HELLINGER, del libro "PLENITUD - El viaje del Nahual".

«He aquí la esclava del Señor;
hágase en mí según tu palabra»
Lc 1,26-38

"...que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones"
Lc 2, 35


lunes, 26 de diciembre de 2011

Una apuesta segura...

Loteria del Amor



Si quieres ver tu sueño realizado,
CONSTRÚYELO DESPACIO.

Si quieres vivir la vida libre,
tómate tu tiempo.

Haz pocas cosas pero hazlas bien,
los gozos simples son sagrados.

Día a día, piedra a piedra
construye tu secreto despacio.

Día a día, a la par crecerá
y la gloria del cielo conocerá.

San Francisco de Asis

Feliz Navidad a todos una vez más! y Feliz comienzo del 2012!

«vio y creyó»
Jn 20,8

viernes, 23 de diciembre de 2011

Vivir DESPIERTOS esta NAVIDAD...

Navidad... Tiempo para tomar conciencia de uno mismo... de nuestra real esencia... AMOR


Más allá de las cenas y regalos que compartimos, la Navidad tiene una esencia de simplicidad y un sentido profundo.

La Navidad es un buen momento para profundizar nuestra mirada, meditar, tomar conciencia de uno mismo, agradecer todo lo logrado este año y fijar nuevos objetivos hacia los cuales elegimos dirigirnos, tomando decisiones y comprometiéndonos a realizarlas; momento para apreciarnos, valorarnos y poner nuestros dones y talentos al servicio de los demás y el bien común.
Y si nuestro Maestro es Jesús, recordar su mensaje y obra para tomarlos como guía de nuestras vidas.

Desde este paradigma, Navidad es una actitud interior, un compromiso con uno mismo y con la Vida, que compartimos con otros, con festejos y alegrías.

Que en esta Navidad elijamos espejar nuestras almas, libres de caretas que muestran lo que no somos, convertirnos en faros de luz y paz, y re-nacer al Amor, nuestro real origen... asi sea! Feliz Navidad!

Te deseo Amor, Paz, Prosperidad y Felicidad!

«Engrandece mi alma al Señor y mi espíritu se alegra en Dios mi salvador»
Lc 1, 46

"...me llamarán bienaventurada, porque ha hecho en mi maravillas el Poderoso"
Lc 1, 49

“…se abrió su boca y su lengua, y hablaba bendiciendo a Dios”
Lc 1, 64

Honraré la Navidad en mi corazón y procuraré conservarla durante todo el año. 
Charles Dickens

(video compartido por Laura Ferraro)

martes, 20 de diciembre de 2011

"CAMINO DEL AMOR"

¡Te presento mi nuevo libro!
El n° 7  de la Colección Salud Integral, escrita conjuntamente con el Dr. Roberto F. Ré, a través de la Editorial San Pablo.

El Amor recorre un Camino de purificación... re-conocerlo es esencial para lograr una vida plena y feliz.
¡Te lo recomiendo!


El amor es el camino y, transitando por él, el hombre evoluciona desarrollando todas las dimensiones humanas que le son propias: física, emocional, mental, social, valórica y espiritual. Este desarrollo lo va construyendo y consolidando de acuerdo con el ordenamiento que Dios le otorga”, afirman los autores en el inicio de la obra. Fuimos creados a imagen y semejanza de Dios, que es amor. Todos tenemos la semilla del amor en nuestro interior, pero esta semilla no puede germinar sin nuestros cuidados. Sólo nosotros podemos hacerla crecer, atravesando un camino de maduración con luces y sombras, encuentros y desencuentros amorosos.

Al igual que los demás libros de la Colección “Salud Integral”, estas páginas tiene el propósito de promover el reconocimiento del potencial interior de las personas y comprender que es posible transformarse uno mismo para transformar nuestro mundo exterior.

En estas Fiestas, ¡regala CONCIENCIA!

Puedes adquirir los libros en la librería virtual de la Editorial San Pablo en esta dirección:

http://www.san-pablo.com.ar/comprar/advanced_search_result.php?search_in_description=1&keywords=buttera

«He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra»

lunes, 19 de diciembre de 2011

Hace 25 años me convertía en MADRE...

Trayendo a la VIDA a mi hija primogénita NOELIA JOSEFINA
¡GRACIAS PADRE DEL CIELO POR LA BENDICIÓN DE
CO-CREAR!

¡TRANSMITIR VIDA ES MI MAYOR RIQUEZA!

"No temas...
tu petición ha sido escuchada..."
Lc 1,5-25

¡Feliz cumpleaños hija!

Te di la VIDA...
¡Ahora CUIDALA!
Tienes mi bendición para hacer tu propio camino, y ser Feliz Sirviendo a la Vida!
¡Adelante! que la Vida mira hacia ADELANTE!

domingo, 18 de diciembre de 2011

Honro su destino... Ahora yo sigo hacia adelante...


Recuerda que la felicidad solo depende de ti, especialmente

de tu actitud ante la Vida.

No esperes que los otros cambien para ser feliz, nunca será así...

cambia tu...

toma la Vida tal como te fue regalada y haz algo bueno con ella...

servir a la Vida hace feliz!

¡Que tengas una excelente semana y un maravilloso 2012!

viernes, 16 de diciembre de 2011

La gratitud es Luz

Enciéndela y repentinamente verás todas las cosas hermosas en tu vida.


Da gracias por lo que tienes; recuerda que todo en la vida son experiencias que debemos vivir y aprender. 
Tener una actitud positiva ante la vida a veces cuesta, pero definitivamente nos hace la vida más placentera.

«Estad siempre alegres y orad sin cesar.
Dad gracias por todo»
1Tes 5,16-17


miércoles, 14 de diciembre de 2011

De la Ambición al Significado

Un film que invita a reflexionar sobre el sentido de la vida, las relaciones entre las personas y la siempre presente posibilidad de que todo puede adquirir un significado.





domingo, 11 de diciembre de 2011

Respetar a la pareja

significa asentir a él/ella tal y como es

Respetar a la pareja significa asentir a él/ella tal y como es.

Respetamos a nuestra pareja cuando somos capaces de decirle:

- “Te quiero y te respeto a ti y a tu familia, tus valores, tu pasado y tu destino. En ti quiero y respeto a tu padre y madre. Quiero y respeto lo que te guía a ti y a mi. Tal y como eres, está bien para mí”.

Querer re-educar o cambiar a nuestra pareja como si se tratara de un niño/a, es no respetarle tal y como es.

Y cuando se rechaza a uno o ambos padres de la pareja, también se está rechazando a la pareja.

En la relación entre el hombre y la mujer, ambos dan lo que tienen y toman lo que les falta; pero quien no ha tomado a sus padres tal y como son, no tendrá mucho para darle a su pareja; ya que permanece estancado en sí mismo, sigue siendo como un niño y no puede desarrollarse como adulto.

Cuando se elige la pareja en relación a las necesidades de cada uno, no se está mirando a la pareja sino buscando aquello que no se pudo tener de los padres, en especial a la madre, exigiendo a la pareja lo que uno cree que su madre/padre no le han podido dar.

En cambio, cuando hemos tomado lo recibido de nuestros padres con agradecimiento, elegiremos la pareja para poder disfrutar lo recibido y compartirlo con un otro.

El hecho de haber tomado lo recibido con agradecimeinto, nos hace sentir muy bien con uno mismo, y nos da la fuerza vital necesaria tener proyectos propios, y desde allí, es posible encontrar una persona que también se sienta bien consigo misma, con sus proyectos, y desee compartir junto con un otro su camino de vida.

Sin este aprendizaje, es probable que se generen vínculos dependientes, donde uno espera del otro que le dé lo que sus padres no le han dado, lo cual genera miedo al abandono, miedo a mostrarse tal y como es, necesidad de controlar, etc.

También es necesario reconocer y dar un lugar a todas las parejas que han pasado por nuestra vida, de lo contrario, no es posible estar disponible emocionalmente para "lo nuevo".

Una buena separación se logra cuando los compañeros mutuamente se dicen:

-“Te quise mucho. Todo lo que te di, lo di con gusto. Gracias por lo que tu me has dado. Por aquello que entre nosotros no resultó, yo asumo mi parte de responsabilidad y a ti te dejo la tuya. Te llevo siempre en mi corazón. Estás libre y estoy libre”.

Las tres palabras claves del amor en la pareja son: sí, gracias, por favor.
, te quiero y te tomo tal y como eres, 
Gracias por ser como eres, gracias por todo lo que me has dado,  
Por favor, te necesito.
Bert Hellinger

sábado, 10 de diciembre de 2011

A mi amado nieto

¡Que hoy cumple su 1° añito de vida!

Querido Gian:

Quiero que sepas que estoy feliz de ser tu abuela, y que te amo con todo mi corazón.

Eres la ramita más verde y hermosa de nuestro árbol familiar.

Desde que llegaste, tu presencia no sólo irradió Luz, Alegría y Felicidad, sino que renovaste la vida de todos nosotros! Especialmente, la de tu mami Noelia, que recuperó su salud y natural belleza desde tu nacimiento!


¿Sabes? Siempre dije que mis mayores tesoros son mis hijos, que mi hija mayor te haya traído a este mundo, ¡enriqueció mi vida!

Y vino Juan... Mt 11,16-19 ¡Este fue el evangelio del día de tu nacimiento!

¡Gracias por existir! ¡Bendigo tu vida! ¡Te amo!

Tu weli weli =)


Desde mi lugar de abuela, visualizo a los padres y al niño:

-A la mamá y al papá de Gian:
“Es vuestro hijo, y sólo vuestro hijo. Gracias por haberme dado este nieto”. 

-A Gian: 
“Gian, ellos son tus padres, y nosotros tus abuelos”


Visualizo ahora a la pareja actual de mi hija:

-A la pareja actual de mi hija:
“Gracias por hacer feliz a mi hija. Gracias por ser como eres. Gracias por respetar al padre de mi nieto”


¡Transmitir vida es una bendición!

«Estad siempre alegres y orad sin cesar. 

Dad gracias por todo» 

1Tes 5,16-17

viernes, 9 de diciembre de 2011

La sintonía con el movimiento del Espíritu Creador



Los movimientos del Espíritu nos llegan como si fueran especialmente para nosotros, para nuestra persona.
Los experimentamos como si alguien se ocupara de nosotros personalmente, como si nuestra vida y nuestras acciones fueran para él algo único y especial. Esta es una experiencia muy profunda.

A veces estamos tentados de considerar una experiencia semejante como una distinción, como si fuéramos queridos y guiados de forma particular por ese Espíritu.
Pero como se trata de un movimiento del Espíritu, también está dedicado a todos los demás.
Este Espíritu los mueve de tal manera que también ellos vivencian que son queridos y guiados de forma personal.

¿Qué significa esto para nosotros?
¿Qué exige de nosotros?
Que también nosotros, igual que ese Espíritu, asintamos a todos, personalmente.

¿Qué ocurre entonces con nosotros?
Que entramos en sintonía con los movimientos del Espíritu de tal forma que con ellos nos elevamos por encima de nosotros mismos, a pesar de percibirlos personalmente.
¿Nos percibimos entonces menos nosotros mismos o más nosotros mismos, es decir más personalmente o menos personalmente?
Nos percibimos personalmente, pero con más amplitud, como si abarcáramos más.
Igual que ese Espíritu, asentimos a nosotros mismos y a todos los otros en la misma forma, personalmente.

Por Bert Hellinger, del libro “Mística Cotidiana”, 2008, “Personalmente” p. 68

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Diciembre es un mes espiritual...

un mes para la reflexión y el descanso...
Diciembre es un mes espiritual, un mes para la reflexión y el descanso, para dejar que pacíficamente las vivencias se acomoden, asimilar lo que se vaya presentando, observar las tensiones internas y disolverlas con meditaciones, y abrirse hacia una visión más amplia de la realidad… un buen momento para cerrar todo aquello que ya no queremos más...

Todos somos responsables y actores importantes en el cambio planetario que se está produciendo.

Lo que importa es el estado de conciencia que proyectamos en el entramado universal.

Puedes ser un empleado silencioso entre papeles sin sentido, sin embargo tu espíritu puede estar resonando en una alta frecuencia de Amor y desde allí irradiar paz y equilibrio en esa parte del universo que te tocó habitar.

Quizá estás aprendiendo a fortalecer tu espíritu en medio de las dificultades, a ser una poderosa luz en la oscuridad… Dios sabe de tu tarea silenciosa y efectiva...

En este momento evolutivo es esencial poner orden en todo tipo de relaciones humanas.
Es nuestra responsabilidad sostener la autenticidad y el equilibrio en todos nuestros vínculos.

La meditación fortalece nuestro interior. Podemos centrarnos en el corazón... permitir que la Luz y la Verdad se irradien desde allí...buscar conexión con nuestro Creador...con las nuevas ideas evolutivas…

Que en estas fiestas navideñas podamos re-encontrarnos desde el AMOR, recordando el verdadero sentido: JESÚS vino a la Tierra para enseñarnos el AMOR Grande y Maduro.
Ese amor es agradecido y dice "si" a la Vida tal y como es.
Una oportunidad para sintonizar con Él.
¡Así sea! ¡Te deseo lo mejor!

«Venid a mí todos los que estáis fatigados y sobrecargados (...)
y hallaréis descanso»
Mt 11,28

Talentos para disfrutar

martes, 6 de diciembre de 2011

Nuestra inagotable Fuente Interior

es constantemente regada por el amor de DIOS
No existe mayor éxito que escuchar a nuestro corazón
y ser nosotros mismos.

por Rafael Cáceres, terapeuta en medicina natural, miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Española para la Difusión de la Espiritualidad.

Un déficit de alguno o de varios de los nutrientes mas esenciales, puede desencadenar en nuestro organismo cansancio, falta de energía, desánimo, depresión, alteraciones del sistema inmunológico, desequilibrios digestivos y nerviosos, acentuar los miedos, las fobias, la ansiedad, y abrir así las puertas a la aparición de múltiples enfermedades, que en realidad son una: la enfermedad.
Estos desequilibrios, pueden sumergirnos en un temporal o permanente malestar sin que sepamos o podamos conocer en muchas ocasiones el origen de toda esta trama sintomática.
Estas situaciones pueden reafirmar en nosotros la incertidumbre, la incapacidad y la impotencia, alimentando pensamientos recurrentes de pesimismo, que nos impiden enfrentarnos a las experiencias, y a acometer transformaciones enriquecedoras para nuestra vida; de ahí la vital importancia de nutrirnos de alimentos llenos de vida, bañados por el sol, cultivados con respeto a la tierra, con amor en suma.

Deberíamos desterrar para siempre la creencia tan enraizada y extendida de que los desequilibrios y el malestar que acompañan a la enfermedad se pueden abordar con un enfoque exclusivamente sintomático y farmacológico, sin profundizar en la génesis o causa de estos desequilibrios.

Esas mal denominadas “curaciones”, basadas en la supuesta lucha contra la enfermedad, están sustentadas en la ausencia de un verdadero y profundo conocimiento del ser humano, y de la infinita sabiduría, poder e inteligencia que despliega la vida cuando caminamos y vivimos en estrecha y total sintonía con nuestra esencia y naturaleza humana, escuchando el constante murmullo y fluir de la conciencia que el universo alberga en su seno.

De igual modo que una alimentación desequilibrada e insuficiente nos enferma el cuerpo, también las carencias y los desequilibrios emocionales, amorosos y espirituales son la causa común de muchos sufrimientos estériles, que en lugar de liberar, aprisionan y oscurecen nuestra vida.

Si estamos tristes y desesperanzados, estamos instalados en la rutina, hemos abandonado el entusiasmo y la confianza, o nos consideramos inmerecedores de amor… incapaces de dar un paso adelante y arriesgarnos… Ninguna píldora mágica o ningún antidepresivo, ni ninguna circunstancia por favorable que pueda parecernos nos ayudaran en verdad a abandonar esas situaciones de malestar y sufrimiento.

Si nuestros pensamientos, nuestras emociones, nuestro cuerpo y nuestro espíritu, no están en armonía con uno mismo y con el mundo, no podemos alcanzar la verdadera curación.
Muchas mal llamadas enfermedades son la expresión inequívoca de esos desequilibrios (alimenticios, emocionales, espirituales, mentales) entre los que vivimos.

Si no sentimos amor, si no somos capaces de expresar gratitud por la vida y por todo cuanto nos ha sido dado y regalado, si vivimos inmersos en la frustración, el resentimiento, y nadamos continuamente entre los sentimientos de miedo, culpa, y prejuicios, ¿cómo vamos tan siquiera a aproximarnos a la alegría, a la serenidad, al autentico amor en definitiva, que es el mejor sostén, alimento y medicina para nuestra vida?

Si estamos siempre condicionando todos y cada uno de nuestros pensamientos, conductas o actos a la obtención de algo o de algún beneficio exclusivamente personal, y cuando no lo conseguimos nos enfadamos, culpamos, rechazamos, enjuiciamos, ¿para que nos sirven entonces todos nuestros aparentes y nobles propósitos y anhelos?

Si necesitamos ser amados, acariciados, comprendidos, aceptados… ¿Por qué en lugar de reprimirnos, negarnos o exigirlo a otros, no comenzamos con y en nosotros mismos, a compartir, dar y practicar desde hoy esta realidad, a todos cuanto nos rodean?.

El índice de bienestar y felicidad en nuestra vida no depende, como comúnmente solemos creer, de lo que las circunstancias, el azar u otros caprichosamente nos puedan conceder; sino de nuestra inagotable fuente interior, que no puede nunca secarse, porque somos un recipiente profundo, una extensión infinita que es constantemente regada por el amor del universo y de DIOS.

Nos sanaremos cuando restituyamos el amor en nuestra vida, en nuestro corazón y nuestro espíritu; cuando nos encontraremos bien y sepamos que ya lo tenemos todo, que ya lo somos todo, y que no tenemos que correr desesperados tras los logros o los éxitos, porque no existe mayor éxito que escuchar a nuestro corazón y ser nosotros mismos. Todas las búsquedas, todas las técnicas y conocimientos, todas las doctrinas, no nos serán de gran ayuda si no desplegamos nuestras alas, sino perdemos los miedos que nos atenazan, y nos erigimos en nuestros propios maestros y alumnos, siguiendo únicamente el sendero del amor… Un amor sin condiciones, porque los maravillosos frutos que nacen del autentico y elevado amor, son siempre deliciosos, sanadores y hermosos. Sino sientes en tu vida todo esto… enriquece desde hoy mismo el terreno que habitas, cultivas y siembras, verás como todo es distinto, y como tu te transformas en lo que eres, y siempre has sido: un hijo del amor, un creador de milagros, un forjador de verdad, paz y esperanza.

La vida te invita a su fiesta permanente, al aprendizaje continuo sin temor a equivocarte, a la majestuosa sencillez de las cosas hermosas, al deleite incomparable de un abrazo, un beso, una acaricia, y de una fresca y renovadora bocanada de aire fresco y puro...

Compartido por Fernando Rodriguez

domingo, 4 de diciembre de 2011

¡Gloria a Dios!


En momentos felices, alaba a Dios....
En momento difíciles, busca a Dios....
En momentos de tranquilidad, ora a Dios...
En momentos de dolor, confía en Dios...
En cada momento, agradece a Dios...
 


No le digas a Dios tus problemas;
dile a tus problemas cuán grande es tu Dios

viernes, 2 de diciembre de 2011

Despedirse con agradecimiento de nuestras ex parejas...

Ayuda a poder volver a formar una nueva pareja... a que el amor pueda continuar fluyendo a través de ti...


Es bueno agradecer a todas las parejas que se cruzaron en nuestra vida, aun cuando nos parezca que haya sido algo superficial.

Poder agradecerle internamente todo lo que nos dió, todo lo que aprendimos con él/ella.

Luego también es muy importante, poder reconocer y asumir nuestra propia parte de responsabilidad en la separación.

Recordemos que en la pareja, toda la responsabilidad de lo que pasó es compartida al 50 % por ambos.

¿Cómo hacerlo?
Busca un lugar donde puedas estar solo/a y tranquilo/a. Visualiza a la persona, y dile:

"Lo siento, para mi también fue muy dificil. Yo te amé mucho. Lo que te regalé te lo di con gusto. Tú también me has dado mucho y eso lo honro y lo guardo en mi corazón. Por lo que no funcionó entre nosotros yo asumo mi parte de responsabilidad y a ti te dejo la tuya. Y ahora te dejo en paz"


"En una separación, uno primero recuerda aquello que fue bello, sobre todo, el
principio. Se renuncia a la búsqueda de culpas, ni propias ni del compañero.
Después, uno se entrega al dolor y al duelo. 
A continuación, por regla general,
lo necesario puede solucionarse de forma objetiva y pacífica.
Aún otro hecho cabe tener en cuenta: 
en los hijos, uno sigue amando al
compañero, igual que en un principio"
Bert Hellinger

miércoles, 30 de noviembre de 2011

¿Cirugía estética?


En cada parte está el todo…

En cada una de las partes de tu cuerpo estás tú, enter@, complet@...

Cuando quieres eliminar un trozo de tu cuerpo, te quieres eliminar a ti mism@...


La vida es como es…imperfecta, y cada persona también.

Buscar la perfección es rechazar la vida… es buscar la muerte…

"Todo me ha sido entregado por mi Padre..."
Lc 10,21-24

lunes, 28 de noviembre de 2011

Si deshielas tu corazón y aprecias tu propia belleza...

disfrutarás de la belleza del mundo!

Angaangaq (1947) es esquimal, nació en el Norte de Groenlandia en una familia con curanderos desde hace generaciones, y es chamán, jefe espiritual de las tribus Inuit y representante de los aborígenes árticos en las Naciones Unidas desde que siendo joven, recibió el encargo de los Más Ancianos de su pueblo de llevar a todo el mundo el mensaje espiritual de los esquimales.

Lleva 30 años recorriendo el mundo y recientemente ha publicado el libro “Escucha la voz del hielo” en el que habla sobre la vida cotidiana de su pueblo, sus enseñanzas y costumbres, sus ceremonias y sus mitos; sobre el dar y el recibir, sobre el silencio, la oración, la curación, las plantas y los animales, el devenir y el perecer, la familia, la vida en pareja, la sexualidad, las estaciones, las ceremonias y todo aquello por lo que vale la pena vivir.

Le llaman “anciano” desde joven: recogió el legado familiar de la sabiduría de su clan. Su abuela fue su primera maestra, le enseñó “a sonreír, caminar erguido y lleno de fuerza”. Es un chamán inuit (esquimal), y uno más que dice que no habrá cambio mientras no seas tú quien cambies en tu corazón. Lo cuenta por el mundo y en su libro "Escucha la voz del hielo", editorial Urano.

¿A qué ha venido?
A deshelar corazones.

¿Lo tengo congelado?
Sí, mientras no veas tu belleza interior y la belleza del mundo.

¿Usted las ve?
He aprendido de mi madre, de mi abuela… Tiene 86 años y nunca fue a la escuela, pero comprende la vida mejor que nadie.

¿Qué hay que comprender?
El equilibrio del mundo. Os veo muy preocupados por el oso polar, por las focas, pero… ¿y por los seres humanos?

¿A qué se dedica usted?
Soy hombre medicina, practico la sanación tradicional de mi pueblo, aprendida de mi abuela, de mi madre, de muchos otros ancianos durante toda mi vida…

¿Qué cura?
Todo. Porque todo se origina en el alma, en el corazón, en que olvidamos nuestra belleza… La distancia más inmensa no está entre aquí y allí: está entre mente y corazón, y hemos de conquistar ese terreno.

¿Cómo?
Nos ayuda mucho la cabaña de sudación.

¿Qué es eso?
Tradicionalmente, entramos allí a sudar: eso nos limpia por dentro y por fuera. Las hacíamos con costillas de ballena, ramas, piel de foca… Dentro, fuego, agua, vapor…

¿Y qué pasa ahí?
El alma se eleva y se depura. Es una ceremonia muy bonita. Como la vida. ¡La vida entera es en sí misma una bella ceremonia que merece ser celebrada!

¿Ese tambor ayuda?
Póngase delante de mí.

¿Así?

Ouuuuuuu…
Ouuuuuuu…

Qué vibración…
Esto es orar. Es una oración.
¿Dónde viven hoy esquimales?
En Groenlandia, Canadá, Alaska, la península Chukotka de Siberia: ¡nuestro pueblo ha llegado a ocupar 16 millones de kilómetros! Hoy somos sólo un millón de personas. El contacto con el hombre blanco nos diezmó, por las epidemias… ¡Nunca hubo guerras entre nosotros, los esquimales! Somos el pueblo más pacífico de la humanidad.

¿Es cierta su fama de hospitalarios?
Sí.

¿Llegan las mujeres esquimales a ofrecerse sexualmente al huésped?
¡A nosotros no nos repugna el contacto físico! Pero los blancos no os tocáis. Y la mayor necesidad del ser humano es la de ser tocado. Nosotros nos tocamos mucho. No tenemos tabúes sexuales ni celos. Somos personas civilizadas.

¿Y qué mensaje nos trae desde el hielo?
Que el mundo es bello. Que si deshielas tu corazón y aprecias tu propia belleza, disfrutarás de la belleza del mundo. ¡Dejemos ya de maltratarlo! No hay nada más difícil para una persona que cambiar, eso lo sé: pero si no cambias tú, tus hijos y nietos seguirán haciendo lo mismo…

Fuente: La vanguardia

Y aquí les comparto unos estractos de dos capítulos del libro “Escucha la voz del hielo” de Angaangaq.
Grandes verdades contadas con simplicidad y sabiduría.

Sobre la ausencia de fronteras
No hay fronteras. Los animales no conocen fronteras, las plantas no conocen fronteras, los vientos no conocen fronteras, las nubes no conocen fronteras, los ríos no conocen fronteras. Sólo el hombre cree en fronteras: “No te está permitido entrar aquí”.

Me pregunto: ¿Cómo es posible esto?

El problema es que vosotros, los occidentales, aprendéis desde la infancia a crear fronteras. Pero la madre tierra no tiene fronteras. El viento no conoce fronteras. Quizá se lleve a miles de kilómetros la hoja marchita que el viento de otoño arranca de un árbol de tu jardín. Tal vez la lleve hacia el Norte, donde en algún momento se congelará y caerá sobre Groenlandia. Y acabará en un lago groenlandés, donde desplegará su energía. Todo está unido y conectado con todo. Sois vosotros los que habéis inventado las fronteras.

Tenemos que aprender que solo existe un mundo y que las fronteras que le hemos trazado son ilusiones. Necesitamos tener una conciencia global de que todos estamos cohesionados y formamos un solo organismo. Necesitamos una conciencia clara de que todos somos una familia.

Sobre la guerra
En mi patria nunca ha habido una guerra. A mi pueblo le resulta extraño que haya pueblos que luchan entre sí para conquistar tierras. Tenemos claro que solo existe una tierra y que no pertenece a nadie. Cada cual tiene derecho a utilizarla, y cada cual lo hace a su manera. Lo único que nadie puede es poseerla. La tierra pertenece a todos. Por eso no comprendemos que haya guerras para poseer tierras. No podemos comprender por qué los hombres trazan líneas en los mapas y dicen: Esto es una frontera.

Y tampoco podemos comprender que haya padres y madres que aprueben que sus hijos se dediquen a matar.

viernes, 25 de noviembre de 2011

Después del desánimo o la desesperación..

tenéis nuevas energías

No os desmoralicéis jamás
por Omraam Mikhaël Aivanov

Para no caer en la desesperación, hay que saber previamente que, sea lo que sea lo que deseemos realizar en la vida, incluso las mejores cosas, siempre tendremos que enfrentamos con el mal, bajo la forma de dificultades y obstáculos. Estar ciegos ante el mal es peligroso. Quien nunca prevé el mal, no toma precauciones, no hace nada para arreglar las cosas o neutralizadas y termina cayendo en la trampa. Esta ingenuidad se paga siempre muy caro, y se paga, en primer lugar, con la desmoralización. Aquél que está lleno de ilusiones, cuando aparece la primera dificultad perderá el equilibrio y se derrumbará.

La desmoralización está siempre al acecho; sin embargo, existen métodos con los que afrontarla. Cuando empecéis a sentiros agobiados, abatidos, lo primero que debéis hacer, es pensar que este estado no durará demasiado. Durante un momento, refugiaos en algún lugar dentro de vosotros mismos, como si entrarais en hibernación, y quedaros ahí hasta que volváis a sentir de nuevo el soplo de la vida. La desmoralización es como el invierno; pero después del invierno llega la primavera. Según los años, ésta llega más o menos temprano. Algunas veces llega muy tarde, pero siempre llega. Por ello no se debe perder jamás la esperanza. En un momento u otro, tarde o temprano, vuestro ímpetu, vuestra energía, volverán. ¡Cuántos han cedido unos instantes antes de que las fuerzas de la primavera resurgieran en ellos! Y es una lástima, porque finalmente se hubieran salvado, pero al no presentir este renacimiento se perdieron...

Estancarse en algo que no marcha bien es muy perjudicial ya que así convertimos lo malo en peor. Cualesquiera que sean vuestros tormentos no dejéis que vuestro cielo interior se ensombrezca completamente. Decid: "Quizás no todo esté perdido, esperemos un poco más". Y paulatinamente, la oscuridad se disipará y el frío os abandonará.

Debemos saber que en la vida estamos siempre obligados a pasar por períodos difíciles, e incluso muy difíciles. Así es como ocurre en la tierra, necesariamente estamos sometidos a alternancias: el día y la noche, el calor y el frío, la alegría y la pena, la primavera y el invierno. Hay que aceptarlo y aprender a trabajar con estos elementos. Porque no os engañéis, cuando hayáis conseguido triunfar en algunas pruebas, vendrán otras. Pero fortalecidos por vuestras anteriores experiencias, podréis, cada vez, alcanzar la victoria.

No quiero decir con ello, que, ocurra lo que ocurra, hay que repetir ingenuamente: "Soy feliz, soy feliz". Simplemente os digo que las pruebas no son sinónimo de desgracias definitivas y que no os impedirán ser felices, lo cual es distinto. Es absolutamente imposible negar que el sufrimiento y la desgracia son realidades terribles. Pero en cualquier situación que os encontréis, podéis hacer un trabajo con el pensamiento que os permitirá resistir en medio de estas pruebas, e incluso salir de ellas enriquecidos. Y no guardaréis sólo para vosotros estas riquezas: con vuestra actitud, con vuestra manera de afrontar los acontecimientos, haréis partícipes de ellas a los demás.

¿Por qué creéis que la felicidad sólo puede llegar bajo la forma que esperáis? ¡ Se os presentan tantas posibilidades! Pero no las veis, no las queréis ver, os aferráis a vuestra propia idea. Esperáis que determinada puerta se os abra, pero he ahí que permanece cerrada. Entonces, en lugar de lamentaros frente a esta puerta, pensad que al lado pueden haber otras que se abran.

Esperáis buenas cosas de alguien, que no tan sólo no os las da, sino que incluso se muestra desagradable e ingrato con vosotros. Pues bien, en lugar de obsesionaros por esta decepción, observad mejor a vuestro alrededor; hay otras personas que, sin lugar a dudas, están deseosas de ayudaros; si permanecéis concentrados en vuestra decepción, preocupados únicamente en enviar malos pensamientos a quienes os han decepcionado, no veréis a estos otros amigos que se acercan a vosotros. También en este sentido las pruebas son útiles; os obligan a hacer o descubrir lo que no haríais y ni descubriríais sin ellas.

Tened muy en cuenta, por lo tanto, que a menudo es vuestra actitud negativa la que os impide encontrar soluciones a vuestras dificultades. Es por ello por lo que la vida seguirá sacudiéndoos diciendo: "Pero bueno, ¡eres ciego, sordo, reacciona, observa a tu alrededor todas las posibilidades que todavía se te presentan!" Y lo que os digo a vosotros, también me lo digo a mí mismo. Y, precisamente porque he pasado estas experiencias millones de veces, es por lo que puedo hablaros para ayudaros. ¿Creéis que podría hablaros como lo hago si no hubiera pasado yo también grandes pruebas?

Cuando, frente a ciertas dificultades presintáis el desánimo o la desesperación, no los consideréis como enemigos sin ningún derecho a atacaros. Desgraciadamente, tienen derecho a hacerlo. Hay pues que aceptar sus ataques sabiendo que, gracias a ellos, muchas cosas irán mejor después. Y, es cierto, después de una gran desesperación, tenéis nuevas energías. ¿De dónde vienen esas energías? Es la propia desmoralización la que os las trae. Sí, por supuesto, hay que ser prudentes y vigilar que esta desmoralización no sea más fuerte que vosotros, que no os arrastre como un potente torrente, y acabe ahogándoos. Aceptad vuestro desánimo como algo inevitable, pero siempre permaneced vigilantes. Ahí tenéis, aún, otro ejercicio. A partir de ahora no os preocupéis en pedir que cese vuestro desánimo, sino en comprender este estado que aporta riquezas y tesoros inauditos: la primavera después del invierno.

«Cuando veáis que sucede esto,
sabed que el Reino de Dios está cerca»
Lc 21,31

jueves, 24 de noviembre de 2011

Frente a alguien que nos ha hecho daño...


La vida nos manda pruebas, y en relación a cómo reaccionamos nosotros frente a ellas, aprendemos, crecemos, evolucioanmos; o bien, nos volvemos más débiles.

Si nos quedamos pegados al pasado, estaremos añorando el momento anterior a la prueba que la vida nos presenta, rechazando de ésta manera la realidad, "lo que es", volviéndonos así, más débiles y amargados.

En cambio, si estamos anclados en el presente, con la mirada hacia adelante, hacia la vida, sabemos que estamos viviendo una profunda oportunidad de cambio, de transformación, de crecimiento. Sabemos que esta prueba nos está volviendo más lúcidos, humanos, amorosos, más evolucionados.

Brigitte Champetier, siguiendo la filosofía de Bert Hellinger, nos enseña que: "uno de los grandes Órdenes del Amor, permanente a través de la vida de la Humanidad, es el de la Compensación.
Todo daño no asumido será compensado tarde o temprano, quiere decir varias generaciones mas tarde o en nuestra propia vida.
Con la frase "Soy igual que tú, asumo el daño que mis ancestros han hecho a los tuyos", nos referimos a que al ser víctima de alguien estamos compensando a un ancestro que hizo daño a otra persona.
Y la persona que te hizo daño compensó, inconscientemente, a un ancestro suyo que fue víctima de alguien.
Las palabras abren el corazón. Al principio no lo sientes, y al rato sí lo sientes.
Los resultados los ves primero en ti. ¿En cuanto tiempo? varía con cada persona. Cuantas menos resistencias tienes para poder decir al agresor “soy igual que tú, gracias por ser como eres“, antes se verá. Y es aplicable a todas las relaciones humanas. Las cosas se transforman cuando les agradecemos realmente ser como son".

Por ello, si alguien nos ha hecho daño, podemos hacernos cargo del aprendizaje escondido detrás de esta vivencia que la Vida nos regala, y hacer lo siguiente:

Mira a esa persona, siente tu dolor y tu enojo. Mira tu vida y di a esa persona: “Soy igual que tú”.

Miras ahora más allá de la persona y al cabo de unos instantes le dices:

Veo el daño que mis ancestros han hecho a tus ancestros”.

Gracias”.

Basado en las enseñanzas del filósofo alemán Bert Hellinger.

«Cobrad ánimo y levantad la cabeza
porque se acerca vuestra liberación»
Lc 21, 28

“…aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas”.
Mt 11,29

martes, 22 de noviembre de 2011

Curar el corazón


Este ejercicio del psicoanalista canadiense Guy Corneau, autor del libro “La sanación del corazón”, permite una reconciliación muy profunda con el otro y con uno mismo:

Hacia una reconciliación muy profunda con el otro y con uno mismo

RECUERDA LA RELACIÓN sobre la que quieres reflexionar, puede ser una relación actual o pasada, padres, hermanos, amigo, pareja etc. Primero recuerda lo que te atrajo de esta persona, y como fue la historia global de esta relación.

SUS ASPECTOS BENÉFICOS. Ábrete a los beneficios que recibiste de esta relación, piensa en las necesidades que pudiste satisfacer. Sin crítica, sin juicio.

SUS SOMBRAS. Ábrete ahora a los aspectos negativos, insatisfactorios, frustrantes de esta relación. No busques coherencia, ni valoración de tus recuerdos, sólo lo que viviste.

¿CUÁLES SON TUS REACCIONES A ESTAS INSATISFACCIONES? ¿Qué sentimientos provocaron en ti?

¿QUÉ NECESIDADES INSATISFECHAS pueden representar estos sentimientos? Tomate el tiempo de analizar los sentimientos provocados por las insatisfacciones de la relación.

¿CUÁL PUEDE SER LA HISTORIA DE ESAS NECESIDADES INSATISFECHAS? ¿Desde cuándo las llevas en tu vida?

SIENTE TU CUERPO HASTA QUE TE COMUNIQUEN ALGO: deja que estas necesidades frustradas tomen forma dentro de ti. ¿A qué se parecerían si tuvieran consistencia, forma? Contacta con esa forma y pídele que te diga algo. Si no te sale nada de modo espontáneo, imagina la forma que podrían tomar si se presentaran en uno de tus sueños.

TUS QUEJAS AL OTRO. Ahora considera tus quejas, lo que te duele de lo que hace o no hace esta persona con respecto a la satisfacción de estas necesidades tuyas. ¿Cuál es la actitud de la otra persona que más te ha hecho sufrir: su frialdad, incomprensión, intolerancia, etc.?

¿NO SERÁ ESA TU ACTITUD INTERNA FRENTE A TUS PROPIAS NECESIDADES? No será que en el fondo de ti mismo te haces a ti mismo lo que te duele que te hagan otro/s?

ACOGE A TU HERIDA, permite que salga de su escondite, descubre su belleza, y déjate llevar por la emoción ante su belleza.

¿ACEPTAS QUE TIENES UNA PARTE DE RESPONSABILIDAD con respecto a esta parte de ti mismo? ¿Qué cosas concretas puedes hacer para satisfacer tus necesidades? ¿Quieres pedir algo concreto a alguien? ¿Qué te gustaría afirmar, expresar, cambiar o crear para atenderte como lo necesitas, para sanar tu herida?

APAGA ESA ESCENA Y ENTRA EN UN ESPACIO DE AMOR Y COMPASIÓN HACIA TÍ MISMO. Acepta tu vida y tus dificultades, mira la luz y la belleza que están detrás, siente la luz que se expande dentro de ti.
Siente como ésta luz brillante te llena, te inunda, inunda todo tu cuerpo, toda tu vida, inunda tus necesidades, dando un nuevo relieve a todos los momentos de tu vida, y siente la confianza que tienes, la confianza en la vida, en ti, la seguridad de que cada día eres más tú.

«Con vuestra perseverancia
salvaréis vuestras almas»
Lc 21,19

domingo, 20 de noviembre de 2011

LAS ENSEÑANZAS DEL CORAZÓN

Por Guy Corneau

"Amar es ser uno. Amar es apreciar.

Amar es estar "con".

Amar,es estar en comunión con alguien o con algo.

Amar es estar unido a lo que existe. Amar es estar mezclado en el todo.

Amar, es darse cuenta de que somos de la misma naturaleza que la persona que comparte nuestra vida,que somos de la misma naturaleza que el refugiado en la frontera de cualquier país, y que también somos de la misma naturaleza que el que lo rechaza o lo oprime. Porque Amar es ya no encontrar nada extraño en el mundo, porque reconocemos en cada cosa nuestra esencia íntima.

Amar es ver en los ojos del verdugo asi como en los de la victima, el mismo deseo de vivir.

Amar, es sondear la profunda alegría que sostiene todo lo que es.

Amar, es sentir el gran impulso creador que anima cada célula de nuestro ser, y que busca su expresión plena y entera en un regreso al Amor,en un regreso a la felicidad,en un regreso al éxtasis.

El Amor es nuestra esencia más íntima.

Es lo que somos, ese vasto movimiento creador, alegre y majestuoso.

Es lo que olvidamos que habíamos sido.

Es nuestro comienzo, nuestro durante y nuestro futuro.

El amor es nuestra alegría y nuestra pena.

Somos libres de tomar el tiempo necesario para despertar a esa realidad, puesto que estamos ya en el Amor y no hay nada que censurarle a nuestros juegos, a nuestros vagabundeos y a nuestras complacencias.
A través de ellos solo nos revelamos a nosotros mismos las leyes del universo.

Solo estamos aprendiendo una a una las lecciones del Amor.

Solo nos estamos dando cuenta de que el sufrimiento es un instrumento de alegría"

"El sufrimiento es un instrumento de alegría"

sábado, 19 de noviembre de 2011

Separaciones tempranas...

Por Laura Gutman

La necesidad básica primordial de todo niño,
es el contacto corporal y emocional permanente con otro ser humano.

La necesidad básica primordial de todo niño, es el contacto corporal y emocional permanente con otro ser humano. No es más complicado que “eso”.
Sin embargo, algo que debería ser sencillo y espontáneo, lo hemos convertido en un problema.
Casi todos apuntamos a que el niño pequeño “no nos moleste”. Es extraño. Ninguna otra especie de mamíferos pretendería algo tan insólito de su propia cría. Pero para los humanos es común determinar que lo mejor es “dejarlo llorar”, “que no se mal acostumbre” o “que no se vuelva caprichoso”.
Y nos resulta totalmente habitual que el cuerpo del niño esté separado: Solo en su cuna. Solo en su cochecito. Solo en su sillita.

Apenas nace, suponemos que debería dormir solo. Crece un poco, y ya opinamos que es grande para pedir brazos o mimos. Luego es grande para llorar. Después es grande para no quedarse en una fiesta de cumpleaños. Y por supuesto, siempre es grande para hacerse pis, o para tener miedo de los mosquitos o para no querer ir a la escuela. Y si crece un poco más, es grande para quedarse en casa.
Si todo lo que necesitaba desde el momento de su nacimiento fue contacto y no lo obtuvo, sabe que su destino es quedarse solo. La necesidad de contacto no desaparece al no obtenerla, entonces su mejor opción será cambiar el modelo de llamada hacia un sistema más “escuchable” para el adulto y posiblemente más molesto. Generalmente el niño enferma. Casi todos los niños están enfermos de soledad. Pero los adultos no reconocemos en la enfermedad del niño, la necesidad desplazada de contacto y presencia.

Ahora bien, si cada uno de nosotros tuviésemos la valentía de recordar y sentir el dolor sufrido a causa de los métodos de crianza y educación que hemos padecido, y si pudiésemos ponernos las manos sobre el corazón y recordar las vejaciones, humillaciones y desamparos que hemos sufrido siendo niños, comprenderemos que todo esto se trata de una revancha.
Descargamos la impaciencia, la incomprensión, la desdicha y el odio del que fuimos víctimas.
Ahora pretendemos salvarnos y no tocar al niño, porque tocar nos duele.
Nos duele el cuerpo rígido por falta de amor, nos duele la moral, nos duele el alma.
¿Estamos dispuestos a hacer algo por las futuras generaciones?
Entonces resolvamos nuestro dolor infantil y pongamos nuestro cuerpo a disposición de quienes son niños hoy.

jueves, 17 de noviembre de 2011

El vínculo de pareja

Es una gran oportunidad para Despertar y Crecer


En la pareja todo está compartido,
la responsabilidad de lo que ocurre es de ambos.


Cuando somos adultos, el vínculo más cercano que establecemos es el vínculo de pareja.
Y por esta misma cercanía e intimidad, es posible re-vivir aquello que nos ha quedado pendiente de nuestra infancia y/o adolescencia.

Es en este vínculo donde más se reactivarán nuestros antiguos miedos, nuestras frustraciones y manipulaciones. Con lo cual, ¡es una gran oportunidad para sanarlas!

Pero, muchas veces, en vez de hacernos cargo de estas cuestiones no resueltas en nuestro interior, esperamos que el otro encuentre la solución por nosotros; transformándolo así, en el sustituto de mamá o papá.

Así es como nacen los malentendidos, los conflictos y juegos de manipulación que se observan en algunas parejas.

Hasta que uno de los dos se despierte, pueda ver, darse cuenta, y renunciar a sus ilusiones aceptando su vida tal y como es; y aceptando también a su pareja tal y como es.

Basta con que uno de los dos integrantes de la pareja tenga la fuerza suficiente para poder elegir salir de la manipulación, y el círculo vicioso ya no podrá continuar.

Pero si ninguno de los dos tiene la fuerza necesaria para renunciar a la autodestrucción en la que están implicados, esa manipulación puede llegar a la destrucción de ambos.

La relación entre los miembros de la pareja es siempre una relación complementaria.

El conflicto que surja de éste vínculo íntimo, es una gran oportunidad para crecer y, gracias a los enfrentamientos, después de cada conflicto, cada uno conoce mejor al otro, se conoce mejor a sí mismo, alcanzando así una mayor intimidad y más respeto mutuo.

En la pareja todo está compartido, la responsabilidad de lo que ocurre es de ambos.
El que ya no quiere participar se separa.

El sistema familiar de cada uno necesita esta relación para resolver algo pendiente de otra generación a través de la toma de conciencia de esta pareja.

«¡Si (...) tú conocieras en este día el mensaje de paz!»
Lc 19,41-44


miércoles, 16 de noviembre de 2011

Una interpretación kabbalística de la naturaleza de la familia



Cada uno de nosotros viene al mundo con una serie específica de objetivos espirituales que deben ser alcanzados en el curso de nuestras vidas. Estos cambios tienen lugar dentro del individuo, pero no se limitan a éste. Kabbalísticamente, los hijos no sólo heredan nuestro ADN; también heredan una porción de nuestra conciencia. De hecho el ADN, las moléculas y los átomos son en realidad diferentes niveles de conciencia.

Por lo tanto, cada vez que un padre cambia, ocurren también cambios en sus hijos. Asimismo, cuando los niños adoptan la espiritualidad, empezando a la edad de doce o trece años, cualquier transformación que experimenten influirá también sobre los padres. Un cordón umbilical espiritual conecta por siempre a padres, hijos y hermanos.

Cuando uno de sus miembros se eleva, todos experimentan un poco de esta elevación; cuando alguno cae, todos en la familia se hunden un poco. El propósito de una familia es crear una oportunidad de interacciones constantes que nos permitan descubrir esos lugares dentro de nosotros donde el deseo egoísta gobierna nuestro comportamiento.

Los miembros de la familia poseen el irritante talento de disparar reacciones dentro de nosotros y con eso nos dan una oportunidad para no reaccionar. Cada vez que nos privamos de un deseo egoísta y elegimos comportarnos desinteresadamente –cada vez que elegimos nuestra respuesta en lugar de reaccionar– hacemos un cambio en nuestras vidas, y con cada cambio recibimos un poco más de Luz.

Como hemos visto, nuestros esfuerzos benefician a nuestras familias también, dándoles fuerza adicional para identificar y transformar su propio egoísmo. Y cuando una familia experimenta el poder de la transformación espiritual y se conecta con el mundo de la Luz, esos beneficios se extienden a sus amigos, vecinos y comunidad.

Cuando la gente alrededor del mundo tiene éxito en alejarse de las órdenes del ego y camina hacia el desinterés, el planeta entero se convierte en un paraíso.

Démonos cuenta de que una gran manera de traer paz a la Tierra (y a nuestras mentes) es ser conscientes y proactivos en casa. Entre más compasión, tolerancia y conciencia de nosotros mismos mostramos a nuestra familia, más veremos eso mismo reflejado en el mundo entero.

Yehudá
http://www.kabbalah.com/

Cada vez que elegimos nuestra respuesta en lugar de reaccionar, hacemos un cambio en nuestras vidas;
y con cada cambio recibimos un poco más de LUZ.

martes, 15 de noviembre de 2011

Creencias dogmáticas que nos alejan del amor...



Dos monjes zen iban cruzando un río.

Se encontraron con una mujer muy joven y hermosa que también quería cruzar, pero tenía miedo.

Así que un monje la subió sobre sus hombros y la llevó hasta la otra orilla.

El otro monje estaba furioso.

No dijo nada pero hervía por dentro.

Eso estaba prohibido.

Un monje budista no debía tocar una mujer y este monje no sólo la había tocado, sino que la había llevado sobre los hombros.

Recorrieron varias leguas.

Cuando llegaron al monasterio, mientras entraban, el monje que estaba enojado se volvió hacia el otro y le dijo:

-Tendré que decírselo al maestro. Tendré que informar acerca de esto. Está prohibido.

-¿De que estás hablando? ¿Qué está prohibido? -le dijo el otro.

-¿Te has olvidado? Llevaste a esta hermosa mujer sobre tus hombros -dijo el que estaba enojado.

El otro monje se rió y luego dijo:

-Sí, yo la llevé. Pero la dejé en el río, muchas leguas atrás. Tú todavía la estás cargando…