jueves, 30 de diciembre de 2010

¡TOMA LA VIDA!

Y ella pondrá todo en su lugar! No dudes! Abre los ojos, Despierta!
¡Feliz 2011! Ü



‎"¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!"

Lc 1, 45



Se hacen presentes en mi memoria diferentes momentos vividos este año... cada momento ha sido un don y gracia regalados... por todos ellos, ¡te doy gracias Señor! 




«La vida era la luz» 


(Jn 1,4)


 «A todos los que la recibieron les dio poder


 de hacerse hijos de Dios» 


(Jn 1,12)





En estas fiestas te deseo que puedas disfrutar de la belleza


 de la vida y el comienzo de una nueva etapa cargada de 


bendiciones para ti y tu familia =)

¡A disfrutar la vida! ¡Te deseo lo mejor! Ü ¡FELIZ 2011!



El Niño crecía y se fortalecía, llenándose de sabiduría; y la gracia de Dios estaba sobre Él.
 Lc 2, 40

martes, 28 de diciembre de 2010

¡Cuidado con el juicio y el auto-castigo!

Porque es un lento suicidio

El auto castigo es una de las principales causas de conflictos,confusión,
sufrimiento y problemas de salud.

Cada vez que tenemos un juicio negativo sobre cualquier aspecto de nosotros (físico, emocional, mental) estamos emitiendo un mensaje que hay algo errado o fallado en nuestra persona.

Así, nuestra mente y nuestro cuerpo se colocan en "estado de alerta"; y comienzan a buscar en la memoria (que tiene información de varias generaciones atrás) algo que de cuenta de aquello que se lo acusa.

De esta manera se trae al presente y se revive alguna información que dice que “hay algo errado en mí”.

Así, esa tendencia a la sanación natural que tiene el ser humano, queda obstaculizada a través de la mente acusadora, tan común en nuestra cultura occidental.

Por ello, cada vez que te acusas, juzgas o auto castigas a ti mismo, estás emitiendo información a tu ser que dice que algo en ti que no es bueno, generando así, condiciones más que suficientes para la infelicidad, enfermedad, tristezas, sufrimientos, etc. ¡Auto juzgarse es un lento suicidio!

Ahora que conoces estos procesos poderosos puedes elegir salir del juicio y auto castigo, y reconocer y valorar la belleza que eres: Hijo de Dios, creado a Su imagen y semejanza.

Para reflexionar
"La auto-condena, en cualquiera de sus formas, es un lugar cómodo para estar cuando no queremos tomar ninguna responsabilidad por lo que nos sucede en nuestra vida. Podemos meditar, entonar cantos sagrados, usar cristales e inciensos, hacer ejercicios especiales o afirmaciones proclamando nuestra divinidad eterna, pero si seguimos condenándonos, nuestro poder interno y liberación serán solamente palabras. Ningún deseo será cumplido si estás en un estado de desaprobación de ti mismo. En ese caso, no puedes esperar abundancia, bienestar interno o buena salud y alegría"
Lynn Grabhorn, en su libro "Disculpa, tu vida te está esperando”

Trabajo Personal
-¿Te castigas a ti mism@?
-¿Estás jugando el juego del juicio y el auto-castigo?
-¿Cómo lo haces?
-¿Cuál es tu diálogo interno?
-¿Cómo te sientes cuando te juzgas?
-¿Cuáles son las sensaciones en tu cuerpo?
-Repite durante el día: Dios está presente en cada momento de mi vida. Mi mente está en el Reino de los Cielos y todo se me da por añadidura.

¿No saben que ustedes son templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en ustedes?

 1Cor 3,16

Aceptar-se tal cual uno es= DESPERTAR

lunes, 27 de diciembre de 2010

¡Que gobierne el AMOR!

Hoy urge un cambio de conciencia global, que aprendamos a amarnos a nosotros mismos y amar a los que nos rodean



El amor nos afianza en la existencia.
Sin el amor todo se vuelve hueco, opaco, gris...

Revístanse del amor, que es el vínculo de la perfección. 
Colosenses 3,12-21


El mero alimentar a los pobres y distribuir ropa a los necesitados no constituye Seva (servicio desinteresado). Junto con eso, tenemos que cultivar el amor, que es eterno. Desde la mañana hasta la noche, todas nuestras acciones tienen que estar impregnadas de amor. Comienza el día con amor, llena el día con amor, pasa el día con amor, termina el día con amor. Este es el camino hacia Dios.
Sathya Sai Baba



domingo, 26 de diciembre de 2010

Dios es poder y Dios me ama


En los primeros años del siglo 21, los científicos confirmaron la existencia de un campo de energía que nos conecta con todo en nuestro mundo. 
Las investigaciones han demostrado que, a través del conducto de esta energía, los sentimientos, creencias y oraciones dentro de nosotros, cambian el mundo que nos rodea.
Gregg Braden es un reconocido autor y científico visionario, ingeniero diseñador de Sistemas de Computación aeroespaciales y Geólogo. 
Según él, solo son necesarias 8.000 personas emitiendo un sentimiento de paz y amor en el mismo momento, para instaurar la paz en toda la Tierra.



Señor Jesús yo quiero ser, lo que tu quieras que yo sea, te entrego mis hijos, mi familia, mis padres y los pongo bajo tu protección para que tu te encargues de todos nosotros.

Virgen María, madre de Dios y madre mía, protege con tu manto todas nuestras vidas  y llénanos de virtudes, de amor con Jesús, con el Padre y con el Espíritu Santo. Amen.


Señor  Jesús, sella mi mente con tu preciosa sangre, préstame tu corona de espinas y te consagro mis pensamientos.


Padre Celestial, en el nombre de Jesús renuncio a todo lo que me impida concebir la idea de que tu sabes lo que haces.

Soy hijo de Dios y Dios me ama.
Soy hijo de Dios y Dios me ama.
Soy hijo de Dios y Dios me ama.


Señor, bendice a tu hija, pon en ella la fuerza, la luz, la gracia para penetrar corazones, que sean blandos, que tengan oídos, que acepten, que cambien y a ella señor hazla un instrumento.


Padre Celestial  tu amas a Jesús y ve en él, al salvador nuestro, en su nombre señor te pedimos, nos hagas instrumentos tuyos, hermanos de Jesús, valientes, justos, mansos, pacíficos, ordenados, caritativos, generosos, así como Jesús y clamamos y reclamamos la sangre de Jesús, para nuestra salvación y las de aquellos de quienes amamos, la sangre de Jesús para nuestros amigos y enemigos, para aquellos que más necesitan del reino de Dios.

Haznos señor herederos del reino de Dios, amigos tuyos, hijos de Dios, familia de Dios, que seamos uno en Jesús y María contigo, para hoy y para siempre.  Amen.

Dios es poder y Dios me ama.
Dios es poder y Dios me ama.
Dios es poder y Dios me ama.

-------------------------------------------------------------------------------------------

Virgen María, madre de Dios, Hija del Padre, Esposa del Espíritu de Dios, obrad en nosotros, nos cuesta trabajo, invocamos  tu don para que obres en nosotros, amando, bendiciendo, santificando, tu mamá, que eres una en el Padre, en el Hijo, y en el Espíritu de Dios.
  

Señor Jesús: ofrecemos esta oración para que tomes en tus brazos a tu hijo (a) XXXXXXX y lo llenes de tu espíritu y lo lleves a tu casa, lo limpies y lo vistas como tu quieras vestirlo.

Orar es hablar con Dios: Amor de mi vida, mi Jesús querido, mi amigo y hermano, mi socio y patrón, mi todo, mi ser, yo te amo y te prometo cuidar cada día de la fe que me das, aumentarla cada día, provéeme mis necesidades, aumenta mi fe, reparte lo que tengo contigo y dalo a los pobres porque tu eres mi proveedor. Amen. 


ORACIONES DE SANACIÓN:

1.-       Dios padre bueno, con la fuerza del Espíritu Santo que nos ha conferido, por el amor del Hijo que acudió al calvario tambaleando para nuestra salud y remedio por la imagen que (nombre de la persona) es de ti, te pedimos humildemente, restaure su cerebro, sus neuronas, todos sus músculos, sus  movimientos su lenguaje para que viva como testimonio tuyo señor, por muchos años.  Amen.

2.-  Dios padre bueno, tu que nos diste a Jesús, tu amadísimo hijo y nuestro hermano y señor has que el mismo nos sane de todos nuestros pecados para que vivamos en el, por el y en el.  

3.-   Amado Jesús, colma a esta hija (o) tuyo de toda bendición, derrama sobre ella (el), la sangre preciosa que penetre en toda su piel, en todos sus órganos, que llene de vida su cuerpo, esa naturaleza humana, ese don divino que tanto amas.

En el nombre de Jesús, con el poder de su preciosa sangre, ungimos a nuestra hermano (a) y le damos sanación.
-------------------------------------------------------------------------------------

Señor Jesucristo hijo del Padre, manda tu Espíritu sobre la tierra, haz que el Espíritu Santo habite en el corazón de todos los pueblos, para que seamos preservados de la corrupción, de las calamidades y de la guerra, que la Virgen María sea Nuestra Abogada, Amen


viernes, 24 de diciembre de 2010

Dios quiere nacer principalmente en nuestros corazones =)

Aunque no lo digamos a menudo, hay en nosotros una enorme necesidad de amar y ser amados...

 ‎"Amo y soy amado, luego existo"
Es el amor lo que nos afirma en la existencia, la garantía de que estamos vivos.

La palabra

En cada ser, en cada cosa, en cada
palpitación, en cada voz que siento
espero que me sea revelada
esa palabra de que estoy sediento.


Aguardo a que la diga el firmamento,
pero su boca inmensa está callada;
la busco por el mar y por el viento,
pero el viento y el mar no dicen nada.

Hasta los picos de los ruiseñores
y las puertas cerradas de las flores
me niegan lo que quiero conocer.


Sólo en mi corazón oigo un sonido
que acaso tenga un vago parecido
con lo que esa palabra puede ser.

 
Francisco Luis Bernardez. poeta



"La nueva creación ha comenzado, y nuestro punto de inicio para encontrarla en todos lados es encontrarlo en la realidad de nuestro corazón"
John Main 


¡FELIZ NAVIDAD!



Dios está enamorado de ti, de mí. 
Nos besa a cada uno, ¡a todos! =)

En el momento en que apaciguamos nuestra mente, 
la Gracia de Dios irrumpe, 
brotando como un manantial dentro de nosotros.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

¡Feliz Navidad!

Hola! estamos en el inicio del final o final de inicio del año!

Te agradezco tus visitas a este sitio, mi trabajo no tendría sentido sin tu presencia e interés en lo que comparto.

Disfruto y celebro contigo el camino que hemos recorrido juntos!

Que tu corazón vibre en el amor, que el bienestar y la alegría de vivir sean el mejor regalo.

Brindo contigo por unas Felices Fiestas y un Nuevo Año lleno de Bienaventuranzas!
Son mis más sinceros deseos!

Te abrazo en la energía del Amor,

Maria Guadalupe


Paz
Amor
Unión
 Alegrías
Esperanzas
Realizaciones
Respeto  Armonía
Salud   Solidaridad
 Felicidad    Humildad
 Confraternización  Pureza
Amistad  Sabiduría Perdón
Igualdad   Libertad  Buena suerte
  Sinceridad  Cariño Fraternidad
  Equilibrio  Dignidad Bondad      

Fé  Paciencia Gratitud
Tenacidad Prosperidad Fuerza

sábado, 18 de diciembre de 2010

Este método de meditación cristiana...

me sostiene y me ayuda a transitar la crisis que hoy me toca experimentar:

"En cada crisis un aprendizaje...
en cada aprendizaje una oportunidad…
en cada año antiguas y nuevas crisis”






"Es fundamental dedicar media hora a la meditación; si estás muy ocupado, entonces precisarás una hora". 
San Francisco de Sales

"La parte más importante de la Meditación Cristiana es permitir que la Misteriosa presencia de Dios dentro de nosotros mismos se convierta, no solamente en una realidad, sino en la realidad que da significado, forma y propósito a todo lo que hacemos y a todo lo que somos".
John Main

www.meditacioncristiana.com


“Dios con nosotros” 

Mt 1, 23

jueves, 16 de diciembre de 2010

La Atención

es esencial para Despertar y Crecer

por Laurence Freeman

">

    "Si amas a alguien, 
    le prestas atención"


«Allí donde está tu tesoro, allí está tu corazón»

Mt. 6, 19-23

martes, 7 de diciembre de 2010

Permitir el dolor, lo transforma

Reprimirlo, negarlo o resistirlo, lo aumenta

La esperanza no es fingir que no existen los problemas.
Es la confianza de saber que estos no son eternos,
que las heridas curarán y las dificultades se superarán.

Nuestra mente habla con palabras, conceptos, creencias incorporadas e interpretaciones.

Nuestro cuerpo habla a través de las sensaciones, emociones y sentimientos.

Si no le prestamos atención o no lo escuchamos, nos habla un poco más alto. Y sí lo ignoramos, nos grita para hacerse escuchar!

En lo profundo de nuestro ser interior, habita una Inteligencia Superior que sabe lo que es necesario sanar y transformar en nosotros, y la puerta de entrada a ella es a través de las emociones, sentimientos y sensaciones del cuerpo.

En nuestros libros de la Colección Salud Integral, de la Editorial San Pablo, conjuntamente con el Dr. Roberto Ré, abordamos el proceso que nos ayuda a contactar con esta Inteligencia Superior que habita en lo profundo del interior de cada uno de nosotros.

Si realmente queremos Despertar y Crecer, necesitamos darle espacio a nuestras emociones y sentimientos, y realizar el trabajo necesario para conectar con nuestro ser esencial y comprender el mensaje que nos quiere regalar para continuar nuestro proceso de evolución. Veamos esta propuesta:

Permitir el dolor

1.- Realiza tres respiraciones de manera consciente y en total presencia recorre tu cuerpo para encontrar qué sensación hay en él y que te hace sentir incómodo/a.

2.- Conecta con el pensamiento, sentimiento o sensación que esté ligada a ello. Por ejemplo: frustración, tristeza, miedo, enojo, rabia, rencor, remordimiento, etc

3.- Permite sentir esas emociones, dales espacio haciendo tu mente a un lado lo más posible.

4.- Ayuda a tu cuerpo a sentir lo que se presenta, focaliza en ello intensificándolo y amplificándolo.

5.- Respira suavemente a lo largo de todo este trabajo personal.

6.- Encuentra y emite el sonido que tu cuerpo quiere expresar en este momento, a veces un grito, un suspiro, etc.

Si estás pasando por un momento difícil, repite estos pasos tantas veces como sea necesario durante el día.
A medida que te permites sentir el dolor de esta manera, lentamente experimentarás la disolución del mismo, transformándose este en una fuerza especial al servicio de la Vida.

¡Adelante! ¡Te deseo lo mejor!

 
«Todos somos oveja y pastor»
 san Josemaría Escrivá

domingo, 5 de diciembre de 2010

Tú eres muy especial


Un cuento de Max Lucado
Los Wemmicks eran gente pequeña, hechas de madera. Todos estaban tallados por un artesano llamado Elí. Su taller formaba parte de una colina con vista a la villa. Cada wemmick era diferente. Unos tenían grandes narices, otros grandes ojos. Algunos eran altos y otros bajitos. Algunos usaban sombreros, otros abrigos.
Pero todos eran construidos por el mismo artesano y vivían en una preciosa villa.

Todos los días, cada día, los wemmicks realizaban la misma tarea: se regalaban etiquetas unos a otros. Cada wemmick tenía una caja de etiquetas de estrellas doradas y una caja de etiquetas de puntos grises.

Al subir y bajar por las calles de la preciosa villa, la gente empleaba su tiempo en pegarse etiquetas de doradas estrellas o de puntos grises, unos a otros.

Los más hermosos, aquellos construidos con madera pulida y hermosos colores, siempre obtenían estrellas. Pero si la madera estaba áspera o la pintura  despegada, los wemmick pegaban etiquetas grises sobre ellas.
También los talentosos obtenían estrellas. Algunos podías levantar grandes garrotes sobre sus cabezas o saltar sobre cajas altísimas. Otros sabían decir bellas palabras o podían cantar canciones hermosas. 

Todo el mundo les otorgaba estrellas. Algunos estaban totalmente cubiertos de estrellas. Cada vez que ellos obtenían una estrella, ¡Los hacía sentirse tan bien! Esto los estimulaba a querer hacer algo más para alcanzar otra estrella.

Sin embargo, otros, hacían algunas cosas que a los demás no les agradaba, y obtenían puntos grises.
Ponchinelo era uno de esos. Él trataba de saltar como los demás, pero siempre caía. Cuando caía, los demás hacían una rueda alrededor de él y le daban puntos grises.
Algunas veces al caerse, su madera se raspaba, así que sus vecinos le daban más puntos grises. Entonces, cuando trataba de explicar la causa de su caída, de sus labios salía alguna tontería y los wemmicks le daban más puntos grises.

Después de un tiempo. Ponchinelo tuvo tantos puntos grises feos que no quería salir a la calle. Tenía mucho miedo de hacer algo estúpido como olvidar su sombrero o caminar en el agua, y que la gente le volviera a dar otro punto. La verdad es que tenía tal cantidad de puntos grises
sobre él, que cualquiera se le acercaba y le añadía uno más sólo por gusto.

“Él merece montones de puntos”, comentaban la gente de madera, de acuerdo unos con otros. “Él no es buena persona de madera”, decían.


Después de un tiempo, Ponchinelo creyó lo que decían sus vecinos. “Yo no soy un buen wemmick”, decía. En poco tiempo, él salió a la calle y empezó a relacionarse con otros wemmicks que tenían un montón de puntos grises. Él se sintió mejor entre ellos.

Un día, él se encontró una wemmick que era diferente a cualquiera de las que siempre había conocido. No tenía puntos ni estrellas. Era puramente madera. Se llamaba Lucía. Esto no se debía a que sus vecinos no trataban de pegarle sus correspondientes etiquetas; sino a que las etiquetas no se pegaban a su madera.
Algunos wemmicks admiraban a Lucía por no tener puntos, de modo que corrían hacia ella y le daban una estrella. Pero la etiqueta no se pegaba. Otros no la tenían en cuenta al ver que ella no tenía estrellas, y le daban un punto. Pero tanto la estrella como el punto se despegaban.
“Yo quiero ser de esa madera”, pensó Ponchinelo. “No quiero marcas de nadie”. Así que le preguntó a la wemmick que no tenía etiquetas cómo ella había podido lograr tal cosa.

-“Es muy fácil”, le contestó Lucía. “Todos los días voy a ver a Elí”.

-¿Elí?, preguntó Ponchinelo.

-“Sí, Elí. El artesano. Y me siento en el taller con él”.

-¿Por qué?, preguntó Ponchinelo.

–“Por qué no lo averiguas por ti mismo? Sube a la colina. Él está ahí” Y dicho esto la wemmick que no tenía etiquetas ni puntos dio la vuelta y se alejó dando salticos.

-“Pero, ¿querrá el artesano verme a mí?, le gritó Ponchinelo. Lucía no lo oyó.
Así que, Ponchinelo, regresó a casa. Se sentó cerca de la ventana y se puso a observar a la gente de madera cómo corrían de aquí para allá dándose estrellas o puntos unos a otros. - “Eso no es justo”, refunfuñó.
Y decidió ir a ver a Elí.

Él se acercó al estrecho camino que iba a la cima de la colina y fue en dirección del taller grande. Al entrar allí, sus ojos se abrieron desmesuradamente ante las cosas que veía. El taburete era tan alto como él mismo. Tuvo que estirarse sobre la punta de sus pies para mirar la altura de la mesa de trabajo. Un martillo era tan largo como su brazo.
Ponchinelo tragó saliva. “¡No voy a quedarme aquí!”, y se dio vuelta para salir.

Entonces oyó su nombre. -“¿Ponchinelo?”. La voz era fuerte y profunda.
Ponchinelo se detuvo. –“¡Ponchinelo! ¡Qué bueno que has venido! Ven y déjame mirarte”. 

Ponchinelo se volvió lentamente y vio la gran barba del artesano.
-¿Tú sabes mi nombre?”, preguntó el wemmick.

– “Por supuesto que lo sé. Yo te hice a ti”.
Elí se inclinó, recogió del suelo a Ponchinelo y lo colocó sobre la mesa de trabajo. “Hum”, dijo el artesano pensativamente mientras miraba los puntos grises.

-“Parece que has recibido marcas malas”.

– “No significa eso, de verdad, yo me esforcé mucho por no recibirlas, Elí”.

– “Oh, no tienes que defender tus acciones ante mí, muchacho. Yo no me preocupo por lo que los demás wemmick piensan”.

-“¿No te importa?”

– “No, y tú no deberías hacerlo tampoco. ¿Quiénes son ellos para dar estrellas o puntos? Son wemmick exactamente como tú. Lo que ellos piensan no importa, Ponchinelo. Lo único importante es lo que yo pienso.
Y yo pienso que tú eres muy especial”.

Ponchinelo sonrió. - “¿Especial, yo? ¿Por qué? No puedo caminar aprisa.
No puedo saltar. Mi pintura está descolorida. ¿Por qué soy importante para ti?”
Elí contempló a Ponchinelo, puso sus manos sobre sus hombros y le dijo:
-“Porque eres mío”. Esa es la razón de que seas importante para mí”.
Ponchinelo nunca había tenido a alguien que lo viera de esa forma, mucho menos su creador. No sabía qué responder.

- “Cada día he estado esperando que tu vinieras”, explicó Elí.

- “Vine porque me encontré con alguien que no tenía marcas”, dijo Ponchinelo.

- “Lo sé.  Ella me habló de ti”

-“Por qué las etiquetas no se  pegan sobre ella?”

-“Porque ella decidió que lo que Yo pienso es más importante que lo que ellos piensan. Las etiquetas únicamente se pegan si tú permites que lo hagan”.

-“¿Qué?”

-“Las etiquetas sólo se pegan si son importantes para ti. Lo más importante es que confíes en mi amor, y dejes de preocuparte por sus etiquetas”.

-“No estoy seguro de haber comprendido”.
Elí sonrió. -“Lo vas a intentar: pero esto tomará tiempo. Tienes demasiadas marcas. Por ahora, sólo ven a verme todos los días y déjame recordarte cuanto te amo”.
Elí levantó a Ponchinelo de la mesa y lo puso en el suelo. Y cuando el wemmick salía por la puerta, le dijo:

-“Recuerda, tú eres especial porque yo te hice, y yo no cometo errores”.

Ponchinelo no se detuvo, pero en su corazón pensaba: “Eso explica por qué soy especial ante sus ojos”. Y al comprenderlo al fin, un feo punto gris cayó sobre la tierra.

Cuento de Max Lucado

Tú vales mucho a mis ojos... 
te amo y eres importante para mí. 
Isaías 43, 4