martes, 26 de junio de 2007

RE-CORDAR (cordio = corazón)

La palabra “recordar” deviene de cordio = corazón.
De manera que, en un sentido profundo, re-cordar alude a volver a ligar al corazón algo que había quedadodesligado de él.

"Ser tocados por Cristo es RE-CORDAR todo lo que habíamos olvidado, ser devueltos a nosotros y al mundo real con un nuevo orden trascendental. Es, como dice el NuevoTestamento, como una creación nueva porque todo dentro y fuera está cargado de energía fresca y de significado. Lo peor ha pasado y no puede volver a pasar. Lo que se perdió se encontró y no puede volverse a perder. El poder de la ilusión se evapora".
Padre Laurence Freeman - 5 Abril 2007

viernes, 22 de junio de 2007

Ella es feliz ...

Ella es feliz porque brilla el sol,
cae la lluvia,
el arco iris extiende sus colores
y las aves cantan para ella.
Su sueño es profundo y dulce,
sus juegos alegres y vivos ,
su pan delicioso.
Conoce el secreto de estar contenta de lo que posee.
Adaptado de un texto anónimo, Inglés

miércoles, 20 de junio de 2007

¿Por qué seguir a Dios?

por Arturo Quirós Lépiz
Una de las principales dudas que tuve a mis 19 años cuando inicié en todo esto de seguir a Dios fué : "¿quien soy?".
Y es que al encontrarnos con Dios tenemos que replantear nuestros planes en este mundo, y vemos como el Padre nos da un destino mucho mas grande de lo que pudiéramos pensar.
Y es que Jesús conoce realmente nuestro corazón y por ende, nuestro potencial y las cosas que podemos hacer.
¿Entonces, por qué seguir a Dios?
No porque los problemas se acaben, muchas veces mas bien aumentan las cosas que debemos enfrentar, porque somos mas fuertes y el árbol con fruto es el que es apedreado y sacudido.
¿Acaso seguimos a Dios solo para no estar solos?
No. Muchas veces algunas personas se van a alejar de nosotros.
¿Para sentirnos bien?
No. Muchas veces Dios nos pedirá hacer cosas que no son fáciles para nosotros.
¿Entonces, por que seguir a Dios?
Seguimos a Dios para encontrar nuestra verdadera esencia, esa que solo el que nos creó nos puede dar.
Seguimos a Dios para ser plenos, y encontrar quienes somos realmente y hacia quien iremos cuando inevitablemente tengamos que dejar este mundo.
Seguimos a Dios para hacer el bien por otros y comprender que la trillada frase "hay mas gozo en dar que en recibir" se hace realidad en nuestras vidas y sólo entonces, empezamos a ser felices realmente pues nuestro tesoro no es el dinero ni las riquezas, sino aquello que nos dignifica en las buenas obras al prójimo.S
eguimos a Dios para comprender lo poco que vale el dinero y lo pobres que nos vuelve cuando lo tenemos en grandes cantidades.Sigue a Dios para encontrar tu camino, tu destino, tu sendero.

jueves, 14 de junio de 2007

Echar a volar

Un rey recibió como obsequio dos pequeños halcones y los entregó a uno de sus hombres para que los cuidara.
Pasado un tiempo, el instructor comunicó al rey que uno de los halcones estaba ya perfectamente entrenado, pero al otro no sabía qué le pasaba, pues desde el primer día estaba posado en una rama y no había forma de que echara a volar, hasta el punto de que tenían que llevarle su alimento a ese lugar.
El rey mandó llamar a varios curanderos y sanadores, pero nadie lograba hacer volar a aquel pequeño animal.
Pidió consejo a otros sabios de la corte, pero no hubo forma de moverlo de allí.
Por la ventana de una de sus habitaciones, el monarca podía ver que el halcón permanecía inmóvil.
A la mañana siguiente, vio al halcón volando ágilmente por los jardines. «¿Cómo lo han conseguido?
Traedme al autor de ese milagro», dijo el rey.
Enseguida le presentaron a un sencillo campesino.
«¿Tú hiciste volar al halcón? ¿Cómo lo lograste? ¿Eres mago, acaso?». Aquel hombre contestó: «Alteza, lo único que hice fue cortar la rama sobre la que reposaba.
El pájaro no tuvo más remedio que empezar a emplear sus alas y echar a volar.»

Cuando se facilitan demasiado las cosas a los niños o a los jóvenes, cuando los adultos se adelantan siempre a resolverles sus problemas, o a protegerles de cualquier peligro, o a satisfacer en seguida sus demandas, o a darles la razón en cualquier conflicto con sus amigos o en la escuela, se dificulta su desarrollo y se fomenta su indiferencia y su pasividad.

Aprender a decir que no, o a decirse a uno mismo que no, es parte importante de la educación.

Sobre todo cuando se vive en una sociedad en la que el progreso económico ha llevado a la gente a vivir demasiado expuesta a la industria del consumo.

Por eso ha llegado a decir Susanna Tamaro que «para ser padre hoy en día hay que ser un héroe y atreverse a decir que no. La clase dirigente del mañana serán los niños a los que se les haya dicho que no. Serán los únicos que habrán conservado la capacidad autónoma de pensar.»

El futuro de mucha gente depende de que en la familia y en la escuela seamos capaces de resistir frente a esas oleadas de deseos y de falsas necesidades que despierta y explota el marketing consumista.

El éxito de muchos afanes educativos depende en gran medida de que logremos imponer un estilo de vida fundamentado en la alegría y la satisfacción que provienen del esfuerzo, de la austeridad y del servicio a los demás.

Hemos de perder un poco el miedo a que, desde muy pronto, cada uno afronte por sí mismo los pequeños sufrimientos y desengaños que la vida trae consigo.

De entrada, porque muchas de esas contrariedades o decepciones que al principio percibimos como negativas, al final resultan ser un estímulo positivo y traen una enseñanza.

Y sobre todo, porque superar obstáculos desarrolla capacidades, potencia la tolerancia a la frustración y permite alcanzar lo que realmente se quiere.

Porque si tantos chicos y chicas fracasan en la escuela, sin que les falten capacidad intelectual ni recursos personales para rendir bien en sus estudios, parece claro que el problema, el núcleo de lo que les pasa, no es que no puedan, sino que, como a aquel halcón perezoso al que llevaban la comida hasta su rama, no se les ha ayudado lo suficiente a desarrollar su capacidad de controlar la gratificación inmediata para alcanzar un objetivo mejor a largo plazo.

Honrar Nuestra Historia :)

Gracias a la VIDA por encontrarnos.

Gracias a Nuestros "ex's" por ceder su espacio.

Gracias también porque en ello hubo algo MUY BUENO: Nuestros cinco Hijos.

Gracias a Nosotros por haber probado todo lo posible antes de decir "BASTA".

Gracias por permitirnos Vivir algo distinto a pesar de nuestros miedos y nuestro dolor.

Gracias por permitirnos Crecer y conocer otra dimensión del AMOR.

Gracias por poder Integrar nuestro árbol hoy.

TODOS tenemos un lugar en él.

Que cada uno asuma el suyo... como pueda ... como quiera...

Pero, por favor, sin dañar ...

aceptando aquello que "ES".

Así podrá haber un Orden del AMOR

De María G. para Ricardo :))

lunes, 11 de junio de 2007

Dios es como el Azúcar

Dios es como el Azúcar
Cierto día, la profesora, preguntó a los niños quién sabría explicar quién esDios.
Uno de los niños levantó el brazo y dijo:- Dios es nuestro padre.
El hizo la tierra, el mar y todo que está en ella; nos hizo como hijos de Él.
La profesora, queriendo buscar más respuestas, fue más lejos:
Pregunto - ¿Como saben que Dios existe, si nunca Lo han visto?
La sala quedó toda en silencio.
Pedro, un niño muy tímido, levantó la mano y dijo:
Mi madre me dijo que DIOS ES COMO EL AZÚCAR en mi leche que ella preparatodas las mañanas.
Yo no veo el azúcar que está dentro de la taza en mediode la leche, pero si ella me lo saca, queda sin sabor.
Dios existe, y está siempre en el medio de nosotros, solo que no lo vemos.
Pero si Él no está,nuestra vida queda sin sabor.
La profesora sonrió y dijo: Muy bien, Pedro, yo les enseñé muchas cosas, pero tú me enseñaste algo más profundo que todo lo que yo ya sabía.
Yo ahora sé que Dios es nuestro azúcar y que ESTÁ TODOS LOS DÍAS ENDULZANDONUESTRA VIDA.
Le dio un beso y salió sorprendida con la respuesta de aquel niño.

La sabiduría no está en el conocimiento, pero sí en la vivencia de DIOS ennuestras vidas, pues teorías existen muchas, pero dulzura como la de DIOSno existe todavía, ni en los mejores azúcares.Si estas pasando por situaciones amargas, no te olvides de colocar
"AZÚCAR"en tu vida :)

viernes, 8 de junio de 2007

Los Gansos

Él próximo otoño, se podra ver a los gansos emigrar dirigiéndose a un lugar más cálido para pasar el invierno, se observará que vuelan formando una V, una V corta.
Tal vez te interese saber que la ciencia ha descubierto por qué vuelan en esa forma.
Se ha comprobado que, cuando cada pájaro bate sus alas, produce un movimiento en el aire que ayuda al pájaro que va detrás de él.
Volando en V, la bandada completa aumenta su poder, por lo menos un 71% más que si cada pájaro volara solo.
Las personas que comparten una dirección común y tienen sentido de comunidad, pueden llegar a cumplir sus objetivos más fácil y rápidamente, porque van apoyándose mutuamente, haciendo que los logros sean aún mejores.
Cada vez que un ganso se sale de la formación, siente inmediatamente la resistencia del aire, se da cuenta de la dificultad de hacerlo solo y rápidamente regresa a la formación, para beneficiarse del poder del compañero que va adelante.
Si nos unimos y nos mantenemos juntos a aquellos que van en nuestra misma dirección, el esfuerzo será menor.
Será más sencillo y placentero el logro de alcanzar las metas previstas.
Cuando el líder de los gansos se cansa, se pasa a uno de los lugares de atrás y otro ganso toma su lugar.
Los hombres obtendremos los mejores resultados si nos apoyamos en los momentos duros, si nos respetamos mutuamente en todo momento compartiendo los problemas y los momentos más difíciles.
Los gansos que van detrás graznan para alentar a los que van adelante a mantener la velocidad. Una palabra de aliento a tiempo ayuda, da fuerza, motiva y produce el mejor de los beneficios. Finalmente, cuando un ganso se enferma o cae herido por un disparo, otros dos gansos salen de la formación y lo siguen para ayudarlo y protegerlo.
Se quedan acompañándolo hasta que esté nuevamente en condiciones de volar o hasta que muera y sólo entonces los dos acompañantes vuelan a su bandada o se unen a otro grupo.
Si nosotros tuviéramos la inteligencia de un ganso, nos mantendríamos uno al lado del otro apoyándonos y acompañándonos.
Si hacemos realidad el espíritu de equipo, si pese a las diferencias podemos conformar un grupo humano para afrontar todo tipo de situaciones, si entendemos el verdadero valor de la amistad y si somos conscientes del sentimiento de compartir, la vida será más simple y el vuelo de los años más placentero.

Proverbios 18:24 "El hombre que tiene amigos, ha de mostrarse amigo; y amigo hay más unido que un hermano."Juan 15:13 "Nadie tiene mayor amor que este, que ponga alguno su vida por sus amigos."

miércoles, 6 de junio de 2007

¡A gastar la Vida!

«Jesucristo dijo: "Quien quiera guardar su vida, la perderá; y quien la gastare por mí, la recobrará en su vida eterna".
A pesar de todo, tenemos miedo a gastar la vida y entregarla sin reservas.
Un terrible instinto de conservación nos lleva al egoísmo y nos atormenta cuando hemos de jugarnos la vida.
Pagamos seguros por todas partes para evitar los riesgos.
Y además de todo eso está la cobardía... Señor Jesucristo, nos da miedo gastar la vida.
Sin embargo, Tú nos diste la vida para gastarla.
No podemos reservárnosla en un estéril egoísmo.
Gastar la vida es trabajar por los demás, aunque no nos paguen; hacer un favor a quien nada puede darnos a cambio; gastar la vida es arriesgarse incluso al inevitable fracaso, sin falsas prudencias; es quemar las naves en bien del prójimo.
Somos antorchas, y sólo tenemos sentido cuando nos quemamos; sólo entonces seremos luz. Líbranos de la prudencia cobarde, la que nos hace eludir el sacrificio y buscar seguridad.
Gastar la vida no es algo que se haga con gestos extravagantes y falsa teatralidad.
La vida se entrega sencillamente, sin publicidad, como el agua de la fuente, como la madre que da el pecho a su hijito, como el sudor humilde del sembrador.
Enséñanos, Señor, a lanzarnos a lo imposible, porque detrás de lo imposible están tu gracia y tu presencia; no podemos caer en el vacío.
El futuro es un enigma, nuestro camino se pierde en la niebla; con todo, queremos seguir dándonos, porque Tú estás esperando en la noche con mil ojos humanos que se deshacen en lágrimas».
por Lucho Espinal, jesuita asesinado en Bolivia el 22 de marzo de 1980

¿Apego a lo conocido?

¿Apego a lo conocido?

“La busqueda de seguridad y certeza es una apego a lo conocido”.
Deepak Chopra


A veces nos sucede que programamos algo para que resulte de tal manera, y luego surgen acontecimientos -que no dependen de nosotros- y modifican nuestra agenda por completo.

¿Cómo nos enfrentamos a esta incertidumbre?.

Una incertidumbre que no significa que hayamos sido irresponsables y que nada nos importe de la vida; sino una incertidumbre sabia que nos invita aprender a abrirnos a otras nuevas posibilidades.

Lo mejor será aflojarse … mantenerse en paz con esto nuevo que no sabemos cómo se manifestará. Con la certeza que si algo que creíamos que sería bueno si resultara de tal manera y no fue así, no significa que ha llegado el mal a nuestras vidas.

La clave será aceptar esta incertidumbre y aprender con ella, soltar… confiar y estar atentos a los que la Vida nos va diciendo…

Claro que vivir esta incertidumbre “sabia” implicará salirnos de nuestra “zona cómoda”, que nos ha mantenido donde estamos hoy, y con los mismos resultados.

Bien lo dice al respecto, Albert Einstein:

“Si continúas haciendo siempre lo mismo, obtendrás siempre los mismos resultados. Para conseguir algo nuevo, debes hacer algo diferente”.

Necesitamos de lo conocido que nos da seguridad, pero a veces nos apegamos y terminamos presos de nuestros propios viejos condicionamientos. Y allí no hay crecimiento, sino estancamientos, rigidez.

La incertidumbre sabia es el suelo fértil de la creatividad y de la libertad.
La incertidumbre nos invita a penetrar en lo desconocido en nuestra existencia.


¿Qué tal si nos abrimos y confiamos?, que si otras veces hemos salido adelante en lo desconocido, esta vez también puede ser una exitosa y rica experiencia?.